Organiza 48 horas para ti ¡Te las mereces!

mama-descansando.jpg
© Getty Images

Cuando nace nuestro primer primer hijo vamos a pasar de ser mujeres a ser mujeres-mamá para siempre y si ese tiempo lo enlazas con la llegada de más niños es posible que sin darte cuenta hayan pasado varios años desde que tuviste por última vez un par de días para ti sola.

Es un clásico recordar aquella época en la que si no dormías nueve o diez horas, no eras persona.

Entre eso y  la situación que actualmente llevamos la mayoría de las mamás, sería fantástico encontrar un término medio.

Reconozcamos que nos es muy difícil incluir en nuestra rutina diaria un rato para nosotras: pero debería ser prioridad número uno para que el barco que capitaneassiga marchando, el encontrar ese momento para ti.

Lo consigas o no, te traigo aquí un extra, un regalo que te invito a que te prepares lo antes posible:

¡48 horas para ti sola!

Y es que adormamos a nuestros hijos y con mucha suerte también a sus papás, pero nos gustaría poder alternar un poco los ratos en los que estamos con ellos en cuerpo y alma y que suelen ser nuestro día día y las necesidades que tenemos nosotros como personas

¿Qué hacer con tus hijos y con tu pareja?

 Lo ideal es que él pueda quedarse con ellos durante esos dos días, pero si ves que puede ser demasiado complicado, la ayuda la complicidad de alguna amiga y de la familia distribuye a los niños entre ellos y que tu marido se quede en casa o haga sus propio descanso

¿Me voy sola o aviso amigas?

 Depende de cómo te sientas:

  • Muy cansada y con la necesidad de no ocuparte de nadie nada más que de ti misma. Ve tú sola y volverás renovada, posiblemente los habrás echado de menos y traerás mucha ilusión renovada.
  • ¿Con ganas de hablar, reír e incluso llorar con tus amigas? Si lo que más te apetece es poder desahogarte con ellas o necesitas una compañía que no sea la de tus hijos y tu pareja, ellas son tus acompañantes perfectas. Volverás también con mucha energía

     

    ¿Dónde irme?

    Busca un sitio que no esté demasiado lejos de casa para que no inviertas demasiado tiempo en el viaje.

    Hay muchas ofertas que puedes encontrar en Internet para pasar un día en un hotel y a la vez añadirle spa o comidas o algún tipo de entretenimiento.

    ¡No tengo dinero!

     Si en vez de pasar dos noches fuera, duermes solamente una en el hotel y lo preparas con un poco de tiempo, podrás ir reservando algo de dinero.

    Si aún así, ves que no puedes conseguir ese dinero, la opción de estar en casa de amigos, pero sin tu familia sería también una buena opción. Se trata sobre todo de que no tengas que cuidar a nadie. Ahí es donde radica de verdad el descanso de las mamás.

     

    Tú debes ser la primera persona que te valores y buscar este tiempo para ti aunque creas qu eno lo hay o qu eno puede ser,aunque sea una vez cada varios años por que te va a yudar a   tener en el horizonte un espacio, un oasis donde imaginarte cuando las situaciones complicadas que vivimos en familia esté a punto de desbordarnos.