Opinión pública sobre el matrimonio gay

Cambios de tendencia en sociedad norteamericana impulsa uniones del mismo sexo

La aceptación del matrimonio homosexual entre la juventud ha influido en el cambio de tendencia de la opinión púbica que favorece estos enlaces. El respaldo del presidente Obama también ha conllevado a más apertura, inclusive entre personas mayores. Matthew Cavanaugh / Getty Images

La opinión pública en la sociedad norteamericana sobre el matrimonio gay ha evolucionado relativamente rápido. La aceptación en general ha ganado terreno año tras año según lo demuestran encuestas muy respetadas que ilustran una tendencia positiva. A su vez, esto influye las políticas de los gobiernos municipales, estatales y federal.

La creciente aceptación de las bodas entre parejas del mismo sexo en el plazo de una década es considerado uno de los mayores cambios de opinión pública en el tejido social de Estados Unidos.

Según los sondeos, muchas personas que se pronuncian a favor de conferir el derecho al matrimonio a las parejas del mismo sexo, reconocen que se oponían anteriormente y cambiaron de perspectiva.

Detonantes del cambio

Aquellos que lo han hecho afirman que conocer a una persona gay o lesbiana los ha influido. La mayoría de los estadounidenses dicen que tienen un amigo, familiar o colega gay.

Esto se debe a que más personas están saliendo del clóset y, al hacerlo, permiten que las personas que los rodean constaten que la orientación sexual no define la esencia ni personalidad de un individuo. Al haber mayor visibilidad, hay mayor comprensión y tolerancia, porque por lo general los mitos y estereotipos se fundamentan en la ignorancia y el miedo a lo desconocido.

Un ejemplo que ilustra esta tendencia es el testimonio del senador federal Rob Portman por el Estado de Ohio, quien representa los valores republicanos conservadores y se ha opuesto al matrimonio gay.

Eso fue antes que su hijo, Will, saliera del clóset y se sincerara con sus padres.

En una columna en un diario de su estado el senador explicó sus sentimientos: “Intenté encontrar una manera de reconciliar mi fe cristiana con mi deseo de que Will tenga las mismas oportunidades y alcance la misma felicidad que su hermano y hermana.

Al final, todo se redujo a los temas principales de la Biblia, el amor y la compasión, y mi creencia en que todos somos hijos de Dios”.

El amor de pareja

Además de acercarse a personas gay o descubrir que un amigo o familiar es homosexual, muchos heterosexuales también han conocido parejas del mismo sexo que entablan relaciones comprometidas y amorosas a largo plazo con los mismos valores familiares que el resto de las parejas, y quienes a menudo también crían hijos.

Al forjar vínculos con estas parejas y familias, heterosexuales se identifican más y les incomoda que los traten como ciudadanos de segunda clase. Para ellos, la unidad familiar es vital para la sociedad, y aprecian que haya personas comprometidas a fomentar la estabilidad de pareja, sin importar su orientación sexual.

Mayor tolerancia

En las encuestas, los participantes que han cambiado de perspectiva sobre el matrimonio homosexual también mencionan que han adquirido mayor tolerancia o, en menor grado, que apoyan estas uniones porque es parte del pensamiento moderno.

El cambio de tendencia en la sociedad estadounidense también es generacional pues coincide con la aceptación del matrimonio gay entre la juventud, que en su abrumadora mayoría apoya la legalización.

Al ir sustituyendo gradualmente a los votantes viejos en el electorado, los jóvenes han influido en los resultados en referendos estatales que respaldan la igualdad para todas las familias. Si bien es atribuible a la rotación generacional, otro sector del electorado de mayor edad también ha variado su opinión, igual que el presidente Barack Obama, el primer candidato a la Casa Blanca que ha defendido esta postura tras no poder, según dijo, justificar a sus hijas que los gays y lesbianas debían recibir un trato diferente.