Medidas preventivas en caso de sismos y huracanes

Huracán golpeando la costa
Huracán golpeando la costa. Ian Cumming/Axiom Photographic Agency/Getty Images

Debido a la ubicación geográfica de México, existen regiones que son especialmente vulnerables ante fenómenos naturales como los huracanes y los sismos. Aquí te mostramos algunas recomendaciones que te pueden ayudar durante un imprevisto como estos al viajar por el país.

Huracanes

Los huracanes son ciclones tropicales que se presentan mayormente en el verano cuando las condiciones meteorológicas son favorables para su formación.

La intensidad de las tormentas se mide por grados, siendo el nivel 5 el más peligroso.

Las zonas más propensas a estas tormentas en México se localizan en toda la costa del Pacífico y el mar Caribe.

Aunque se vigila la trayectoria de las tormentas para salvaguardar vidas, es conveniente tener presentes las medidas de precaución si se está imposibilitado para salir del área de riesgo. En caso de huracán sigue estos consejos.

Antes de la tormenta:

  • Manténte al pendiente de los anuncios de las autoridades a través de los medios de comunicación. En caso de existir un anuncio de evacuación, sigue al pie de la letra las instrucciones del personal del hotel y las autoridades para dirigirte a los refugios señalados.
  • Evita la curiosidad antes de la llegada del ciclón y no te acerques a la playa; bajo estas condiciones el oleaje es impredecible y podría arrastrarte mar adentro.

Durante la tormenta:

  • Aléjate de ventanas y puertas, y sitúate en espacios dentro de la casa o el edificio que puedan protegerte de las corrientes de viento 
  • Durante el paso del ojo del huracán las ráfagas de viento disminuyen y todo regresa a una calma relativa. Aunque pareciera seguro salir del refugio, no lo hagas. Te expones al colapso de objetos debilitados como árboles, techos, postes de cableado eléctrico etc; además, la tormenta puede reiniciar en cualquier momento y te veras atrapado en ella.

    Después de la tormenta:

    • Posterior al paso del huracán espera los señalamientos de protección civil para salir del albergue de seguridad. Utiliza el teléfono solo para reportar emergencias, no bebas agua del grifo y evita los alimentos crudos.
    • Manténte alejado de las áreas de desastre, no transites por las calles a menos que estés seguro que son vías seguras. Evita cruzar puentes y carreteras en áreas afectadas.
    • No te acerques a estructuras que pudieran caer, evita pisar cables eléctricos, reporta de inmediato cualquier emergencia a las autoridades o a las brigadas de ayuda, y evita salir de noche.
    • No difundas rumores que alienten el temor y la especulación.

    Sismos

    La actividad sísmica de México es producto de la Falla de San Andrés que se ubica a lo largo de la costa del Pacífico mexicano.

    Estados como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Michoacán y Ciudad de México son zonas de alto riesgo sísmico. Ante un evento de esta naturaleza sigue estas recomendaciones.

    Antes del sismo:

    • Ubica las rutas de evacuación del lugar donde te encuentres así como los puntos de seguridad para situarse en caso de que ocurra un sismo.
    • La Ciudad de México y la ciudad de Oaxaca cuentan con una alarma sonora que se activa en los edificios públicos, radio y televisión, 50 segundos antes de que ocurra un terremoto superior a los 5º Richter proveniente de las costas del Pacífico. Si fuese el caso, mantén la calma y desaloja en orden edificios y casas hasta ponerte en un lugar seguro.

      ​Durante el sismo:

      • Conserva la calma, no corras y evita propagar el pánico en la gente que te rodea.
      • No utilices elevadores y aléjate de ventanas u objetos que no estén fijos o puedan deslizarse.
      • Al evacuar un edificio sigue las instrucciones del personal de protección civil y sal ordenadamente sin empujar a la gente.
      • Si te encuentras en la calle, ubícate en un espacio despejado lejos de postes de energía eléctrica, ventanas y edificios altos.
      • Si estas en tu auto detente en un lugar seguro activando las luces intermitentes hasta que el movimiento haya cesado.

      Después del sismo:

      • En caso de quedar atrapado, tranquilízate y trata de llamar la atención de los cuerpos de rescate golpeando algún objeto para facilitar tu localización.
      • Evita el uso de fósforos y encendedores ante el riesgo de fugas de gas.
      • No satures las líneas telefónicas. Utilízalas solo en caso de emergencia e infórmate a través del radio o cualquier otro medio electrónico.
      • Manténte alerta frente a las replicas sísmicas que se producen después del primer movimiento telúrico.
      • No hagas uso de viviendas o edificios visiblemente dañados y manténte alejado de las zonas afectadas.

      Fuentes: Coordinación General de Protección Civil y Centro Nacional de Prevención de Desastres.