Métodos para calcar dibujos y otras imágenes

5 maneras de calcar un dibujo

Calcar dibujos es una técnica tradicional para copiar imágenes que sirve para reproducir manualmente las líneas de un dibujo en un nuevo soporte con fidelidad y rápidez.

Dependiendo de las circunstancias y el resultado que se quiera obtener, calcar una imagen puede ser una opción más ventajosa que dibujar a mano alzada. Al calcar un dibujo se ahorra tiempo, se consigue una copia a escala de los elementos seleccionados de la imagen original y permite realizar un dibujo lineal proporcionado a quien no sabe dibujar.

Métodos para calcar dibujos

Existen multitud de métodos para calcar dibujos y distintas variaciones de estos. No hay un método que sea mejor que otros per se. Todos tienen sus pros y sus contras y serán más o menos útiles según tus necesidades específicas para cada proyecto.

01
de 05

Papel carbón

papel carbón
 Imagen cortesía de Amazon

El papel carbón (también conocido como papel de calco en algunos países) es una lámina fina tamaño A4 con una de sus caras cubierta de carbón, cera o tinta, material que se desprende al contacto con otro soporte compatible si se ejerce presión entre ambos.

Este proceso consta por lo general de tres partes: La imagen original, el papel carbón y el soporte. Se juntan los tres en ese orden con la imagen a reproducir bocarriba y el lado que mancha del papel carbón bocabajo orientado hacia el soporte final.

Lo mejor que tiene este sistema para copiar imágenes escala 1:1 es lo sencillo que resulta hacerte el papel carbón tu mismo. Solo necesitas cubrir un papel con un material graso como por ejemplo grafito blando (un lápiz B). Si la imagen original te lo permite puedes manchar directamente su trasera. Y es que con este sistema la mayor pega es que la imagen original se daña al repasarla.

Otras desventajas son que no puedes ver directamente qué estás dibujando y necesitas presionar más que con otros métodos, lo cual puede provocar marcas irreversibles en el soporte final.

02
de 05

Papel cebolla

papel cebolla
Imagen cortesía de Amazon 

Las láminas de papel cebolla (también conocido como papel de calco o vegetal en otros países) se venden en distintos tamaños. La característica que lo diferencia de otros papeles es que es translúcido, lo cual te permite copiar la imagen que se ponga debajo a escala 1:1 directamente sobre este papel.

03
de 05

Mesa de luz

Mesa de luz
 Imagen cortesía de Amazon

La mesa de luz es la versión profesional de calcar una imagen en una ventana cuando entra mucha luz. Consiste en una mesa con una fuente de luz eléctrica potente en su interior y una superficie translúcida para permitir el paso de la luz con intensidad. Sobre la mesa se apoya primero el original que se quiere copiar a escala 1:1 y encima el papel sobre el que se quiere reproducir.

Siempre que sea de día, haya suficiente luz natural y tu herramienta de dibujo no se resienta, puedes calcar en una ventana; pero si tienes mucho que copiar, dibujar en esa posición forzada no es lo más cómodo ni lo más práctico. Otra alternativa socorrida es dibujar sobre una mesa de cristal normal y corriente e iluminarla por debajo con un foco de luz portable.

04
de 05

Proyector

Proyeccion
 WIN-Initiative/Getty Images

Básicamente hay dos tipos de proyectores de imágenes fijas: los proyectores de opacos y de transparencias. El proyector de transparencias requiere que la imagen que se va a copiar haya sido calcada con anterioridad en un acetato transparente por ejemplo, mientras que el proyector de opacos puede reproducir la imagen original.

Las principales ventajas de los proyectores es que una imagen pequeña se puede reproducir a otra escala mucho mayor variando la distancia a la que se fije el proyector con respecto a la superficie final, el original no sufre ningún daño, se observa directamente el resultado y se puede reproducir el efecto óptico sobre superficies tridimensionales.

Las mayores desventajas son que necesitan electricidad y un área a oscuras y que hay que tener cuidado evitando las distorsiones del propio proyector o si la proyección no es paralela al soporte.

05
de 05

Cámara lúcida

Camara lucida
 Imagen cortesía de Amazon

La cámara lúcida es otro dispositivo óptico que permite visualizar simultáneamente a través de una lente tu dibujo y la escena que quieres copiar. Para empezar se usa más en el dibujo del natural, aunque sí se desea también se puede emplear para copiar dibujos. Es decir, además de imágenes bidimensionales, también sirve para copiar objetos tridimensionales. Además no requiere electricidad (funciona con un sistema de lentes y espejos), ni estar a oscuras.

Las desventajas es que las cámaras lúcidas (como los proyectores) son aparatosas, tanto el modelo como el dibujante han de estarse bien quietos para que el resultado sea armónico y fiel a la realidad. Para varias la escala el dibujante se tendrá que acercar o alejar con el aparato y el soporte. De nuevo, hay que tener cuidado con las distorsiones si los ángulos entre la cámara y el soporte no son paralelos.