Pasajes bíblicos para los enfermos

enfermos.jpg
Pasajes bíblicos para confortar a los enfermos. FrameAngel/FreeDigitalPhotos.net

¿La Biblia realmente dice que podemos orar por los enfermos y serán sanos? Si, pues la oración de fe llega al corazón de Dios. Si está en su voluntad, Dios puede sanar a cualquier enfermo. La Biblia también enseña que cuando oramos por sanidad lo debemos hacer en el nombre de Jesús, quien, de acuerdo a Isaías 53, sanó nuestras enfermedades con sus propias heridas en la cruz.

Estos pasajes bíblicos nos pueden ayudar a tener fe en lo que la Biblia dice sobre la autoridad de Dios en estas situaciones.

Cuando ores por un amigo enfermo, puedes fortalecerte con estos pasajes bíblicos que hablan sobre la sanidad.

2 Reyes 20: 1-11: (Verso 5) Regresa y dile a Ezequías, gobernante de mi pueblo, que así dice el Señor, Dios de su antepasado David: "He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas. Voy a sanarte, y en tres días podrás subir al templo del Señor. (NVI)

Salmos 6:2: Ten piedad de mí, Señor, pues languidezco; sáname, Señor, porque mis huesos se estremecen. (LBLA)

Salmos 23: 4: Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. (NVI)

Salmos 41:3 Jehová lo sostendrá en el lecho del dolor; ablandará su cama en la enfermedad. (RVR1995)

Salmos 103: 1-5: Bendeciré al Señor con toda mi alma; bendeciré con todo mí ser su santo nombre. Bendeciré al Señor con toda mi alma; no olvidaré ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas mis maldades, quien sana todas mis enfermedades,  quien libra mi vida del sepulcro, quien me colma de amor y ternura, quien me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un águila.

(DHH)

Salmos 116:6: El Señor protege a la gente sencilla; estaba yo muy débil, y él me salvó. (NVI)

Salmos 119:50: Tu promesa renueva mis fuerzas; me consuela en todas mis dificultades. (NTV)

Salmos 121:5: El Señor es quien te cuida, el Señor es tu sombra protectora. (NVI)

Salmos 147:3: El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.

(RVR1960)

Isaías 41:10: No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes[a], porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia. (LBLA)

Isaías 53:5: …en realidad él fue traspasado debido a nuestra rebeldía. Fue magullado por las maldades que nosotros hicimos. El castigo que él recibió hizo posible nuestro bienestar. Sus heridas nos hicieron sanar a nosotros. (PDT)

Jeremías 17:14: Sáname, oh Señor, y seré sanado; Sálvame y seré salvado, Porque Tú eres mi alabanza. (NBLH)

Mateo 10:1: Jesús reunió a sus doce discípulos, y les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y para sanar toda enfermedad y toda dolencia. (RVC)

2 Corintios 12:9: pero el Señor me ha dicho: «Mi amor es todo lo que necesitas; pues mi poder se muestra plenamente en la debilidad.» Así que prefiero gloriarme de ser débil, para que repose sobre mí el poder de Cristo. (DHH)

Filipenses 4:6-7: No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. (RVC)

1 Pedro 2:24: Él mismo cargó nuestros pecados  sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto.

Por sus heridas, son sanados. (NTV)

Santiago 5:13-18: Verso 15: La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, su pecado se le perdonará. (NVI)