Networking

Muchos hemos escuchado la frase "no es lo que sabes, sino a quien conoces". En otras palabras, tus contactos representan una de las herramientas para encontrar un trabajo. Utilizo la palabra networking para referirme al proceso de crear y mantener tu red de contactos. Se estima que un 80 por ciento de los trabajos se obtienen a través de alguna red de contacto por lo que resulta imperativo familiarizarse con algunos de los errores que debes evitar.

Esperar siempre algo a cambio de lo que haces.- la reciprocidad. Las personas son muy propensas a guiarse por el principio de la reciprocidad: si doy algo, espero algo a cambio. Aunque es un principio básico en el establecimiento de relaciones, no actúes siempre con la única intención de recibir algo de vuelta.

No saber cómo añadir valor.- Para pertenecer a cualquier red social (Facebook)o profesional (LinkedIn), tienes que añadir valor. Valor no significa solamente dinero (pagar una subscripción por pertenecer a un club). Existen muchas maneras de agregar valor a un grupo: ofrecer tu experiencia, promover el valor del grupo, aportar tu tiempo como voluntario, y muchas otras. Elije la manera que quieras pero siempre ten en mente que agregar valor resulta necesario en cualquier red de contactos.

Rogar.- Este es uno de los errores principales cuando, por ejemplo, estudiantes de universidad conocen a personas influyentes en una conferencia profesional.

Estos estudiantes se acercan a presentarse después de una exposición y directamente ruegan que les den un trabajo. Suele pasar también con personas que llevan mucho tiempo sin trabajo y conocen a alguien con capacidad para contratar. No caigas en esa tentación. Está muy mal visto.

Parecer desesperado.- Uno de los peores pecados del networker.

Rogar, mencionado anteriormente, refleja desesperación. Y no hay nada que aleje tus contactos más que parecer desesperado. Puede que por dentro te sientas así, pero trata de disimularlo un poco. El parecer desesperado en tu intento de conseguir trabajo o nuevos contactos te coloca un aura muy repelente. Actúa como si no necesitaras nada de nadie y atraerás cosas más positivas.

No saber escuchar.- Uno de los problemas más comunes entre networkers. A todos nos gusta contar nuestras historias y expresar nuestras opiniones. Pero si todos hablamos, ¿quién nos escucha? El saber escuchar es una cualidad que no se enseña en la universidad pero que se puede aprender con práctica. La próxima vez que te encuentres en un ambiente social, intenta escuchar más de lo que hablas. Imagínate que estás viendo tu película favorita y no te quieres perder nada de lo que pasa. Asiente con la cabeza y mantén una postura activa mostrando interés. A los posibles contactos que te gustaría incluir en tu círculo les sorprenderá positivamente tu nueva capacidad.

No estar vestido para la ocasión.- Normalmente, los círculos creados contienen alguna afinidad: pasión por algún tema en particular, una profesión en común, la edad, o cualquier otra característica.

Nos sentimos más unidos a un grupo cuanto más compartimos. No dejes que tu vestimenta te aleje de posibles contactos. Si te estás intentando integrar en un grupo de banqueros que visten de manera conservadora, no aparezcas a reuniones sociales en chanclas de playa. O no vayas encorbatado a una reunión social de trabajadores de la construcción.

No conocerte bien. Este error no sólo afectará tu eficacia a la hora de establecer tu red de contactos profesionales sino además perjudica tus probabilidades generales a la hora de conseguir un trabajo. Si cuando te preguntan por los temas que te interesan o sobre que tipo de trabajo buscas, te quedas mirando al cielo buscando respuesta, necesitas conocerte mejor. Realiza un análisis DAFO personal que te servirá para todo el proceso de búsqueda de trabajo.

Demasiado agresivo. - Todos nos imaginamos que el networker ideal es el que irrumpe en la fiesta saludando a todo el mundo y monopolizando todas las conversaciones (ilustrado en muchas películas como Mr. Popular). No intentes actuar de esa manera ya que muy pocas personas logran algún beneficio comportándose así. Actúa de forma natural sin necesidad de llamar la atención innecesariamente. Si eres de carácter agresivo por naturaleza, retráete un poco y deja que los demás brillen también.

Siempre en el mismo círculo.- ¿Te socializas con el mismo círculo de contactos desde que eras joven? No lo abandones pero atrévete a conocer gente nueva que aporte diversidad a tu red. Aprenderás muchas cosas nuevas y se abrirán muchas puertas profesionales.

¿Tímido? Utilízalo a tu favor. El tímido por naturaleza siempre utiliza la misma excusa para no relacionarse y expander su red. Pero no es necesario, como mencioné antes, que seas alguien agresivo ni popular. Utiliza tu timidez escuchando atentamente a otras personas. No hace falta que cambies de personalidad para triunfar en tu intento de crear tu red de contactos profesionales. Y por último, utiliza redes online, como Twitter, donde la timidez de paso a la expresión de opiniones interesantes olvidando el miedo que representa el espacio físico.

Foto @ Dimitri Vervitsiotis