Pasajes bíblicos para el día de las madres

Versos de la Biblia para leer el día de las madres

El amor de una mamá es tan tierno y único, que Dios a veces compara su propio amor hacia nosotros con el de ella—un amor que cuida, protege y consuela. La mujer es bendecida a través de su habilidad de concebir hijos. Dios usa el vientre de una mamá para cuidar a cada criatura mientras se van formando antes de nacer. Honramos a nuestras madres con un día especial porque reconocemos la fuerza que tomó el dar a luz, y la valentía que toma criar hijos—más aun cuando los cría en los caminos del Señor.

Espero que estos pasajes bíblicos para el día de las madres te ayuden a reflexionar sobre la importancia de nuestras mamás en nuestras vidas.

1 Samuel 1:24-28: “Cuando el niño fue destetado, Ana lo llevó al tabernáculo en Silo. Ellos llevaron un toro de tres años para el sacrificio, una canasta de harina y un poco de vino.  Después de sacrificar el toro, llevaron al niño a Elí.  «Señor, ¿se acuerda de mí? —preguntó Ana. Soy aquella misma mujer que estuvo aquí hace varios años orando al Señor.  Le pedí al Señor que me diera este niño, y él concedió mi petición.  Ahora se lo entrego al Señor, y le pertenecerá a él toda su vida». Y allí ellos adoraron al Señor.” (NTV)

Salmos 127:3: “Los hijos son un regalo del Señor; los frutos del vientre son nuestra recompensa.” (RVC)

Salmos 139:13-16: “Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre. Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien.

 No estaba oculto de ti mi cuerpo, cuando en secreto fui formado, y entretejido en las profundidades de la tierra. Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos.” (LBLA)

Proverbios 1:8: “Amonestaciones de la sabiduría «Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre…” (RVR1995)

Proverbios 14:1: La mujer sabia edifica su hogar, pero la necia con sus propias manos lo destruye. (NTV)

Proverbios 31:25-30: “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir. Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua. Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde. Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.” (RVR1960)

Isaías 66:13: “Como a uno a quien consuela su madre, así los consolaré Yo; En Jerusalén serán consolados.” (NBLH)

Jeremías 1:5: “Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones.” (NVI)

Lucas 2:46-52: “Tres días después, por fin lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros religiosos, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oían quedaban asombrados de su entendimiento y de sus respuestas. Sus padres no sabían qué pensar.—Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? —le dijo su madre—. Tu padre y yo hemos estado desesperados buscándote por todas partes.—¿Pero por qué tuvieron que buscarme?

—les preguntó—. ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre? Pero ellos no entendieron lo que les quiso decir. Luego regresó con sus padres a Nazaret, y vivió en obediencia a ellos. Y su madre guardó todas esas cosas en el corazón.  Jesúscrecía en sabiduría y en estatura, y en el favor de Dios y de toda la gente.” (NTV)

Efesios 6:1-4Dios: “Hijos, obedezcan a sus padres como agrada al Señor, porque esto es justo. El primer mandamiento que contiene una promesa es éste: «Honra a tu padre y a tu madre, para que seas feliz y vivas una larga vida en la tierra.» Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino más bien edúquenlos con la disciplina y la instrucción que quiere el Señor.” (DHH)