Mensaje de los ángeles: Tecnología, productividad y metas

¿Qué te dicen los ángeles cuando los escuchas?

Visualización de Internet
Visualización de conexiones de Internet. "Internet map 1024 - transparent" by The Opte Project. Licensed under CC BY 2.5

Tal vez hayas notado que hace un tiempo que el correo electrónico y las redes sociales se han convertido para mucha gente en fuentes de ansiedad y desasosiego. La cantidad de información es más de lo que el alma humana puede manejar, especialmente para las personas empáticas, que solo con leer unas palabras pueden adquirir la emoción con que fueron escritas. 

¿Cuál es el papel de la tecnología en la vida de la persona espiritual?

¿Crea más ansiedad que soluciones? El artículo "Escucha a los ángeles" menciona que:

"El gran problema no es la tecnología, sino la propensión humana al vicio. Tienes tiempo libre y abres alguna de las redes sociales. Lees, miras, te enteras, te vuelves una presencia invisible que juzga e interpreta los juicios e interpretaciones de tus amigos."

Los ángeles tienen mucho que decir cuando se trata de la manera en que empleamos nuestro tiempo. Aunque ellos no experimentan el tiempo igual que los seres humanos, comprenden el gran sentido de urgencia que nos provoca. 

La mayoría de la gente desperdicia este valioso recurso y lo emplea en actividades que exterminan la alegría, la energía positiva y la evolución espiritual. Luego, la pérdida de tiempo provoca ataques de ansiedad y depresión, no solo por las emociones recogidas en el proceso sino también por la acumulación de tareas necesarias para realizar la misión de vida personal y la urgencia creciente que provoca esta situación.

 

¿Cómo evitar el vicio de mirar el correo electrónico cada 5 minutos, conectarte a las redes sociales, ver cada mensaje y contestarlo…? ¿Cómo tomar control de la tecnología para que sea un aliado en la realización de tu misión de vida? Tras un ejercicio de meditación para escuchar a los ángeles, surgieron los siguientes consejos:

  • Crea una rutina positiva para comenzar el día. Levántate a la misma hora todos los días y comienza con unos minutos de meditación. Pide guía y ayuda para el día que estás por vivir. Siente la presencia de los ángeles a tu alrededor. Ponte a su disposición. No te permitas ver el correo electrónico o las redes sociales hasta que te hayas centrado, establecido un plan para el día y nutrido cuerpo y alma. 
  • Sé persistente. Si fallas, haz una oración, pide ayuda para retomar tu rutina, y comienza de nuevo. Los ángeles te sostienen.
  • Sé consistente. Realiza las mismas acciones cada día hasta que se hagan automáticas y no necesites tomar decisiones al comienzo del día. Establece un ritual que comience cuando te levantas.
  • Toma control. No permitas que nadie dicte lo que te conviene. Solo tú sabes cuáles son tus ritmos naturales. Si tu energía es mejor en la mañana, dedica esas horas a las tareas que tengan que ver con tu misión de vida mediante el trabajo que realizas. No dejes que nada ni nadie te manipule a través del correo electrónico o mensajes que puedas contestar después. 
  • Escribe. Mantén un cuaderno o calendario con las tareas que esperas realizar, los planes que deseas desarrollar y los compromisos que tienes. Es como escribir una carta a los ángeles. Todo lo que escribes será escuchado y se te brindará ayuda.
  • Crea primero, reacciona después. Ten fe en que tienes a tus guardianes protegiéndote durante los momentos que dedicas a crear. Crear no solo quiere decir hacer una obra de arte, sino también construir esos trabajos que requieren de tus pensamientos y soluciones únicas. Si está en tu vida, es importante. Todo aquello que requiera tu atención, pero no sea creativo, puede esperar unas horas más hasta que tu tarea más creativa del día esté terminada o haya progresado.
  • Trabaja en periodos de 90 minutos. Tu cuerpo físico requiere que pongas atención a sus ritmos circadianos. Es un reflejo del mundo espiritual. Hay tiempo para crear y hay tiempo para vivir en el silencio de Dios. Guarda el silencio de Dios y deja que tu cuerpo se regenere varias veces al día.

El trabajo que realizas cada día es parte de lo que viniste a hacer a este mundo.

Cuando tu rutina llegue a sentirse como un ritual, habrás entendido cómo la tecnología es una herramienta más para realizar tu gran trabajo en este mundo. 

Continúa escuchando a los ángeles: