¿Para qué sirve la vitamina E?

La vitamina E retrasa el envejecimiento y protege del cáncer

aceite-de-girasol.jpg
El aceite es una buena fuente de vitamina E, especialmente el de girasol. Maximilian Stock Ltd. / Getty Images

La vitamina E es un poderoso antioxidante que nos ayuda a estar más sanos y vivir más y mejor. Conoce todas sus propiedades en este artículo. 

¿Qué es la vitamina E y para qué sirve?

La vitamina E es antioxidante y estos ayuda a frenar la acción de los radicales libres, sustancias responsables de la oxidación celular y el envejecimiento. Estudios publicados en la revista médica The Journal of Nutrition indican que la función antioxidante de la vitamina E contribuye, entre otras mejoras, a retrasar el deterioro cognitivo de los mayores.

  Hoy, nuestros expertos aconsejan aumentar la ingesta de vitamina E para llegar sanos a ancianos.

También te puede interesar: 

  • Qué son los antioxidantes
  • 10 alimentos antioxidantes que mejoran tu salud 

¿Qué significa envejecer?

Envejecer con un estado óptimo de salud depende de muchos factores. La dieta tiene mucho que decir y, en particular, la dieta rica en antioxidantes, unas sustancias que frenan la acción de los radicales libres, responsables del envejecimiento.

Para corroborarlo, estudios científicos llevados a cabo por la Sociedad Americana de Ciencias Nutricionales y la Sociedad Americana de Nutrición Clínica destacan la importancia de la vitamina E como protectora frente al daño oxidativo en el sistema nervioso, músculo esquelético y retina (protege frente al riesgo de sufrir cataratas) por su riqueza en antioxidantes.

Además, la producción de neurotransmisores en el sistema nervioso va acompañada de la formación de radicales libes, por lo que parece que esta vitamina es esencial para evitar los daños causados por estas sustancias en las mitocondrias y en las membranas axonales de las neuronas.

Por tanto, esta vitamina es fundamental para una óptima función cognitiva.

En determinadas ocasiones y siempre y cuando no se alcancen los niveles de nutrientes adecuados a través de la dieta, el consumo de suplementos vitamínicos y la introducción en la dieta de alimentos enriquecidos puede ser una opción a considerar para conseguir un aporte de nutrientes óptimo que garantice la máxima promoción de la salud, un mejor rendimiento y una mayor calidad de vida.

La vitamina E y la mejora de la piel 

Pero, por si sus beneficios a nivel general fueran pocos, la vitamina E también se la ha asociado la salud exterior. De hecho, algunos expertos en estética han asegurado que la  es la reina  de la belleza y la juventud. Y es que, al tratarse de un poderoso antioxidante combate el envejecimiento prematuro de la piel.

Además, nos protege de algunos agentes agresores externos como la contaminación, los pesticidas, los rayos solares, el humo del tabaco o los efectos del estrés. Por ello, además de enriquecer nuestra dieta con esta vitamina, se puede optar por diversas líneas de cosméticos que la contienen.

¿Me falta vitamina E?

No es que exista una enfermedad relacionada directamente con una carencia de vitamina E. Sin embargo, sí es cierto que su déficit en el organismo suele venir acompañado de un déficit biliar o anemia. Además de estos trastornos, existen algunos síntomas que podrían estar causados por su ausencia.

  • Falta de vitalidad, apatía, irritabilidad
  • Disminución de la energía física.
  • Disminución de la libido
  • Nivel de colesterol o triglicéridos altos.

A pesar de ello, es conveniente recordar que este tipo de síntomas son la consecuencia de muchos factores.

Por ello, ante situaciones parecidas es recomendable consultar al médico de cabecera y realizar las pruebas necesarias para un correcto diagnóstico.

¿En qué alimentos se encuentra la vitamina E?

La vitamina E se encuentra en numerosos productos, sobre todo los que componen la dieta mediterránea como el aceite de oliva, girasol y soja; los frutos secos o las conservas en aceite. Necesita de las sustancias grasas para ser digerida y absorbida, además de una correcta producción de bilis y jugos pancreáticos (encargados de digerir las grasas y la vitamina E.) Se acumula deposita, fundamentalmente, en el tejido adiposo, hígado y musculatura.

La recomendación diaria de vitamina E es entorno a los 12-15 mg día.

Alimento

Vitamina E (mg/100g PC)

Aceite de girasol

48,70

Avellanas

26,20

Almendras

20,00

Aceite de maíz

11,20

Aceite de soja

10,10

Turrones y mazapanes

9,10

Cacahuetes

8,10

Margarina

8,00

Atún, bonito caballa (y otras conservas en aceite)

6,30

Acetie de oliva

4,90

Mayonesa comercial

3,20

Aguacate

3,20

Espárragos

2,50

Espinacas

2,00

Tomate

1,20

Pimiento

0,80

Besugo

2,60

Calamares

2,40

Salmón

2,23