Parto inducido: ¿Duele? ¿Cuánto dura? ¿Funcionan los métodos naturales?

parto inducido
©Getty Image/BSIP UIG

No te asustes ni te sorprendas si tu médico te sugiere inducir tu parto. Más del 20% de los partos son inducidos en países como Inglaterra y Estados Unidos, y no es causa de alarma, pero sí de información. Acá te respondo algunas de las preguntas más frecuentes sobre este proceso para acelerar tu labor de parto, incluyendo la verdad detrás de los métodos naturales de inducción como las hierbas, caminar, el sexo y más.

 

¿Las inducciones siempre funcionan?

Las inducciones son bastante comunes y en la mayoría de los casos tienen resultados favorables. Para que tengas un punto de referencia estadístico: 63% de los partos inducidos progresan sin contratiempos, 15% requieren asistencia de fórceps o ventosa para nacer al bebé, y 22% terminan en cesárea de emergencia, según el Instituto Nacional de la Salud de Inglaterra. La tasa general de nacimientos por cesárea en ese país es 24%, entonces si comparas números no hay gran diferencia.

Si me inducen, ¿cuánto durará mi labor de parto?

La duración de un parto inducido depende de cómo reaccione tu cuerpo y tu embarazo, porque al igual que en cualquier otro proceso, cada embarazo es diferente. Por lo general un parto inducido es más rápido que una labor de parto que progresa naturalmente, pero puede demorarse más cuando el embarazo no ha llegado a término y si es tu primer bebé.

¿Cómo se siente una inducción? ¿Duele?

Los dolores de parto a raíz de una inducción son iguales a los que sentirías en el proceso normal, pero suelen empezar de repente y aumentar en intensidad más rápidamente.

Los medicamentos administrados (oxitocina y prostaglandinas) no causan mayor dolor o incomodidad, a menos que cuentes el pinchazo de la aguja cuando te colocan la vía intravenosa.

La manipulación durante la separación de membranas puede ser incómoda y causar un leve dolor, o puede que no la sientas del todo. Algunas madres lo describen como un dolor fuerte similar a los menstruales. Todo depende de tu caso específico y tu tolerancia al dolor.

La ruptura de fuente en realidad no la sientes, más que el líquido amniótico al salir.

¿Puedo inducir la labor de parto de forma natural?

La respuesta corta es no. El bebé viene cuando está listo de forma natural. No existe un método comprobado para inducir el parto de forma natural, aunque sí hay muchas teorías que puedes intentar, aunque sea para hacer ejercicio o por diversión (siempre y cuando tu médico lo apruebe y no tengas otras complicaciones):

  • Relaciones sexuales. Sobre este método hay estudios contradictorios como ¿Pueden las relaciones sexuales en el embarazo desencadenar la labor de parto? y Sexo al final del embarazo no induce labor de parto.
  • Acupuntura. Si bien es cierto que estimular nervios en diferentes partes del cuerpo puede causar reacciones, el efecto de la acupuntura como inductor de la labor de parto no ha sido comprobado. 
  • Estimular los pezones. Los masajes y presión en los pechos y pezones puede lograr que liberes oxitocina, que es la hormona también responsable de causar contracciones. Sin embargo, otro efecto es la secreción de leche materna, que podría suceder si estimulas esa área en particular. Además, al igual que con el sexo, existen opiniones encontradas.
  • Caminar. Acá la idea es que la gravedad le ayude a tu bebé a encajarse y descender, y aunque tiene lógica, no hay prueba de que funcione. Tu bebé es inmune a la gravedad porque está suspendido en el líquido amniótico, y en realidad, desciende al canal del parto cuando está listo. Caminar, sin embargo, es uno de los ejercicios recomendados durante el embarazo, siempre y cuando tomes las precauciones necesarias. 
  • Aceite de bacalao. El aceite de bacalao es un laxante. Lo que sientes no son contracciones, sino retortijones de tus intestinos. ¿Necesitas más explicaciones?
  • Comida picante. En realidad no hay conexión alguna entre tu estómago y la actividad del útero. Más bien, la comida picante, si no estás acostumbrada a ella, puede irritar tus intestinos, causarte malestar estomacal o terminar en agrura.