Oración al Ángel de la Guarda para los niños

Ángel de Angelo Romano
Un angelito del pintor Angelo Romano. Cortesía de Angelo Romano @Angelo Romano

¿Quieres tener a tu Ángel de la Guarda cerca? Aquí tienes dos versiones de la oración al Ángel de la Guarda, una oración que siempre te ayudará a sentir su presencia. Rézala antes de dormir o en cualquier momento que la necesites, ¡y sabrás que tu angelito de la guarda está siempre contigo!

Ángel de la Guarda,
dulce compañía,
No me desampares,
ni de noche ni de día,
hasta que descanse
en los brazos de
Jesús, José y María.

Otra versión:

Ángel de mi Guarda,
dulce compañía,
No me desampares,
ni de noche ni de día,
si me dejas solo(a),
qué será de mí,
angelito mío,
ruega a Dios por mí.

¿Quién es el ángel de la Guarda?

Cada vez que nace un niño, nace también un ángel. A este ángel Dios le asigna cuidar y proteger al niño o niña que nació con él. Es por eso que al ángel de la guarda también se le llama ángel custodio. Su labor es custodiar al niño durante toda su vida.

¿Cuándo puedo rezar esta oración?

Los niños pueden rezar esta oración y todas las otras en cualquier momento. El Ángel de la Guarda está acompañando a su niño o niña todo el tiempo. Si la joven persona siente algún tipo de ansiedad o miedo, puede recurrir a su ángel para que le ayude a sentirse mejor.

A muchos niños se le enseña a decir esta oración de memoria antes de dormir. Es una manera de recordar que no se debe tener miedo a solas o por la oscuridad. El Ángel de la Guarda siempre está junto a su niño para cuidarlo y acompañarlo.

Otros momentos apropiados para rezar la oración al Ángel de la Guarda son durante el trayecto a la escuela, especialmente si el niño camina solo; antes de un examen, para sentirse en calma y recordar que el ángel que Dios le asignó está siempre a su lado; y cuando el niño o niña está en un ambiente desconocido, como un campamento de verano o la casa de un familiar.

¿Cómo puedo sentirme más cerca de mi ángel?

Aunque el Ángel de la Guarda siempre está cerca es bueno que los niños lo recuerden para que puedan sentirlo y dejar ir cualquier miedo que los aseche. Una manera de sentir al Ángel de la Guarda es hacer dibujos para representarlo. El niño puede dibujar dos figuras, una que represente el ángel y otra que lo represente a él o ella. Luego puede colorear los dibujos y ponerlos cerca de su cama o en su cuaderno.

Otra manera de ayudar a un niño a sentirse cerca de su ángel es jugando a imaginarlo. El padre o madre puede guiar a sus hijos a describir a su ángel, escribirle poemas y canciones, y utilizar la imaginación para "ver" a su ángel. 

El Ángel de la Guarda puede llegar a ser un compañero importante en la vida de los niños y más adelante en su vida como adultos. La oración al Ángel de la Guarda puede ser el primer paso para comenzar esta relación divina de protección y guía por el camino de la vida.