Oscar Wilde, un resumen de la vida y obra del genial escritor

El más polémico y cautivante escritor británico del siglo XIX

Oscar Wilde
Public Domain

Oscar Wilde es recordado no sólo por sus excelentes obras, como El retrato de Dorian Grey o La importancia de llamarse Ernesto, sino también por sus famosas frases, cargadas de ironía y sarcasmo. Le tocó además sufrir la intolerancia sexual de la época victoriana, que lo llevó a la cárcel y a una muerte prematura. Uno de los personajes públicos más polémicos y llamativos de su época, continúa fascinando a los lectores de hoy, por lo que conviene repasar su vida y obra, a través del resumen que se presenta a continuación.

Biografía resumida de Oscar Wilde

Nació el 16 de octubre de 1854, en Dublín, Irlanda (cuando todavía formaba parte del Reino Unido). Su padre, William, fue un exitoso médico y su madre, Jane, una mujer muy interesada en las artes. Wilde tuvo un hermano, y una hermana que murió siendo niña. Se educó en prestigiosas universidades de Dublín y Oxford, especializándose en los clásicos griegos.

En 1881, la publicación de sus Poemas le ofreció notoriedad, que aumentó gracias a su carisma, su forma llamativa de vestir y sus charlas sobre el esteticismo. De hecho, fue contratado para dar conferencias sobre este tema en diversas ciudades de los Estados Unidos durante gran parte de 1882, con una extensa cobertura mediática.

En 1884 se casa con Constance Lloyd, con quien tiene dos hijos. La familia se instala en Londres, y Wilde escribe durante los siguientes once años varias obras, aumentando su éxito literario.

Por un par de años dirige, además, una revista femenina.

En 1895, en pleno auge de su carrera literaria, sobreviene un hecho que marcaría su desgracia. Lo que comenzó como una demanda por difamación intentada por Wilde en contra del Marqués de Queensberry, luego de que este lo tildara de homosexual (Wilde de hecho mantenía una relación con Lord Alfred Douglas, hijo del marqués), terminó convirtiéndose en una acción penal en contra del propio Wilde, puesto que en ese entonces la sodomía era un delito.

Las relaciones de Wilde con otros hombres, no sólo amigos de su entorno sino también jóvenes dedicados a la prostitución masculina, salieron a relucir luego de que Queensberry pagase detectives privados que escudriñaron en la vida privada del escritor. A consecuencia del juicio, Oscar Wilde es condenado a dos años de trabajos forzados, que cumple en su totalidad.

Sobra decir que el juicio fue todo un escándalo para la sociedad conservadora de la época y marcó también el rompimiento definitivo con su familia. Constance (que muere en 1899) se niega a volver a verlo (aunque nunca se divorciaron) y sus dos hijos deciden cambiarse el apellido Wilde por Holland.

En 1897 sale de prisión, destrozado física y emocionalmente, y en muy precarias condiciones económicas. Adopta el nombre de Sebastian Melmoth y marcha a París, donde muere el 30 de noviembre de 1900 víctima de una meningitis. Sus restos se encuentran enterrados en el cementerio parisino de Pére Lachaise.

La obra de Oscar Wilde

Oscar Wilde no sólo fue un escritor prolífico, sino que cultivó varios géneros literarios, a saber:

  • Poesía. Su recopilación de versos, publicada en 1881 bajo el título Poemas fue, como anotamos, su primer éxito editorial. A su vez, una de sus últimas obras fue, precisamente, el poema La balada de la cárcel de Reading Gaol, cuyo tema es la ejecución de un hombre por el asesinato de su esposa. Se basa en un hecho real presenciado por Wilde mientras cumplía condena.

  • Ensayo. Wilde tuvo una extensa actividad periodística, a través de cartas y artículos publicados a lo largo de muchos años en varios periódicos londinenses, especialmente el Daily Chronicle, además de sus charlas sobre el tema del esteticismo, o la importancia del arte por el arte. La principal recopilación de estos escritos es Intenciones, publicado en 1891.

  • Relatos. Curiosamente, Oscar Wilde escribió solo una novela: El retrato de Dorian Gray, una de sus obras más conocidas, y que narra la historia de un joven rico y apuesto que, consciente de que su juventud y belleza se irían desvaneciendo con el tiempo, “vende” su alma y comienza a vivir de forma desordenada y haciendo daño a sus semejantes. Aunque él se mantiene intacto físicamente, un retrato que le ha hecho un famoso artista va reflejando su envejecimiento y sus pecados.

    Sobresalen también sus cuentos, recogidos en varias recopilaciones. Tal vez los que más recordemos sean, por ejemplo, El gigante egoísta, o El ruiseñor y la rosa, así como el relato El fantasma de Canterville.

    Mención especial merece la epístola De Profundis, que escribió al propio Lord Alfred Douglas desde prisión.

    • Teatro. No obstante, el mayor éxito, especialmente mientras vivía, se lo dieron sus obras de teatro, siete en total: Vera o los nihilistas; La duquesa de Padua; El abanico de Lady Windermere; Una mujer sin importancia; Salomé (escrita originalmente en francés); Un marido ideal (1895); y La importancia de llamarse Ernesto, su última y más destacada.

    Oscar Wilde y sus frases célebres

    Una de las razones por las cuales Wilde se mantiene vivo en las mentes de las generaciones actuales es, seguramente, por sus frases ingeniosas, que frecuentemente se reproducen en las más diversas ocasiones.

    Se menciona mucho, por ejemplo, que cuando viajó a los Estados Unidos en 1882 y el funcionario de Aduanas le preguntó si tenía algo que declarar, Wilde respondió: “Nada, excepto mi talento”.

    Mi favorita, sin embargo, es su comentario sobre el escritor George Bernard Shaw: “es un hombre que no tiene enemigos, pero que es altamente odiado por sus amigos”.

    También podemos reproducir, a modo de ejemplo, puesto que hay cientos, la siguientes:

    • "Amarse a sí mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida."

    • "La muerte es la cosa, la única, que me aterra siempre. La odio. Hoy se puede sobrevivir a todo menos a ella."

    • “No existen preguntas indiscretas, sólo respuestas indiscretas”.

    • "La vida es un teatro, pero tiene un reparto deplorable."

    • "Haría cualquier cosa por recuperar la juventud... excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad."

    • “La sociedad perdona a veces al criminal, pero no perdona nunca al soñador”.

    • “Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”.

    La influencia de Oscar Wilde en la literatura

    Más que los propios escritos de Wilde, ha sido su personalidad y su vida la que ha suscitado un gran interés, no sólo del público, sino de otros escritores.

    Son muchas las biografías sobre él, tanto de quienes lo conocieron como de autores de generaciones futuras. Entre los trabajos que refieren a su vida vale la pena mencionar la biografía escrita por André Gide, por ejemplo y, más recientemente, la de Richard Ellmann, ganadora del Premio Pulitzer en 1989. La vida de Wilde ha sido llevada tanto al cine como al teatro, especialmente la etapa referida al desastroso juicio de 1895.