Observación y exploración de los anillos de Saturno

El sistema de anillos de Saturno sigue fascinando a los astrónomos

anillos-de-saturno.png
Los anillos más importantes y las divisiones más llamativas de Saturno. Recreación sobre imagen de NASA / JPL

Las primeras noticias de los anillos las proporcionó la tecnología de los telescopios.

Las orejas de Saturno

  • Galileo en 1610, vio "orejas" al planeta y supuso que esos apéndices correspondían a un par de satélites (poco antes había descubierto los satélites de Júpiter) pero que presentaban órbitas poco convencionales. Estaba viendo los anillos.
  • En 1612 desaparecieron de los telescopios (en realidad se volvieron muy débiles por su posición visual desde la Tierra), lo que desconcertó a los astrónomos.
  • Fue Christian Huygens quien en 1655 demostró que se trataba de un disco plano de materia separado del planeta, pero de una pieza, sólido, idea que se mantuvo casi 200 años.
  • En 1660, Jean Chapelain propuso que los anillos estaban formados por minilunas y en 1671, Cassini descubrió que Saturno cuenta con más de un anillo.
  • Cassini propuso en 1675 que una banda oscura, que llamó "división" (hoy conocida como división de Cassini) partía en dos el anillo, así que tenían que ser varios.
  • En 1679, Herschel estableció la rotación del planeta.
  • En 1859, James Clerk Maxwell, padre de la teoría electromagnética, demostró que los anillos no podían ser sólidos, sino formados por fragmentos que orbitaban Saturno al unísono, pero de forma independiente.
  • En 1883 se tomó la primera foto de los anillos.

Exploración de Saturno, sus anillos y sus lunas

  • En 1979, la sonda Pioneer 11 se acercó al planeta y envió las primeras fotografías de Saturno realizadas en sus cercanías.
  • Dos años después, en 1981, fue la Voyager 1 quien envió las mejores imágenes de los anillos demostrando que están formados sobre todo por hielo de agua.
  • En 2005, la nave Cassini, lanzada por NASA y ESA en 1997, alcanza la órbita de Saturno y libera la sonda Huygens que llevaba adosada a un costado para posarse en Titán, la gran luna del planeta anillado, y que se convirtió en el segundo satélite (tras la Luna de la Tierra) del sistema solar en recibir una nave en su superficie.

    Los anillos, extensos y estrechos

    Los anillos comienzan a unos 7 000 km de la capa nubosa superior de Saturno y se extienden otros 400 000 km hacia el exterior, pero son muy delgados, su grosor abarca desde unos pocos metros a un kilómetro como máximo.

    Los anillos se bautizaron según se iban descubriendo, así que desde el A y el B (los más luminosos), hoy se han alcanzado siete letras que denominan anillos, aunque también existen otros menores fuera de esta clasificación, y que se numeran así desde Saturno hacia el exterior: D, C, B, A, F, G, y E. En este enlace puedes encontrar información detallada de cada anillo

    Recientemente, el telescopio espacial Spitzer ha detectado un anillo mucho más exterior y débil que se extiende entre 6 millones de kilómetros y 12 millones de kilómetros, prácticamente ajeno a la influencia de Saturno.

    Las divisiones de los anillos

    Los anillos se encuentran separados por las llamadas divisiones. La más importante y la que se observa desde la Tierra con un buen telescopio es la división de Cassini (unos 5 000 km) que separa los anillos A y B. Se han descubierto varias divisiones más y según afinan los instrumentos y la sonda Cassini envía nuevos datos se descubren nuevas singularidades incluso dentro de los vacíos de las divisiones conocidas: división de Encke, división de Colombo, división de Huygens, división de Maxwell, división de Laplace, división de Keeler o división de Roche.

    En los cinturones de anillos existen extrañas formaciones como los vacíos que se observan en los anillos más llamativos causados por minilunas que arrastran el material a su alrededor. Otros vacíos lo provocan satélites de Saturno, como Mimas que atraen a su propia órbita fragmentos, formando vacíos como la división de Cassini, y que se han denominado "satélites pastores".

    Extraños fenómenos en los anillos de Saturno

    El anillo más atractivo para los astrónomos es el F porque la forma que ofrece en las imágenes es la de una trenza formada por tres anillos más delgados entrelazados, aunque los datos más recientes indican que se trata de un anillo sobre el que se enrosca otro ondulado que presenta protuberancias, que han denominado "grumos" y que daban la impresión de ser un tercer anillo, aunque la formación que presenta ya es de por sí desconcertante.

    Este tipo de "grumos" aparecen también en el anillo B donde cambian de forma y aparecen y desaparecen misteriosamente. Todo parece indicar que se encuentran relacionadas con el campo magnético de Saturno, cuyas oscilaciones se relacionan con las variaciones en los "grumos".

    El origen de los anillos de Saturno

    Las especulaciones sobre el origen de los anillos no han cesado desde su descubrimiento con dos hipótesis dominantes:

    • Lunas que se habrían fragmentado por la presión gravitatoria de Saturno o por colisiones
    • Material que no había conseguido agruparse mientras se formaba el planeta

    Esta última teoría ha perdido fuerza porque modernas simulaciones indican que los anillos apenas tienen unos cientos de millones de años, muy jóvenes para la remota historia del planeta.

    La observación de los anillos de Saturno

    Si Saturno es un magnífico objetivo para el astrónomo aficionado, resulta más complicado observar con claridad sus anillos con un telescopio doméstico. A lo sumo podemos distinguir un par de anillos y la división de Cassini. Además, los anillos prácticamente desaparecen cuando se encuentran orientados hacia la Tierra, lo que ocurre cada 15 años. Ocurrió en 2009-2010 y volverá a ocurrir en 2024-2025.