Parques Nacionales en América Latina

La playa del Cabo en el Parque Tayrona. Francesca Varda

América Latina es un continente sumamente rico y variado en paisajes, terrenos, climas, flora y fauna. Desde las explanadas áridas y la salvaje naturaleza de la Patagonia, pasando por el tupido verdor de la selva y los picos nevados de la Cordillera de los Andes, el continente está dotado de una belleza extraordinaria. Conscientes de la importancia de preservar estos lugares, casi todos los países cuentan con mecanismos para proteger su biodiversidad.

Muchos, por ejemplo, han establecido parques nacionales que intentan fomentar el turismo y la investigación pero a su vez asegurar la sostenibilidad de estos ecosistemas. Un breve recuente de tres increíbles parques nacionales en Colombia, Perú y Chile.

Parque Nacional del Tayrona en Colombia

Ubicado en la costa caribeña del país a 34 kilómetros de Santa Marta en el Estado de Magdalena, fue designado parque nacional en 1969. Tiene una extensión de 15,000 hectáreas (12,000 terrestres y 3,000 marítimas) y ostenta un clima que generalmente varía entre los 25 y 30 grados Celsius. Incluye ecosistemas como el de manglar, los corales, los matorrales espinosos y bosques secos, húmedos y nublados. Las bahías y ensenadas en el Tayrona esconden playas increíbles y muchas veces desoladas. El Cabo es particularmente imponente, con enormes palmeras y rocas que salen del mar bordeando las playas como celosas guardianas del tiempo.
El Tayrona alberga más de 100 especies de mamíferos incluidos el tigrillo, los monos aulladores, el venado y aves como el cóndor, el águila solitaria y el águila blanca. En los ecosistemas oceánicos hay 350 especies de algas y muchísimos tipos de esponjas, crustáceos y especies marinas. También se encuentran 770 especies diferentes de plantas, que incluyen desde cactus a árboles gigantes que pueden llegar hasta 30 metros de alto.

Parque Nacional del Manu en Perú

Conocida como uno de los lugares a nivel global con mayor diversidad, la Parque Nacional del Manu comprende parte del departamento de Cusco y la selva de Madre de Dios en la Amazonia peruana. Es un territorio que excede los 2 millones de hectáreas y cuenta con una gran cantidad de habitats que incluyen paisajes alto andinos, bosques de nubes y selva tropical. La visita al Parque Nacional del Manu está restringida pero los turistas pueden acceder a la Zona Reservada y la Zona cultural. Se piensa que en el Manu se encuentran casi 10% de todas las especies vegetales del mundo y que en una sola hectárea se pueden encontrar mas de 220 especies de arboles. En su integridad, el parque alberga más de 20,000 plantas vasculares, 1,200 especies de mariposas, 1,000 de aves, 200 de mamíferos y un numero no confirmado de reptiles, anfibios e insectos. 
 La UNESCO ha reconocido al Parque del Manu como Patrimonio de la Humanidad.

Parque Nacional Torres del Paine en Chile

El Parque Nacional Torres del Paine está ubicado en la Patagonia chilena y ostenta imponentes glaciares, montañas y lagos ubicados en un paisaje donde los colores de la tierra, el horizonte cautivan a los viajeros. El parque tiene una extensión de 181.000 hectáreas y cuenta con caminos para vehículos y senderos para caminatas, trekkings, cabalgastas y escalada o montañismo, asi como con distintos hoteles y ofertas de hospedaje. En términos de vegetación en Torres del Paine predomina el “matorral pre-andino en la ribera de ríos y lagos; el bosque magallánico compuesto por especies del género Nothofagus; la tundra magallánica, caracterizada por la presencia de arbustos postrados, cojines de plantas y pastizales; y vegetación en altura que se ubica sobre los bosques y va desapareciendo a medida que aumenta la altitud”. La avifauna del parque incluye cóndores, águilas, flamencos, patos anteojllos, carpinteros negros y chincoles, al igual que mamíferos como pumas, huemules, guanacos y zorros chilla. La mejor época para visitar este lugar es entre octubre y abril, ya que hay menos lluvia y mas sol. Ha sido declarada por la UNESCO como reserva de la biosfera.