Modo imperativo

Concepto y modelo de conjugación verbal

Hombre entrenando perros
 Westend61/Getty Images

El modo imperativo es uno de los modos verbales utilizados para expresar órdenes, mandatos, o deseos.

Ejemplos de enunciados imperativos

  • ¡Tranquilízate! Ya están por llegar tus padres
  • Recoge tus cosas y lárgate de aquí
  • ¡Calla! No tengo ganas de discutir contigo ahora
  • !Sentad ahora! La película está por comenzar

Características del modo imperativo

Las características de este modo verbal pueden resumirse de la siguiente manera:

  • Las órdenes solo pueden manifestarse cuando emisor y receptor coinciden en el tiempo presente. El aspecto temporal siempre hará referencia a un tiempo actual (Come tú, sentad vosotros), es imposible dar órdenes en un tiempo pasado o futuro
  • Conjugar en imperativo tiene el objetivo de producir una determinada reacción en el oyente. Cuando una persona, Juan por ejemplo, pide su hermana que baje el volumen de la música: !Dejad de fasdifiar¡, lo que pretende Juan es que lograr producir una determinada reacción en otros sujetos, específicamente, que esas personas abandonen lo que están haciendo.
  • Solo se conjugan en la segunda persona gramatical: segunda persona del singular y del plural. En los otros casos, coincide con el modelo de conjugación del subjuntivo

Similitudes entre el modo el imperativo y el subjuntivo

La principal relación entre estas dos formas de conjugación radica en que el subjuntivo tiene un carácter supletorio, ya que "completa" las demás formas verbales que el imperativo no posee.

Concretamente, se usan verbos en subjuntivo, pero en oraciones imperativas, en los siguientes tres casos:

Primera persona del plural

Los verbos en primera persona del subjuntivo pero usados como imperativos, expresan oraciones con ruegos o exhortaciones en las que el hablante también se incluye a sí mismo.

Ejemplos:

  • Volvamos adentro de la casa.
  • Caminemos más rápido para llegar a tiempo al evento.

Cuando se expresan ruego amables en lugar de ordenes

Cuando no se quiere expresar la dureza de una orden, y se prefiere utilizar lo que se denomina como el ruego amable, entonces debe conjugarse en la tercera persona del presente del subjuntivo, tanto en singular como en plural.

Ejemplo:

  • Por favor, vuelva usted

Como se puede apreciar en el ejemplo, vuelva, se halla matizado por la frase de ruego por favor, sin que de esa forma pierda su carácter imperativo.

Cuando se expresan órdenes negativas

Cuando las órdenes expresadas son negativas, es decir, imponen que se deje de hacer alguna cosa o no hacerlo, se utilizan todas las formas del presente del subjuntivo.

Ejemplos:

  • No caminen por esa calle
  • No vayan a ese lugar
  • No hablen en este momento

Las ordenes de este tipo pueden ser a menudo tomadas también como simples consejos o recomendaciones y no tanto como una imposición u orden.

Errores frecuentes en el uso del imperativo

Un error común al momento de crear las oraciones imperativas, es la utilización de infinitivos en vez de los verbos propios de este modo.

Ejemplo:

  • Por favor, hablar menos

Aunque es notable el carácter imperativo del enunciado anterior, es incorrecto el uso del infinitivo para dar órdenes a una persona en particular.

Solo se admite emplearlo cuando se trata de carteles, por ejemplo, "Hacer silencio" "No hablar".

Uso de enunciados imperativos en la publicidad

Luc Dupont, en su obra 1001 trucos publicitarios, habla del modo imperativo como una estrategia positiva en los anuncios.

El citado autor señala que este modo verbal tiene la característica especial de poder realizar sugerencias al oyente.

Ejemplos:

  • ¡Ahorre con nosotros!
  • ¡Apresure en aprender en nuestro instituto!
  • Participe de nuestra promoción
  • Economice sus gastos
  • Hágase experto en...