Meriendas para diabéticos

Refrigerios saludables bajos en calorías que ayudan al control de la glucosa

Meriendas saludables para diabéticos
Empacar meriendas saludables en porciones hace más fácil tu dieta y evitas episodios de hipoglucemia. Foto © Getty Images

Las meriendas son parte importante en la dieta. Los refrigerios ayudan a mantener tu glucosa estable entre comidas, antes y durante el ejercicio y evitan episodios de hipoglucemia. La selección de meriendas debe ser nutritiva y variada. Son muchas las opciones, no tiene que ser aburrido ni desabrido.

La palabra dieta o plan alimentario usualmente NO se asocia a alimentos sabrosos. Pero si vives con diabetes son muchas las opciones nutritivas y ricas al paladar.

A continuación algunas opciones para que disfrutes tu dieta.

Batidos de fruta

Antes de que las frutas frescas se echen a perder, quítales la piel, córtalas en trozos y congélalas. Cuando tengas un antojo de algo dulce prepara un batido de frutas licuando las frutas que tengas con 6 onzas de yogur sin azúcar y bajo en grasa. Las fresas, bananas y mangos son muy buenos porque son naturalmente dulces.

Si no toleras la lactosa, prepara el batido con seis onzas de leche de almendras y hielo. Otra versión más cremosa que puede servir como postre es preparándola con helado de vainilla bajo en grasa y sin azúcar. 

Vegetales frescos

Toma un momento durante la semana para lavar, cortar y empacar vegetales, así los tendrás a la mano en la oficina o donde te encuentres. Las zanahorias, los chícharos (sugar snap peas), las tiras de pimiento rojo, las rodajas de pepino y los tallos de calabacín son algunos ejemplos.

¿Quires añadir proteína? Empaca hummus de garbanzo para que lo uses como aderezo de tus vegetales. 

Sándwiches

Como merienda, desayuno o hasta almuerzo, el sándwich de crema de maní o crema de almendras combina granos enteros, frutas y nueces. Te recomiendo que lo sirvas en pan de grano entero para que te beneficies de la fibra, o en galletas de arroz para una versión libre de gluten si tienes intolerancia al gluten.

Las nueces son ricas en proteína, por lo que ayudan a manejar el hambre. Los ácidos grasos omega-3 te protegen de las enfermedades del corazón. En lugar de usar jalea, rebana media banana para añadir dulzor.

Nueces, almendras y avellanas

Las semillas y nueces aportan ácidos grasos poliinsaturados que ayudan a mantener el azúcar en la sangre estable. Empaca 1/4 taza de nueces junto a arándanos secos o pasas. También puedes añadir semillas de calabaza o de girasol para variar las texturas y el sabor. Esta merienda la puedes llevar contigo a donde sea, satisface el hambre hasta la siguiente comida y cuida tu diabetes.

Café con leche

¡Buenas noticias para los amantes del café! Sí, el café puede ser una merienda que satisface hasta la siguiente comida. Un café con 8 onzas de leche descremada tiene sólo 100 calorías y 15 gramos de carbohidratos, aporta calcio y vitamina D a tu dieta.

Pop corn

Las palomitas de maíz son granos enteros ricos en fibra y minerales, entre ellos se destaca el magnesio. Para una versión más saludable de esta merienda, omite la sal y la mantequilla y dale sabor con ajo en polvo o chile en polvo. 

Recursos

"Snacking when you have diabetes". MedlinePlus. U.S. National Library of Medicine.

NIH. Actualizado: 25 de octubre 2014. Accedido: 7 de marzo de 2016.