Mark Twain, el escritor estadounidense más popular del siglo XIX, bio

Tom Sawyer y Huckleberry Finn, sus personajes más conocidos

Mark Twain
Barret Collection, University of Virginia

Mark Twain es considerado el más destacado escritor estadounidense del siglo XIX. A diferencia de Herman Melville, cuyo trabajo no fue valorado hasta después de su muerte, Twain gozó del apreció y admiración de sus conciudadanos; sus libros continúan siendo una lectura indispensable, por lo que conviene repasar su vida y obra, al menos en forma resumida.

Un hijo del Sur

Nacido como Samuel L. Clements en Florida, Missouri, en 1835, en el seno de una familia de varios hermanos, Mark Twain murió en Redding, Connecticut, en 1910.

Huérfano de padre a los 11 años, comenzó a trabajar desde muy joven, primero como aprendiz de tipógrafo, siendo también piloto de barco fluvial y buscador de oro, pero fue el periodismo el que le permitió sobresalir y encontrar su verdadera vocación. Aunque ganó bastante dinero con sus escritos, no tuvo suerte en los negocios que emprendió, llegando a quebrar en una oportunidad.

Estuvo casado con Olivia Langdon durante 34 años hasta la muerte de ésta en 1904; la pareja tuvo 4 hijos (un niño, muerto a los 19 meses, y 3 niñas, una de ellas fallecida en 1896). La mayor parte de esos años vivieron en el noreste de los Estados Unidos. No obstante, durante ese tiempo Twain realizó innumerables viajes, incluyendo a Europa, y entabló amistad con notables personajes de la política, las finanzas y la literatura norteamericana.

La obra de Mark Twain

Aunque escribió 5 libros con crónicas de sus viajes e innumerables artículos periodísticos, son sus novelas las que le otorgaron la popularidad de la que aún goza.

Además de sus conocidas El príncipe y el mendigo y Un yanqui en la corte del Rey Arturo, Twain es recordado por sus novelas Las aventuras de Tom Sawyer y su continuación, Las aventuras de Huckleberry Finn.

En Las aventuras de Tom Sawyer (compara precios) relata las peripecias de un pequeño pero travieso e inteligente niño huérfano que crece en un imaginario pueblecido del sur, en la márgenes del Misisipi, y que incluyen su relación con su novia Becky, y con su amigo Huck Finn.

Entre otros pasajes, Tom y Huck presencian un crimen, cometido por el indio Joe, se extravían en una cueva y descubren al final un tesoro, que los hace ricos.

Su secuela, Las aventuras de Huckleberry Finn (compara precios), es considerada aún más importante. Ernest Hemingway, por ejemplo, la cataloga como la génesis de la literatura moderna estadounidense (Las verdes colinas de África, capítulo 1, en inglés). Ha sido incluida también dentro de las 100 mejores novelas de la literatura universal de todos los tiempos (en inglés).

Narrada en primera persona y en un lenguaje vernáculo, describe la huída de Huck Finn, junto con Jim, un esclavo prófugo, y su intento por llegar hasta Ohio, y lo que les va ocurriendo a lo largo del trayecto por el río Misisipi.

No obstante, Las aventuras de Huckleberry Finn ha llegado a ser un libro phohibido o vetado en algunas bibliotecas y escuelas públicas, por la utilización repetida del término nigger, ofensivo hacia los afroamericanos. Sin embargo, sus defensores insisten en que se trataba de un vocablo común en la época en que fue escrita la novela.

El ingenio de Mark Twain

Un aspecto que le ganó gran admiración por parte de sus conciudadanos y que continúa destacándole en la actualidad tiene que ver con sus comentarios y manera de pensar.

Duro crítico con los políticos en particular y con la hipocresía y la mentira en general, es tal vez uno de los escritores con más citas famosas. Suyas son la de “di siempre la verdad, así no tendrás que recordar lo que has dicho”, o “nunca permití que la escuela interfiriera en mi educación”, por mencionar algunas.

También resaltan sus comentarios críticos hacia la religión, o sus escritos al final de su vida en contra del imperialismo, que inicialmente había defendido. Mark Twain fue también un gran defensor de los derechos civiles, tanto de las mujeres como de los afroamericanos (era un convencido abolicionista) y de los derechos de los trabajadores, en cuyo favor escribió varios artículos y discursos.

Frases ingeniosas de Mark Twain