Meryl Streep y Don Gummer, 34 años de pareja

Un matrimonio de película fuera de la pantalla

Meryl Streep and Don Gummer on the 84th Academy Award. Kevin Winter

Meryl Streep acaba de ganar otro premio Óscar como mejor actriz en los 84th Academy Awards. Es indiscutiblemente una gran actriz que nos deja a todos sin respiración una y otra vez en cada una de sus actuaciones.

Pero detrás de una mega estrella como ella hay también una mujer. Meryl Streep es una esposa y madre celosa de su intimidad. Quizá el suyo con Don Gummer sea uno de los matrimonios más sólidos y reales dentro del mundo de Hollywood.

"Mi esposo entiende mi compulsión a crear cosas todo el tiempo. Con alguien que tuviera un trabajo normal me hubiera sido mucho más difícil poder compartir esos impulsos creativos y la necesidad inmediata de satisfacerlos… creo que el secreto está en tener una pareja que entiende y comparte lo que aprecias en la vida". Revista Parade Magazine. Mayo, 2006.

Primera pareja de Meryl Streep

Don Gummer no fue la primera pareja con la que Meryl convivió. En 1976 conoció en Nueva York a John Cazale, actor que intervino en la película El Padrino, 14 años mayor que ella. Se enamoraron y se fueron a vivir juntos al departamento de John, pero no llegaron a casarse aunque sí a comprometerse porque a John le diagnosticaron en 1977 un cáncer de huesos. Meryl dejó su carrera temporalmente, como haría después para ocuparse de sus hijos, para cuidarle y estar a su lado hasta su fallecimiento, en marzo de 1978.

Don Gummer, el escultor

Cuando John murió, Meryl no sentía ganas ni fuerzas para volver a vivir al departamento de John, donde habían vivido juntos. Era demasiado doloroso. El hermano de Meryl, Harry, le sugirió que se mudara al estudio de su amigo Don Gummer, un escultor, mientras este estaba de vacaciones.

Fue el destino. Cuando Don regresó de su viaje encontró su hogar perfectamente cuidado por la que sería su esposa. Meryl y Don se conocieron, se hicieron amigos, se enamoraron y en septiembre de 1978 se casaron en la intimidad de la casa de los padres de ella en Mason's Island, Connecticut.

1978 se convirtió en uno de los años más dolorosos y más felices de la actriz. Pareciera que la vida hubiera querido premiar su compromiso y el apoyo que Meryl tuvo con John, haciendo que su vida se cruzara con la de Don, para siempre, en tan corto tiempo.

Los hijos y un matrimonio feliz

En 1979 hicieron una ceremonia de boda sencilla con amigos y familiares. Este año también fue muy significativo para la pareja porque, al margen de un premio Óscar y un Globo de Oro por la película "Kramer contra Kramer", el premio más grande que tuvo este matrimonio fue el nacimiento de su primer hijo Henry.

Cuando nació su segunda hija, Mary Willa, toda la familia se trasladó a un enorme rancho en Connecticut, en la costa este de EE.UU., lejos de Los Ángeles, para que la familia no fuera asediada por los medios y pudiera preservar su intimidad y una cierta normalidad en su vida privada.

Meryl y Don nunca han posado como otras celebridades para las revistas, son celosos de su vida fuera de Hollywood.

Han sabido combinar ambas facetas artísticas con sus roles como esposos y padres.

De hecho, Meryl rueda una película al año, de ser posible en verano, para pasar más tiempo con los suyos.

En 1986 nació su tercera hija, Grace Jane, y Meryl se dedicó casi por completo a su familia, retirándose parcialmente de la vida pública. En 1991 nació su última hija, Louisa Jacobson.

Meryl Streep y Don Gummer han construido una de las parejas más sólidas y de más larga data en Hollywood, casi 34 años de matrimonio. ¿El secreto? Compartir la pasión por sus carreras, acompañarse, pero no alejarse nunca de lo más importante, su relación de pareja y la familia que han creado alrededor de la misma.