Mi hijo está gordito: ¿Cómo puedo ayudarlo?

Lo que podemos hacer nosotras

Niño latino gordito
Mi hijo está gordito: ¿Cómo puedo ayudarle?. Getty Images © Gary S Chapman

La obesidad es un problema mundial que en países como Estados Unidos sufre un porcentaje elevadísimo de nuestros hijos. 

Por el tipo de alimentación que tenemos los latinos en la que se come tanto hidrato de carbono tendríamos que tener cuidado a la hora de organizar los menús de la familia. Lo hidratos son imprescindibles, pero si tomamos demasiados lo almacenamos en forma de grasa, pero es que además hoy en día el nivel de azúcar que están tomando nuestros hijoses gigantesco comparado con lo que tomamos nosotras de pequeñas.

En marzo del 2015 la Organización Mundial de la Salud, recomendó que la ingesta de azúcar fuera  mucho de un 10% diario y que para que no influyera en nuestra salud, no debería superar el 5%.

Si durante cinco días apuntamos todo lo que comen nuestros hijos, veremos la cantidad de ocasiones en las que han ingerido azúcar porque además la mayoría de los alimentos que compramos actualmente en el supermercado y que no son productos frescos lo contienen ya que los hace más agradables al paladar.

Recuerde que el que nuestro hijo este gordito sólo es la señal que la mala alimentación y un posible sedentarismo están dando y permite que nos demos cuenta de los problemas que desde ya ese sobrepeso está trayendo a nuestro hijo.

Además de llevarle a un nutricionista que se organice su alimentación, aquí tienes 5 ideas para ayudarle desde ya:

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

 

  • Hogar limpio de tentaciones: Deje de comprar el máximo posible de alimentos procesados. Intente que en su hogar primen los alimentos más naturales como verduras, cereales y proteínas frescos. Olviden los productos lácteos con sabores, el pan procesado. Todo lleva azúcar, todo.
  • Lo excepcional, fuera de casa: No se trata de que su hijo ya no pueda probar nada tan divertido como unas patatas fritas o un helado, pero déjelo siempre que sea algo excepcional, una especie de cheat meal como nos recomienda Sascha Fitness a los adultos. Recuerde que en su vida normal debe estar alimentando bien comida lo más sana posible. Todo lo demás es excepcional, repítaselo a él y repíteselo a usted misma.
  • Nunca le diga que está gordito: Hable de lo importante que es estar en nuestro peso siempre como una cuestión de salud y no de estética. Para ello, eso usted es la primera que no debe andar delante de sus hijos hablando de si está delgada o gorda, ya que eso puede hacerles a ellos plantearse esta importante cuestión de salud como algo simplemente estético. 
  • Limite el juego sedentario: Si por los niños fuera, pasarían la mayoría de las horas del día viendo la televisión o jugando con algún dispositivo digital. Aunque también les guste el juego físico, ese mundo artificial tiene algo que los absorbey usted como adulto es la persona que debe poner límites drásticos a la posibilidad de que pasen muchas horas sentados jugando o viendo la televisión. Una idea por ejemplo es un máximo de una hora de tv los días en los que hay escuela y una hora extra los fines de semana dedicada a los juegos digitales que elija. 
  • Cuídese usted misma: Somos el espejo donde se miran nuestros hijos aunque al crecer puedan intentar parecerse lo menos posible a nosotros, pero algo de lo que han visto que nosotros hacemos y sus resultados tenemos que dar por seguro que acabará por salir. Tener una madre preocupada por lograr una buena salud y estar en forma, puede hacerle entender la importancia de cuidar su propio cuerpo. Sería ideal que practicaran algún tipo de ejercicio juntos y si ello no es posible, al menos hagan el mayor número posible de actividades de ocio al aire libre.