Miércoles milagrosos: Comunícate con tu ángel de la Guarda

¿Te gustaría conocer a tu Ángel de la Guarda? Hace un tiempo leí un libro titulado Los ángeles: Maestros de luz y conciencia por Lilia Reyes Spíndola donde la autora cuenta su propia historia con su ángel y dice que si no sabes el nombre de tu ángel, puedes preguntárselo. Entonces lo intenté... pero nada. No conseguí ni siquiera una idea imaginaria de un nombre. Pasaron los meses, y escribí el artículo ¿Cuál es el nombre de tu ángel?

, pero seguí sintiendo que no lograba averiguar el nombre de mi ángel. Hasta que la semana pasada, no estoy segura de por qué, decidí escribir un artículo titulado El Ángel de la Guarda.

Mientras escribía el artículo, intenté contestar la pregunta "¿cómo puedo comunicarme con mi Ángel de la Guarda?" y encontré varios métodos para hacerlo. Pero seguía pensando que no podía escribir de algo que yo misma no pudiera comprobar. Esa noche, decidí preguntarle, una vez más, su nombre a mi Ángel de la Guarda.

Pero nada pasó... o casi nada. Le pedí una señal cuando estaba en ese momento entre el sueño y la realidad, y de momento sentí que me acariciaban la nuca. Me desperté y miré a ver si era mi esposo, pero él estaba durmiendo del otro lado y no se había movido. Eso fue todo, y es fácil atribuírselo a algún movimiento que yo no hubiera percibido.

La siguiente noche, mientras escribía otro artículo, seguí en busca de una respuesta.

De esa búsqueda salió el artículo Cómo contactar a tu ángel guardián. Y aunque había leído mucho e investigado bastante, aún me sentía inconforme por no poder escribir por experiencia propia.

Acababa de borrar del artículo todo un párrafo. Decía que una manera de contactar al ángel guardián era a través de tu talento o pasión.

Decía algo así como "si te gusta pintar, píntalo; si te gusta, bailar, baila con él; si te gusta escribir, escríbele una carta...".

Borré el párrafo porque me había pasado del número de palabras recomendado y no quería hacer un artículo demasiado largo o difícil de leer. Como no había leído en ningún lado eso de "si te gusta pintar, píntalo" se lo atribuí a mi imaginación, olvidando que acababa de escribir que los ángeles se comunican a través de... ¡la imaginación!

No es que no crea en mis propias intuiciones, pero sentí que tal vez estaba exagerando. ¿Funcionaría realmente esa idea? He leído en varios libros y artículos lo de escribir una carta al ángel guardián, pero nunca lo de pintarlo o bailar con él, aunque son ideas relacionadas.

Entonces guardé el artículo que estaba escribiendo y, de pronto, sentí un impulso muy fuerte de levantarme y empezar a dibujar. Saqué un lienzo y comencé, y poco a poco fue apareciendo una cara similar a las que siempre pinto, pero a la vez diferente. Y en mi mente percibí un nombre: Yulian.

Me hizo sonreír porque mi hijo se llama Julián. Yulian, como se pronuncia en inglés, no es el nombre que yo me esperaba. El ángel me estaba mirando desde el lienzo con una expresión tan tranquila que casi sonreía.

Parecía querer decirme que era tímido. Y también que a mí se me hacía difícil aceptar otro nombre y que por eso me daba el nombre que yo podía reconocer.

Y así fue como conocí a Yulian, quien por ahora es rubio con los ojos grandes y amarillentos. Yulian está casi terminado y lleva puesta una capa rosada. Sus alas son fucsia y anaranjadas. Claro, no es que tenga alas de verdad, sino que, al igual que el familiar nombre, quiere darme una imagen que yo reconozca para que hacerme saber cómo es realmente: generoso, paciente, dispuesto a todo. La imagen es solo su análogo, su ser es mucho más de lo que yo jamás podría pintar.

Es posible que Yulian me estuviera dictando imágenes todo este tiempo sin que yo reconociera hasta ahora su presencia. La autora del libro tenía razón: sólo hace falta llamar a tu ángel y preguntarle su nombre.

Y ahora yo puedo decirte, por experiencia propia, que "si te gusta pintar, píntalo; si te gusta, bailar, baila con él; si te gusta escribir, escríbele una carta...". Entra en la onda de tu ángel. Vuélvete un ángel con sentimientos de amor, paz, vida interior. Entonces los dos mundos serán uno, y le darás la oportunidad a tu ángel de hacerse sentir.

Los ángeles, como descubrirás en el artículo "Cómo contactar a tu ángel guardián", se comunican a través de dos aspectos de nuestra humanidad: los sentidos y la imaginación. ¡Te invito a descubrir lo que estas frases significan cuando se trata de conocer, y reconocer, a tu Ángel de la Guarda!

¿Te gustaría estar al tanto de los nuevos artículos que se publican en Ángeles y milagros?
¡Conéctate en Twitter o Facebook!