“Mi madre no entiende nada”

Angry_Talk_-Comic_Style.svg.png
Stefan-Xp

El siguiente texto describe la conflictiva relación de una adolescente con su madre:

“Aggggg. No sé qué hacer. No sé cómo explicarle que me deje en paz. No puedo más. Mi madre está todo el tiempo encima de mí. Todo el tiempo quejándose de que no le hago caso, de que no me comporto bien, de que no me entiende. Pero la que no entiende nada es ella.

Acabo de tener una discusión fenomenal con ella. Todo ha empezado porque tardé cinco minutos en empezar a poner la mesa para la cena. Intenté explicarle que estaba hablando por teléfono. Pero, no. Ella no lo entiende. Me gritó que siempre estoy hablando por el celular, que nunca tengo tiempo para la familia, que solo pienso en mí… Siempre me dice las mismas cosas, siempre!!!!!

Discutimos todo el rato. Por todo. Hay veces que creo que no me quiere, que le molesto. La verdad es que luego se me pasa. Porque es verdad que hay veces, algunas que nos llevamos bien.

Este fin de semana, por ejemplo. Nos fuimos las dos de compras y todo fue bien. Incluso súper bien. Charlamos y nos reímos. Y compramos ropa para las dos. Yo le ayudé a elegir la suya y ella, la mía. No sé por qué no puede ser siempre así. Pero no lo es.

Hay veces que me dice una cosa que me pone frenética: “Yo también fui adolescente”. Cuando dice eso pienso que es imposible que ella haya sentido lo que yo siento ahora pero pienso también que me echa toda la culpa a mí y no se da cuenta de que si nos llevamos mal es asunto de las dos.

Reconozco que a veces no le hago caso pero ella no reconoce nunca que a veces se pone insoportable. No me escucha. En ocasiones intento explicarle algo, por qué he hecho algo de una forma o por qué no he hecho algo que me pidió y no me deja. Se pone a gritar, a decirme que soy una egoísta, que solo pienso en mí, que me creo que vivo en un hotel.

Esas veces estoy deseando que llegue el momento de ir a la universidad. De salir de la casa y alejarme de ella. Casi siempre se me pasa y luego siento haber pensado esas cosas. Decido que voy a intentar llevarme mejor con ella y justo cuando lo estoy intentando, vuelve a decirme alguna cosa de esas y otra vez estamos discutiendo.

La verdad es que no me pasa a mí sola. Les pasa igual a casi todas mis amigas. Sus madres son como la mía, entrometidas. Así que estamos todas igual. No sé cómo podemos ser tan distintas si somos madre e hija, pero lo somos, completamente diferentes. Algún día, cuando tenga una hija me comportaré de otra forma con ella. La entenderé y la dejaré que sea tal y como sea, no intentaré cambiarla".

Puedes encontrar información sobre cómo solucionar algunos de los problemas que se plantean en este texto en los siguientes enlaces: Mi hija me odia, Aprende a negociar con tus hijos, Cómo conseguir que vuestra relación no sea un desastre, Qué hacer cuando tu hijo adolescente se enfrenta a ti.