Museo Nacional de la Muerte: la mirada mexicana al más allá

Museo_de_la_Muerte-_Aguascalientes.jpg
Muestra de la colección del Museo Nacional de la Muerte. Wikipedia / Foto por usuario Rockhevy1000 / Licencia CC BY-SA 3.0

La Muerte siempre ha sido un tema inquietante para el ser humano. A lo largo de la historia, cada cultura le ha dado su propia interpretación y significado como una manera de explicarse la vida misma. En el caso de México, la muerte es exorcizada a través del humor, la religión, y las tradiciones construidas a partir de la amalgama de elementos cristianos y prehispánicos.

Como era de esperarse, el arte y la cultura popular han transformado a la Muerte en expresiones pictóricas, escultóricas y artesanales que destacan el ingenio y la creatividad mexicana.

Entre las mayores colecciones del mundo relacionadas con este tema, se encuentra la del Museo Nacional de la Muerte, un espacio único en su tipo que exhibe las piezas adquiridas a lo largo de 50 años por el maestro grabador, Octavio Bajonero Gil, un hombre apasionado por las manifestaciones artísticas y populares en torno a la Muerte mexicana.

Este fantástico museo se encuentra en el Centro Cultural de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, dentro de un antiguo monasterio franciscano del siglo XVII. El museo se compone por siete salas dividas de acuerdo a la temporalidad y procedencia de sus piezas.

La colección del museo

El recorrido comienza en la sala dedicada a las piezas prehispánicas, donde el visitante puede acercarse a la cosmovisión mesoamericana a través de la dualidad vida – muerte.

Entre los objetos que destacan en esta exhibición se encuentra una enigmática calavera de cristal elaborada por la cultura mexica, la cual asombra por la finura de sus acabados, teniendo en cuenta que en la época prehispánica no se contaba con la tecnología que se tiene hoy en día para trabajar este tipo de material.

La creencia sobe los supuestos poderes sobrenaturales de la calavera de cristal ha generado una gran expectativa alrededor de esta pieza.

Otros ejemplos de objetos admirables dentro la sala prehispánica son una figura bicéfala que representa la vida y la muerte, un cráneo ritual de origen teotihuacano recubierto con obsidiana, turquesa y jade, así como una vasija funeraria tlaxcalteca con grabados de tipo códice.

Al llegar a la segunda sala, la mirada se llena de colores y sensaciones ante la impresionante variedad de artesanías contemporáneas provenientes de diferentes regiones de México, como el caso de Michoacán, un estado famoso por su producción artesanal, el cual contribuye a la colección a través de piezas elaboradas en barro vidriado, entre las que destacan las figurillas creadas por el maestro artesano Juan Torres.

También se pueden apreciar máscaras rituales, árboles de la muerte, y piezas excelsas como la representación cadavérica de un guerrero Águila en posición de ataque, hecha en bronce plateado y mármol.

La tercera sala  aborda la etapa novohispana de México, aunque también incluye algunos objetos artesanales de manufactura contemporánea que hacen alusión a dicho periodo. En esta sección se aprecian piezas de arte sacro de los siglos XVI, XVII y XVIII, cuyas características,  las vuelven creaciones de gran valor artístico y conceptual.

Entre lo más destacado de esta colección está la figura de la Virgen de la Buena Muerte, una calavera en resina y barro procedente de Chiapas y una de las primeras representaciones hechas en América de un crucifijo.

La sala que culmina con la asombrosa exposición del Museo Nacional de la Muerte se centra en el arte contemporáneo.

En esta sección los visitantes tienen la posibilidad de ver reunidos en un solo lugar a los maestros mexicanos de las artes plásticas y gráficas a través de grabados y pinturas en las que el mismo Octavio Bajonero, José Guadalupe Posada y Francisco Toledo, hacen gala de su talento para ofrecer su propia interpretación de la muerte.

En tu próximo viaje a la ciudad de Aguascalientes no dejes pasar la oportunidad de vivir esta impresionante experiencia sensorial en el Museo Nacional de la Muerte.

 

Horario: martes a domingo de 10 am a 6 pm.

Ubicación: Jardín del Estudiante s/n, frente al centro comercial El Parían.  

Más información en el sitio web del museo.