No puedo dejar llorar a mi hijo

bebe-llorando.jpg
Imagen cortesía de greyerbaby © MorgueFile

Si eres de las mamás a las que les es imposible aguantar las lágrimas de su hijo sin calmarlas con mil y una estrategias te va a interesar conocer algunas de las razones por las que lloran y porque es bueno que esto ocurra.

 Podemos encontrarnos bebés y niños que comen y duermen durante muchas horas y parecen vivir su vida plácidamente sin cólicos ni otras molestias y otros que demandanconstantemente la atención de su madre en forma de llantos y quejas.

Un error que solemos cometer las mamás primerizases no dejar llorar nada a nuestro hijo por un ansia de protección y de que se sienta bien. También el deseo de entregarnos completamente a su bienestar hace que debido a la falta de experiencia no tengamos situaciones con las que comparar y que quizás podrías ayudarnos a mejorar nuestra reacción a sus llantos.

Hablamos de dejar llorar al niño para que descargue su tensión, nunca sería dejarle solo o hacerle sentir aislado. Nunca. Se trata de estar a su lado y reconfortarle con nuestros brazos o nuestras palabras. Tal cual hacemos los adultos entre nosotros. Tu hijo no espera menos.

 

Cuando nuestro niño llora solemos utilizar estos sistemas. Analícemos en busca de alternativas:

El pecho: hoy en día prácticamente todas las mujeres que dan de mamara sus bebés lo hacen a demanda, es decir que siempre que el niño pide la mamá se lo da. Tenemos que tener cuidado de no confundir las señales que pueda estar lanzando el bebé sobre otros aspectos que le estén inquietando o molestando con el hambre.

Un bebé tanto si ha nacido hace poco como si ya tiene unos meses ha llegado a un mundo con estímulos diferentes a los que había dentro del útero y es perfectamente comprensible que acabe sintiendo estrés. ¿Tú cuando te sientes mal que es lo que sientes que necesitas? Casi seguro que me dirás que llorar o gritar. Tu bebé no es diferente.

 El biberón: Podríamos compararlo con la mamá el sentido de ser algo que te puede estar dando mamá, te alimenta y además tienes la boca llena. Debemos tener las mismas precauciones que cuando la lactancia es materna. Hay que esforzarse en entender las señales del niño y en caso de que lloreno utilizar el biberón como algo que le llena la boca y le calma. Es posible que el niño se calle, pero se quedará con mucho dentro y tarde temprano esa tensión acabará saliendo

El chupete: El chupetese utiliza en muchos casos para ayudar al niño a dormir o a que se entretenga, pero también se utiliza como una manera de tapar la boca. Hay ocasiones en las que cuando te debo el niño empieza a llorar y le ponen el chupete el escupe, porque lo que quiere sencillamente es relajarse y liberarse de la tensión que tiene dentro, no que le den algo que le deje todo eso dentro. Prueba, atrévete a no ponérselo, aprovecha cuando reconozcas claramente que lo que sucede es que está nervioso y deja de que grite y llore todo lo que necesite.

Distraerle:  En ocasiones utilizamos este sistema para que sea mucho más fácil la transición entre un estado poco agradable hacia algo que creemos que le va a interesar. Cuando apenas tienen semanas este sistema no funciona, pero cuando ya son bebés de varios meses, es muy fácil utilizar por ejemplo un helado o un juguete para que el pequeño cambie completamente su estado.

Y estamos de acuerdo en que es una gran tentación, pero dejarle que se tranquilice con un poco de llantos o incluso una rabieta, es mucho mejor para su estado emocional que calmar sus sentimientos con cosas externas.