Mezquita-catedral de Córdoba

01
de 07

Patio de los naranjos

Photo © Patio de los Naranjos, Mezquita de Córdoba / Carlos Modonese

Ligado a la construcción de la mezquita, en el año 786, es el patio más antiguo de la ciudad.
Un lugar fresco y cómodo por sus grandes dimensiones (130 metros de largo por 50 de ancho), donde es muy agradable para todos los visitantes de Córdoba hacer una parada de descanso. No hace falta pagar para entrar.
Aquí, bajo las sombras de palmeras y olivos, los musulmanes solían hacer sus abluciones, el ritual de purificación de lavarse antes de entrar a rezar.
Los cristianos, posteriormente, plantarían los naranjos que dan nombre al patio. Entre ellos podrás ver que sobresale una torre campanario de estilo barroco, que mide 93 metros, y que encierra el antiguo minarete, donde por varios siglos, cinco veces al día, el almuédano llamaba a los fieles a la mezquita para rezar mirando a la Meca.

Mezquita-catedral de Córdoba: Horarios, precios, cómo llegar, ¡todo!

02
de 07

Arcos y columnas de la Mezquita de Córdoba

Photo © Mezquita de Córdoba / Carlos Modonese

Después de estar en un bosque de naranjos, lo primero que verás al entrar es un bosque de 850 arcos y columnas de granito, jaspe y mármol, que sostienen el techo de la mezquita.
Te recomiendo que tomes unos minutos para contemplarlo. La forma en que están colocadas producen un efecto de infinito, que busca reflejar la inmensidad y complejidad de la creación de Alá.
¿Cómo sostener un techo tan alto con columnas tan finas?
Las 850 columnas poseen doble arco, un arco de medio punto románico sobre un arco de herradura califal, heredado de los visigodos. Podemos ver, pues, que los árabes supieron dar, con maestría y buen gusto, una hermosa solución a este problema práctico de arquitectura.
La mayoría de las columnas y capiteles fueron hechas reciclando el material de antiguos templos romanos y visigodos.

03
de 07

Ruinas visigodas

Photo © Ruinas visigodas, Mézquita de Córdoba / Carlos Modonese

Si sigues caminando, verás en el rincón ubicado a la derecha del Mihrab, restos de piedras talladas con motivos cristianos de la iglesia de San Vicente, perteneciente al período visigodo (siglo V).
Abderramán I, el emir omeya, compró la iglesia a sus súbditos cristianos antes de nivelar el terreno y levantar la mezquita.
De piedras como estas, donde primero borraron las escenas cristianas, se sirvieron los árabes para hacer las columnas de la mezquita.
Al lado de estas ruinas hay un baño escondido, desde donde tendrás una buena vista de los exteriores de la mezquita.

04
de 07

Mihrab

Photo © Mezquita de Córdoba / Carlos Modonese

La exquisita decoración del Mihrab fue responsabilidad de Al-Hakam II, quien la construyó a mediados del siglo X.
Este es el punto más importante de la mezquita, el equivalente al altar de las iglesias cristianas. Bajo este arco dorado el imán, el lider religioso musulmán, leía las escrituras del Corán y daba los sermones a alrededor de 20,000 fieles, que se arrodillaban frente a este nicho para ofrecer sus oraciones. Aún se puede ver las losas desgastadas con las rodillas de los fieles.
La atmósfera de este lugar nos permite imaginar a esa multitud de personas meciendo su cuerpo hacia adelante y posando sus cabezas en el suelo, diciendo las siguientes palabras: "Allahu akbar, l'illa a il Allah, Muhammad rasul Allah", que quiere decir, "Alá es grande, no hay más Dios que Alá, y Mahoma es su profeta".

05
de 07

Cúpula de la catedral

Photo © Cúpula de la catedral / Carlos Modonese

El 1523 el obispo de Córdoba propuso construir una catedral dentro de la mezquita, pero dicha propuesta fue rechazada por el ayuntamiento. No obstante, el rey Carlos V estuvo de acuerdo con su levantamiento, como símbolo de la cristiandad dentro del más importante templo musulmán.
Hay una leyenda acerca de esto; cuenta que cuando el monarca vio la obra terminada comentó que se había destruido algo único para construir algo ordinario.
La imponente estructura, de estilo gótico tardío, te hará percibir que te has transportado a un lugar lejos de la mezquita. Esto fue hecho con el propósito de hacer sentir a los visitantes el triunfo del cristianismo sobre el islam. De ahí que tenga sentido que fuese levantada justo en medio del bosque de columnas que sostienen el techo árabe original, que llega a los 9 metros, mientras que el imponente techo de la catedral bordea los 40 metros.

06
de 07

Mosaico romano

Photo © Mosaico romano / Carlos Modonese

Como ya te había comentado líneas arriba, en este mismo lugar se había levantado una iglesia cristiana durante el período romano tardío. De hecho, a sólo cinco columnas de la entrada, una barandilla de madera señala un hueco donde a través de un vidrio, podrás apreciar un mosaico romano que pertenecía a la iglesia original.
Durante el período romano, Córdoba fue la ciudad más importante del sur de Hispania

07
de 07

El coro de la catedral

Photo © Coro de la catedral, Córdoba / Carlos Modonese

La sillería del coro de la catedral es de estilo barroco y fue añadida en 1750.
Cada una de las 109 sillas, talladas en caoba de América, muestra una escena de la Biblia. En un lado son imágenes de la vida de María y en el otro de la vida de Jesús.

Fuentes

- DK Eyewitness Travel Guide, Spain.
- Rick Steve´s SPAIN. Avalon Travel.