Mejora el contenido para dispositivos móviles.

Estimula la lectura de tu blog desde dispositivos móviles

Los dispositivos móviles han desembarcado en el mundo de las comunicaciones en línea como la categoría de mayor crecimiento del mercado. De hecho, para este 2016, se espera que el número de usuario de Internet desde dispositivos móviles supere al número de conexiones desde computadoras personales con más de 2000 millones de usuarios en todo el mundo y ya es un realidad que los usuarios globales prefieren a los teléfonos celulares o a las tabletas para realizar transacciones interactivas como compras, suscripciones o revisar el estado de su cuenta bancaria.

Ante este escenario, lo blogueros y el resto de los desarrolladores web debemos estar al día de cómo han evolucionado las conductas de navegación desde este tipo de dispositivos y cuáles son los formatos preferidos de este tipo de internautas.

Antiguamente se creía que los usuarios de teléfonos celulares y tabletas preferían los contenidos cortos en donde preponderase la comunicación gráfica a partir de imágenes y video. De todas maneras la evolución de conductas de navegación demuestra que en la actualidad, los usuarios disfrutan de consumir contenidos largos desde las pantallas de sus teléfonos inteligentes porque pueden hacerlo en tiempo muertos. Esto quiere decir que en aquellos momentos en que acceder a una computadora personal resulta incómodo y no queda otra alternativa que esperar (en bancos, salas de espera del médico, durante el desayuno y las comidas para aquellos que viven solos, en el metro o en el bus), los teléfonos inteligentes se vuelven los aliados perfectos para la lectura de contenidos largos.

Estas son excelentes noticias para los blogueros porque nos confirma que nuestros contenidos pueden ser consumidos adecuadamente desde un teléfono y, por otra parte, que sin importar el rango etario, características demográficas y educativas, paulatinamente la navegación se va concentrando cada vez más en estos pequeños dispositivos.

Toda esta información coyuntural no hace más que confirmar la necesidad ineludible de adaptar todos los sitios web actuales a plataformas responsivas, no solo porque los motores de búsqueda están penalizando en jerarquización de resultados a aquellas páginas web que no contengan estas tecnologías, sino también porque una gran porción de tus seguidores te estarán visitando desde dispositivos móviles y tu contenido debe adaptarse a este tipo de lectura.

Con respecto al formato del contenido, hoy en día se ha comprobado que el esquema de atención del usuario pasó de centrar su atención del extremo superior izquierdo de la pantalla, para fijar su punto de mayor peso en el centro de la misma.

Los contenidos más efectivos han demostrado ser aquellos de títulos cortos, con introducciones concisas y efectivas y redactadas de manera simple, sin demasiadas ornamentaciones literarias, a partir de párrafos preferentemente cortos bien organizados. Si bien una publicación puede ser larga, superar las 3000 palabras y ser muy exitosa entre los lectores móviles, los rasgos presentados más arriba facilitan la interacción y ayudan a la lectura.

Por otro lado, ha cambiado sustancialmente la concepción de las imágenes decorativas en la presentación del contenido.

Antiguamente se pensaba que el valor de una buena imagen de presentación era transversal durante toda la navegación, pero el desarrollo de conductas de lectura y consumo de contenidos demuestra que, en piezas escritas, el usuario prefiere visualizar en sus dispositivos móviles solo texto y no distraerse con imágenes, publicidades o videos que se interpongan.

Por lo tanto, una buena imagen que grafique el contenido y estimule la lectura debe ser utilizada sólo en la presentación y en las piezas promocionales a utilizar en campañas publicitarias en sitios web de terceros y redes sociales, pero una vez captado el interés del lector no debemos interrumpir el texto con dichas imágenes.

Teniendo en cuenta estas simples premisas de adaptación de contenidos para dispositivos móviles y con la seguridad de que este tipo de usuario disfruta de lecturas largas, no queda más que asegurarnos que el formato de nuestro contenido responde a estas necesidades básicas para favorecernos del escenario actual de acceso al contenido en línea.