Ocho consejos para dejar el pañal con tranquilidad

Cómo el control de esfínteres no tiene por qué ser complicado

Niña latina sentada en el wc
8 consejos para dejar el pañal con tranquilidad. © Peter Dazeley

Según muchos estudios la edad natural para que un niño controle sus esfínteres es alrededor de los tres años y forzar a dejar el pañal antes puede ser bastante complicado. Es a los 3 años cuando su cerebro está maduro para dar ese gran paso. Muchos padres y sobre todo en las guarderías, a partir del año y medio empiezan a sentir prisa por que los niños dejen los pañales. Por un lado, es lógico por el engorro, gasto y suciedad que suponen, pero por otro, presionarles sin estar preparados puede conducirnos a que algunos niños:

 

  • Desarrollen miedo a sentarse en el retrete.
  • Estreñimiento.
  • Se orinen de noche mucho tiempo después de haber dejado los pañales de día.
  • Meses después de haberlos dejado, empieza a no controlar de nuevo.

 

Por todo ello, les traigo ocho Consejos de mamá que les pueden ayudar a acompañar a sus hijos a dejar el pañal cuando les corresponda por madurez cerebral:

 

  1. Controle su propias prisas. Ocurrirá seguro , pero el niño necesita hacerlo espontáneamente, no hay que enseñarle, no hay que sentarle horas en una bacinilla o en el inodoro hasta que haga algo. El día que pueda ser, ocurrirá.
  2. Espere al menos hasta los dos años y medio para ponerse alerta y empezar a darle ideas y si aguanta hasta los tres años no tendrá que hacer prácticamente nada
  3. Contando con que ya estamos en los dos y medio, tres años, hable con el niño sobre lo divertido que es no llevar pañal, sobre que los adultos no usamos, ni tampoco los niños mayores, pregúntele que le parecería no llevarlos. Puede que sienta miedo y lo verá en su cara. Deje pasar unos días y pruebe de nuevo.
  1. Aproveche el mínimo deseo suyo de probar a no llevar pañales, para hacerlo. Sea verano o invierno, lleve encima más o menos ropa. Hay mucha costumbre de intentarlo cuando llega el verano por el tema de que si se mancha, mojará menos ropa y eso lleva a bebés de dos años y pocos meses a la presión de empezar este proceso sin estar preparados.
  1. Una vez que hay empezado a no usar pañales, asuma que hay que llevar durante una larga temporada ropa de repuesto.
  2. Cuando se le escape jamás humille a su hijo con la palabra por haber ocurrido y tampoco le haga sentirse pesado por estar pidiéndole en muchas ocasiones ir al cuarto de baño. Es muy habitual que ocurra al principio y si oye de usted un... ¿otra vez?, puede acabar haciéndoselo encima por no molestarle.
  3. Si espera lo suficiente no debe preocuparse por la noche, pues controlará bastante rápido por que ya estará preparado. No obstante, prepárese para que ocasionalmente ocurra y sobre todo si duerme fuera de casa, lleve empapadores para la cama
  4. No pasa nada si se moja o mancha. Dígaselo al niño y a usted misma. Se le cambia y ya está, haga de esto algo muy natural, que sienta que si ocurre, usted no se va a enfadar o molestar. Lo peor para que progrese, es que no sienta miedo.

 

¿Y si una vez dejado los pañales da un paso atrás y vuelve a necesitarlos? Los especialistas tienden tanto a decir que no se le pongan, como que es natural que ocurra y que se deje para más adelante.

Si el no ponerlos significa que van a presionar al niño, les animo a no seguir esa teoría, en cambio si no se los ponen asumiendo toda la ropa que se va a manchar sin problema, les animo a ello pues puede dar muy buenos resultados.

Si deciden volver a poner los pañales, no se agobien.Lo procesos de aprendizaje tienen un punto en el que parecen estancarse o volver un poco atrás; en el control de esfínteres ocurre igual.

 

Hay una técnica llamada Higiene natural o Comunication for elimination y consiste en que el bebé no utiliza nunca pañales desde que nace hasta que controla él solito, así es que pasará su infancia sin pañales. Si desean más información sobre este método pinchen AQUÍ