Ni lo sueñes!, de Megan Maxwell, novela romántica y erótica en español

El amor y el sexo se mezclan de nuevo

Ni los sueñes, de Megan Maxwell
Versátil Ediciones

Megan Maxwell se ha convertido en la escritora de novelas erótico-románticas en español más popular. Compite entre los lectores de habla hispana con las autoras más destacadas del género, como E.L. James, Sylvia Day o J.R. Ward. Su última obra, titulada ¡Ni lo sueñes!, de la cual presentamos este resumen y comentarios, ha recibido una muy buena acogida del público. Y es que el “porno para mamás”, como algunos han calificado a las novelas que mezclan erotismo con amor, continúa siendo un fenómeno de ventas.

El argumento de ¡Ni lo sueñes! , de Megan Maxwell

Rubén Ramos, “el toro español” es un apuesto y joven futbolista estrella del Inter de Milán. Su fama, dinero y atractivo físico le permiten mantener relaciones de una noche con cuanta mujer bonita se le antoje, de lo que se jacta con su amigo y colega de equipo Jandro.

Al sufrir una peligrosa fractura de tibia, de la cual es operado de emergencia, le asignan una fisioterapeuta altamente recomendada. Se trata de una mujer joven, Daniela, que también resulta ser española. La relación entre ambos es al comienzo muy difícil, pues el mal genio de Rubén, aunado a su prepotencia, generan el rechazo de Daniela.

Adicionalmente, Daniela le deja en claro que no siente interés personal alguno por él (utiliza por primera vez la frase ¡Ni lo sueñes!, que se repite varias veces a lo largo de la novela), lo que -como es lógico- hace que Rubén se vaya interesando cada vez más en ella.

Los excelentes resultados de las sesiones de fisioterapia permiten que Rubén sea dado de alta de la clínica, pero exige que Daniela continúe con las sesiones en su casa. Ella acepta luego de establecer una serie de condiciones, incluyendo el pago de €1.000 por sesión.

La relación mejora a medida que Rubén se recupera de la lesión, como también se incrementa el deseo de Rubén por Daniela.

Ella le ofrece una visión de sí misma como mujer liberada que mantiene relaciones sexuales sin compromiso con un antiguo novio, Enzo, e incluso le da a entender que es amante del entrenador del equipo, John Norton, por las conversaciones que mantiene con éste.

Sin embargo, lo cierto es que Daniela le oculta una serie de hechos importantes. En primer lugar, el dinero que recibe lo dedica, al igual que su tiempo libre, a ayudar en una casa de acogida para niños huérfanos. En segundo lugar, es realmente la hija adoptiva del entrenador y su esposa. Tampoco lleva la vida sexual que comenta con Rubén. Por último, Daniela padeció de cáncer, y debe hacerse unos exámenes semestralmente para determinar si este ha remitido o no.

Cuando Rubén descubre lo primero, su interés por Daniela aumenta. Por fin la convence para que tengan relaciones sexuales, que son muy satisfactorias para ambos. No obstante, ella se niega a que entre los dos haya un compromiso, un noviazgo. Rubén no entiende el por qué la negativa de Daniela.

¡Ni lo sueñes! llega a su clímax cuando Rubén descubre que Daniela es hija del entrenador y se cansa de mantener con ella una relación sólo física. Por ello, se distancian y Rubén retoma su rutina de salir con otras bellas mujeres.

Pero se da cuenta de que la ama y decide reconquistarla. Es aquí cuando descubre lo de su enfermedad.

Comentar cuál es la reacción de Rubén ante este hecho -si desiste o si insiste en conquistar a Daniela- sería arruinar la lectura del libro, aunque muchos adivinarán el final apelando a la experiencia en este tipo de historias.

Qué resaltar de ¡Ni lo sueñes!, de Megan Maxwell

Aunque se trata de una novela que puede calificarse como erótico-romántica, no esperen las escenas tan explícitas o enrevesadas de 50 Sombras de Grey, por ejemplo. En efecto, Rubén y Daniela no se “conocen” (en el sentido bíblico de la palabra) hasta que llegamos a la mitad del libro, y sus prácticas son bastante convencionales. Aparte de éste, sólo hay un par de episodios de sexo explícito propiamente dicho a lo largo del relato.

Por otra parte, si bien el personaje masculino es bastante prototípico (muy apuesto, joven, vital, rico, famoso y cautivador), el femenino tiene un toque algo diferente al usual en este tipo de novelas. Pese a que también se trata de una mujer joven, bonita pero no exuberante, sin riqueza ni fama, no presenta la tradicional “debilidad” o necesidad de ser protegida que vemos en las demás obras del llamado “porno para mamás”.

En efecto, Daniela es una mujer fuerte y segura de sí misma, que además se preocupa por los más desfavorecidos, que vive el presente con gran fuerza vital y asume una enfermedad grave -el cáncer- con miedo pero con optimismo. Y que además es capaz de plantarle cara -aunque no por mucho tiempo- a un hombre vanidoso.

El estilo de ¡Ni lo sueñes!, de Megan Maxwell

¡Ni lo sueñes!, de Megan Maxwell está escrita con sencillez y claridad; es una narración lineal, sin saltos hacia el pasado o el futuro, ni metáforas u otros recursos literarios que podamos destacar. Entendemos que este es precisamente el estilo que más agrada a los lectores (o lectoras) de novelas erótico-románticas, donde lo importante es la historia de amor (y sexo) entre dos personas. Sus 298 páginas se leen con facilidad.