Música alegre: corazón feliz

Las melodías relajantes y las que nos hacen felices son las más beneficiosas

Música mejora la salud del corazón
Nuestro corazón y nuestros vasos sanguíneos prefieren la música alegre. Creativeye99 | Getty Images

Se sabe que hacer ejercicio, seguir una dieta cardiosaludable, no fumar y vivir sin estrés son beneficiosos para nuestra salud cardiovascular pero ¿y la música?, ¿podrían las notas musicales influir en el estado de nuestros vasos sanguíneos de una forma directa siendo receptivos o sensibles a sus vibraciones o a las emociones que nos transmite?

Si te gusta escuchar tu música favorita mientras practicas ejercicio deberías saber que podrías estar multiplicando los beneficios de la actividad física sobre tus arterias y corazón.

Algunos estudios científicos han demostrado que la capa interna de nuestros vasos sanguíneos (el endotelio) es sensible a la música.

El endotelio tiene un poderoso efecto sobre el tono de los vasos sanguíneos y regula el flujo de la sangre, ajusta la coagulación y el espesamiento de la sangre. También segrega productos químicos y otras sustancias en respuesta a heridas, infecciones o irritación. Pero además juega un papel importante en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular.

El efecto de la música

Un estudio serbio evaluó los efectos que causaba escuchar música en la función del endotelio. El trabajo, liderado por Marina Deljanin Ilic,  midió los marcadores circulantes de la sangre en 74 pacientes con enfermedad coronaria estable. Se dividió a los pacientes en tres grupos al azar: uno siguió un entrenamiento físico (T), otro realizó ejercicios aeróbicos mientras escuchaba su música favorita durante 30 minutos todos los días (MT), y un tercer grupo solo escuchaba música (M).

A las tres semanas, se midieron los marcadores y se realizó una prueba de esfuerzo. El valor del ácido nítrico (NO), una sustancia gaseosa con acción protectora, fue mayor en los grupos que escuchaban música. También disminuyeron los niveles de dimetilarginina asimétrica (ADMA), un medidor directo de la función endotelial.

Los participantes que escuchaban música gratificante durante media hora mientras hacían ejercicio no solo mejoraban el estado de sus arterias, sino que además aumentaba su capacidad de ejercicio en un 39 % (los que hacían ejercicio en un 29 % y en un 19 % los que solo escuchaban música).

¿Por qué la música es buena para el corazón?

¿La razón? La científica explica que es posible que se deba a la activación del óxido nítrico derivado del endotelio. Esta sustancia es liberada como respuesta a las beta-endorfinas cerebrales cuando escuchamos la música que nos gusta.

Los autores del trabajo consideran que este método podría formar parte de la rehabilitación de pacientes con enfermedad coronaria.

¿Qué tipo de música es la mejor?  

No hay una música ideal. La mejor es la que aumenta tus emociones positivas y te hace sentir feliz o relajado, aseguran los científicos.

Si quieres cuidar tu sistema circulatorio es mejor que escuches música alegre. Según otro estudio del Centro Médico de la Universidad de Maryland (Baltimore), liderado por Michel Miller, las emociones suscitadas por la música alegre podrían beneficiar al sistema cardiovascular, tanto como la medicación o el ejercicio físico.

Para realizar esta investigación, pionera en el estudio del efecto de la música en la salud del corazón, se pidió a una decena de estudiantes que primero escucharan su música preferida y después tres tipos de sonidos diferentes para comparar su acción sobre el sistema cardiovascular: música estresante, sonidos para relajación y melodías usadas en risoterapia.

El equipo de Miller realizó una prueba para medir la dilatación de los vasos sanguíneos. La dilatación depende 100% del grado de funcionamiento de nuestro endotelio. Mediante el uso de ultrasonidos se calculó el diámetro de la arteria braquial, situada en la parte alta del brazo, y se comprobó que cuando escuchaban su música favorita aumentaban el diámetro vascular en un 26%. Pero con la música estresante, los vasos sanguíneos se contraían un 6% mientras que con las melodías relajantes se dilataban un 11%, lo que a su vez aumentaba el flujo sanguíneo.

La música country es la más alegre

Curiosamente la mayoría de los participantes seleccionaron country como música alegre. "Se podría argumentar que este tipo de música es ligero, alegre y suelen ser canciones de amor”, dice el doctor Miller, que disfruta del rock, la música clásica, el jazz y la música country, y que comenta que podría haber sido cualquier tipo de música.

Fue casualidad. Aunque la música heavy metal les producía ansiedad.

Miller, al igual que la responsable del estudio serbio, cree que cada tipo de música provoca que el cuerpo reaccione de una manera determinada, lo que afecta a su vez a los vasos sanguíneos. El ritmo, la melodía y la armonía pueden desempeñar un papel en la respuesta emocional y cardiovascular". Es posible que escuchar música evoque emociones positivas por la liberación de endorfinas, que forman parte de la conexión mente-corazón. Un efecto que también ocurre cuando cantamos.

El científico considera que aunque los resultados no implican que dejemos de recetar estatinas o recomendar el ejercicio físico, sí deberíamos incorporar la música a los programas de salud cardiovascular.

¿Un concierto desafinado?

La relación de la música y la arterias no acaba aquí. Para el médico y científico José Sabán, “el endotelio es el director de orquesta, si funciona adecuadamente todo lo de alrededor está afinado y en su sitio". El doctor Sabán, también músico y musicólogo y un enamorado del jazz y la bossa nos explica que "cuando el endotelio es agredido todo desafina".

Otros beneficios para el corazón

Además de mejorar la función endotelial, la música baja la presión sanguínea (al menos la lenta) y la frecuencia cardíaca. Parece que también puede reducir la percepción del dolor.

“Estamos sin saberlo ante una panacea para las enfermedades de corazón, principal causa de muerte en los países desarrollados”, concluye Sabán.

¡Música maestro!

Referencias:

Entrevista por email con el Dr.  José Sabán, coordinador de la Unidad de Endotelio y Medicina Cardiometabólica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

Miller M, Mangano CC, Beach V, Kop WJ, Vogel RA. Divergent effects of joyful and anxiety-provoking music on endothelial vasoreactivity. Psychosom Med. 2010;72(4):354-356.

Michael Miller ; Valerie Beach ; Charles Mangano ; Robert A Vogel Positive Emotions and the Endothelium: Does Joyful Music Improve Vascular Health?  (Circulation. 2008;118:S_1148.)