Mis tips para comer sano y no engordar

Comer saludable ayuda a mejorar el ánimo y perder peso sin dejarse la salud

Trucos para comer sano y no engordar
Esta imagen es una representación de MyPlate, la guía de Nutrición publicada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Imagen LPETTET / Gettu Images

Siempre hablo de las recomendaciones generales para comer sano y no engordar. Sin embargo, no hablo de cuáles son mis trucos o mis hábitos de alimentación y ejercicio para mantenerme en un peso saludable y acorde con mi estatura y mi estilo de vida. Ahí van, espero que les sirva y puedan compartirlos para disfrutar de buena salud.

Zumo de limón y agua en ayunas

Leí en una ocasión que tomar un zumo de limón en ayunas podía reforzar el sistema depurativo natural de mi organismo.

He de decir que me resultó difícil acostumbrarme pero comprobé que es cierta esa teoría de que tras 21 días un gesto se convierte en un hábito. Y así fue. Cada mañana recién levantada tomo este brebaje que me ayuda a eliminar toxinas.

Desayuno para ponerme las pilas

Soy una glotona, lo confieso y hay ciertas comidas que me producen mucha satisfacción. Una de ellas es el desayuno. Uno de mis favoritos es la tostada de pan con cereales o nueces que compro en una famosa cadena de supermercados española o el que yo misma cocino con guacamole, aguacate o hummus. A veces no puedo resistir la tentación de untarla con crema de cacao y avellanas. Lo reservo solo a esos días que tengo prevista más actividad física. Acompaño la tostada con café con bebida de avena y no añado ningún edulcorante.

Batido de hortalizas o frutas y yogur a media mañana

Una sana costumbre que adquirido recientemente. Como no me sienta bien tomar fruta a primera hora de la mañana, decidí hacerlo como tentempié.

La fruta es un azúcar saludable y además aporta fibra. En ocasiones, según apetencia, tomo hortalizas frescas. Ayer, por ejemplo, preparé el zumo verde detox que toman las celebrities. Si tienen problemas de estreñimiento, tómenselo. Les vendrá bien. Además, te deja sacaciada. En mi caso añado yogur porque según los estudios es bueno para la salud y ayuda a adelgazar.

En la sección de Jugos y Licuados encontraréis algunos de los que voy probando.

Un plato único para comer

Es algo que me enseñó Francisco Grande Covián, el padre de la Nutrición en España y conocido internacionalmente. Fue leyendo su libro Nutrición y Salud que me di cuenta de que uno de los secretos para mantenerse sano y con un peso saludable es comer con el puño, es decir, pocas cantidades. También lo hacen los habitantes de las Islas Okinawa que tienen una dieta saludable para el corazón, que les ayuda mantenerse sanos y muchos de ellos traspasan la barrera de los 100 años. Eso sí, siempre tomo legumbres, cereales enteros o verduras. Si añado proteínas de origen animal, me limito a un filete pequeño de carne de ave o de pescado. Siempre cocino hervido, al vapor, al wok, a la plancha o al horno y añado la grasa justa pero siempre de aceite de oliva. Y todo ello lo junto en un plato único, como si fuera un combinado, así no me excedo en las cantidades.

El té de las cinco

Otro placer. En mi caso lo sustituyo por infusiones de menta o chocolate con especias. Realmente delicioso. Me gusta sentarme delante de mi ordenador mientras tomo a sorbos estas preparaciones calientes y picoteo un puñado de nueces, una galleta de avena o de trigo y, siempre, una fruta.

Se trata de una merienda cardiosaludable.

Ceno ligero

Cenar poco es vital para no engordar. De hecho, existen guías que limitan la ingesta en la cena a 500 calorías. Yo suelo tomar 1 1/4 de taza (unos 100 gramos) de verduras al vapor, una sopa tradicional de pollo con pasta integral, una ensalada verde de espinacas con granada o de lechuga con manzana siempre sazonadas con levadura de cerveza rica en ácido fólico. Completo el menú con un huevo cocido, una omelette o dos lonchas de queso fresco. A veces termino con fruta. Antes de acostarme siempre me tomo una infusión o un vaso de leche.

Ejercicio físico, que no falte

La actividad forma parte de mi vida cotidiana porque, afortunadamente, convivo con dos perros. Son ellos quienes me sacan a mí y me obligan a caminar rápido todos los días entre una hora y media y dos horas.

Y se trata de un hábito saludable que me ayuda a mantener el peso perdido. Cierto que tengo que madrugar y que cuando hace frío da mucha pereza, pero el ejercicio físico moderado y regular genera endorfinas, las hormonas responsables del placer y te hace sentir muy bien. Además ayuda a quemar calorías y a mantener el peso saludable.

 

Siempre tengo una botella de agua al lado

El agua también forma parte de mi rutina porque beber agua es bueno para la salud. Suelo tomar 1 litro y medio porque los dos litros los completo con el líquido de los alimentos que ingiero a lo largo del día (smoothies, frutas, verduras, sopas, leche, infusiones...).

 

Conclusión:

Como ven, mis trucos son de sobra conocidos. De hecho, ya he mencionado alguno en mis 8 tips para comer sano y no engordar. Todos ellos están sustentados por múltiples estudios que recuerdan que comer variado, verde y en pocas cantidades ayuda a mantenerse saludable y combatir la obesidad.

Los smoothies, además, proporcionan vitaminas y minerales que mejoran el aspecto de la piel por lo que, sin convertirme en una smoothie-adicta, intento tomarlos todos los días.

Todos estos tips me resultan de gran utilidad. Son sencillos, no suponen un gran desembolso econónimo y muy saludables. Por eso les he dedicado un espacio en esta web. 

¡Salud!