Moda y anorexia

Cómo puede afectar esa relación a las adolescentes

La modelo francesa Isabelle Caro, a la derecha en esta foto, sufrió anorexia desde los 13 años según contó ella misma. La joven que murió a los 28 años se convirtió en el rostro popular de esta enfermedad cuando la fotografió Oliviero Toscani en 2007.

Que la moda fomenta la anorexia es una realidad indiscutible. Las modelos extremadamente delgadas son lo habitual, algunas incluso con cuerpos claramente anoréxicos. Y eso a pesar de que en los últimos años varios países, empezando por España, han hecho un tímido intento por corregir esta situación.

Pero todo sigue más o menos igual. Lo que vemos es que tanto en las pasarelas de moda como en los anuncios publicitarios las mujeres, y los hombres también pero en mucha menor medida, que aparecen son de una delgadez extrema.
Y también es indiscutible que esas mismas modelos se han convertido en el espejo en el que se miran millones de adolescentes de todo el mundo.El resultado de esta situación es que los modelos que las adolescentes quieren imitar no son nada saludables para ellas. Y en un momento en el que el aumento de los trastornos de la alimentación, sobre todo la anorexia y la bulimia, están aumentando en todo el mundo eso hace que el riesgo sea aún mayor.Por eso es imprescindible que las y los adolescentes tengan suficiente información sobre la relación de la moda con la anorexia. Seguir la moda no es malo, incluso convertirse en lo que se conoce como fashion victim, o víctima de la moda, puede tener efectos positivos sobre los adolescentes. Pero es imprescindible que manejen la información suficiente como para que sean críticos con aquello que ven y siguen y para que eso no afecte de manera negativa a sus vidas.
Algunos conceptos que es bueno conocer sobre la delgadez de las modelos
  • No siempre son como las vemos. La inmensa mayoría de las modelos son muy delgadas. Pero también en muchos de los casos, las fotos que vemos en revistas y, sobre todo, en la publicidad, están retocadas informáticamente para hacerlas aparecer más bellas o más delgadas. Eso quiere decir que lo que estamos viendo no es la realidad. Y no solo eso, las modelos no representan a la mayoría de las mujeres. Las mujeres reales, prácticamente todas menos unas pocas, no son así. Y no por eso esas mujeres reales dejan de ser bellas.
  • La delgadez no es sinónimo de salud. Un cuerpo delgado no es necesariamente un cuerpo sano. Y la mayoría de las veces, un cuerpo extremadamente delgado no lo es.
  • La mayoría de las modelos no comen adecuadamente. Muchas modelos han reconocido públicamente que han sufrido o sufren anorexia. Pero en general, las modelos comen menos de lo que deberían y, desde luego, están obligadas a seguir dietas estrictas que no son nada divertidas. Cuando algunas de ellas declaran en entrevistas que comen de todo, que se alimentan de pizza o chocolate habitualmente, es radicalmente falso.
  • La belleza es mucho más que la delgadez. Lo primero que hace que un cuerpo sea hermoso es que esté sano. Es bueno cuidarse, alimentarse bien, hacer ejercicio y mantenerse en forma se tenga la edad que se tenga. Pero cuidarse adecuadamente significa también comer de todo y en la cantidad necesaria para que el cuerpo funcione. Y más durante la adolescencia, cuando el organismo necesita una energía extra. Es importante saber distinguir entre lo que es evitar el sobrepeso y seguir unas costumbres alimenticias que pueden ser peligrosas.
  • Los trastornos de la alimentación son muy graves. Se trata de enfermedades muy serias. En casos extremos, la anorexia puede ser mortal. Pero aunque las personas sobrevivan a una enfermedad como esta pueden sufrir sus secuelas de por vida. Imitar comportamientos que pueden conducir a ellas es una acción irresponsable y peligrosa. Y es importante que sean conscientes de que estar enfermo no es bello, ni agradable, ni divertido. Estar enfermo es doloroso tanto física como mentalmente.
    En esta cuestión de la relación de la moda con la anorexia lo que tenemos que conseguir es que los adolescentes sean críticos. Que sean capaces de observar el mundo con una mirada crítica que les permita diferenciar la realidad de lo que no lo es y que consiga que sus elecciones estén basadas en conceptos saludables para ellos. Infoslicia