Medicina Tradicional China y los 5 elementos

Grafica de cuerpo humano con meridianos
Según la Medicina Tradicional China, la energía fluye a través de unos meridianos o canales. Matthias Tunger/Getty Images

¿Estamos hechos de luz? Muchos responderán con asombro, que obviamente no, que la luz es intangible, que los seres vivos estamos hechos de materia sólida.

Sin embargo, la teoría de los cinco elementos, uno de los modelos que explican el cuerpo humano en medicina tradicional china (MTC) asevera que en el momento de la concepción, el alma humana es acompañada por cinco luces que transportan emociones y que darán origen a todos nuestros órganos.

  

La idea de que estamos hechos de luz y que ésta crea nuestros órganos, no es tan traída de los cabellos como puede sonar.

ARTICULO RELACIONADO | Sanar no es lo mismo que curar. ¿Por qué?

En realidad, la ciencia dice que estamos hechos de átomos y estos átomos están hechos de partículas cargadas de electricidad.

La ciencia también ha detectado luz emitida por el ADN de nuestras células (biofotones) y nuestro cuerpo es eléctrico.

De hecho, los videntes, en distintas culturas, han descrito luces emanadas por el cuerpo (como por ejemplo, luces asociadas con los chakras). 

Medicina Tradicional China: Sistema integrado y complejo

Los chinos han sido pioneros en muchos temas. Por ejemplo, durante la dinastía Song (siglo 9 al 13) se produjeron los primeros billetes, se estableció la primera armada naval, se inventó la pólvora y se encontró el “verdadero norte” usando un compás (apunta hacia la estrella polar y no es lo mismo que el norte magnético, que apunta al polo norte).

  

Aunque a la acupuntura y a la medicina china se las llama “medicinas alternativas”, mucho antes de  lo que conocemos como medicina convencional y mucho antes de que occidente empezara a hablar de sanación energética o salud holística, los chinos ya se destacaban en el campo de la salud con conceptos que integraban ejercicio, nutrición, prevención, visualización, meditación, uso de hierbas, uso de agujas y respiración.

 

LEER TAMBIEN | ¿Qué es la sanación con REIKI?

Hoy en día no sólo millones de personas en la China practican Chi Kung para prevenir enfermedad y mantener la salud sino que también se practica acupuntura en el mundo entero. 

La Medicina Tradicional China de unos 3,000 a 5,000 años de antigüedad, constituye un sistema integrado y complejo con una visión multidimensional del cuerpo humano: cuerpo, mente, espíritu, energía.  

Este sistema de medicina tradicional china cree en una energía sutil (Chi) que anima las funciones vitales del cuerpo y considera la enfermedad como el resultado del bloqueo de esa energía que según ellos circula a través de canales llamados meridianos o vasos.

La Medicina Tradicional China estudia su propia anatomía, fisiología, embriología, patología humana y tiene su propio modo de prescribir y hacer medicina preventiva. 

La Medicina Tradicional China y la Teoría de los cinco elementos 

Según la Medicina Tradicional China son cinco las luces que, asociadas con cinco elementos, dan origen a emociones congénitas y contribuyen a la formación de los órganos del cuerpo humano.  

  1. LUZ BLANCA (Elemento - Metal): La luz blanca en Medicina Tradicional China, transporta emociones relacionadas con nuestro sentido de integridad y está asociada con la formación de los pulmones y vías respiratorias (órgano yin) y el intestino grueso (órgano yang).  
  1. LUZ AZUL OSCURA (Elemento - Agua): Esta luz transporta emociones relacionadas con nuestra sabiduría nata (instinto, intuición) y da origen al riñón y vías urinarias (yin) y a la vejiga (yang). 
  2. LUZ VERDE (Elemento - Madera): La luz verde, según la Medicina Tradicional China, transporta emociones relacionadas con el amor, la tolerancia y la compasión y da origen al hígado (yin) y a la vesícula biliar (yang). 
  3. LUZ ROJA (Elemento - Fuego): Esta luz trasporta emociones relacionadas con la sensación de paz y el gozo y da origen al corazón (yin) y el intestino delgado (yang). 
  4. LUZ AMARILLA (Elemento - Tierra): La Medicina Tradicional China dice que la luz amarilla transporta emociones relacionadas con la confianza y la fé y da origen al bazo (yin) y el estómago (yang). 

Los cinco elementos, los órganos y la enfermedad en Medicina Tradicional China

Según la Medicina Tradicional China, los órganos humanos se relacionan entre sí de tal forma que un elemento genera a otro (por ejemplo, el fuego genera la tierra; la tierra genera el metal; el metal genera el agua; el agua genera la madera, la madera genera el fuego).

Los elementos también ejercen control uno sobre otro (el agua controla al fuego, ver imagen.)  

En el Chi Kung médico se cree que el origen de la enfermedad está en la perturbación de esas luces originales.

Las experiencias que nos da la vida "enturbian" y apagan las luces, desplazan las emociones congénitas y crean síntomas de enfermedad. La labor del médico en la Medicina Tradicional China es purgar de turbidez las luces, restablecer su brillo original y regular el flujo de energías.   

ARTICULO RELACIONADO | Jin Shin Jyutsu para las manos: Sanación y bienestar

Según esta teoría, el experimentar pérdidas como la muerte de un ser querido; el abandono sorpresivo de un amante; la destitución de un trabajo; un asalto o acto violento, pueden ocasionar el enturbiamiento de la luz blanca y conllevar a síntomas respiratorios o cáncer de seno, por ejemplo. 

Emociones fuertes como el temor, el miedo, afectarían nuestra sabiduría nata y producirían síntomas relacionados con el sistema urinario.  

Otras emociones como la ira y el resentimiento afectarían la luz verde y nuestra capacidad de amar y ser empáticos.  

De igual manera, experiencias que afectan la fé en nosotros mismos y en otras personas, afectarían nuestra luz amarilla y producirían síntomas de enfermedad relacionados con el sistema inmune y el estómago.  

Y por último, el enturbiamiento de la luz roja podría producir depresión e incapacidad para disfrutar la vida.  

Los médicos chinos no sólo tratan al paciente directamente o a sus síntomas sino que prescriben también cambios nutricionales, visualizaciones, emisión de sonidos, respiraciones y ejercicios según el órgano que consideren afectado.