María Lionza

La milagrosa diosa virgen María Lionza de la naturaleza venezolana

Estatua de María Lionza en la autopista Francisco Fajardo de Venezuela. Los creyentes le llevan flores y ofrendas a la estatua.
Estatua de María Lionza en la autopista Francisco Fajardo de Venezuela. Los creyentes le llevan flores y ofrendas a la estatua. Dominio público

En la montaña de Sorte (del francés “la montagne de la bonne sorte”) en Yaracuy, Venezuela, vive la diosa María Lionza donde, como dice la canción de Rubén Blades, "sus paredes son hechas de vientos y su techo hecho de estrellas”.

Sus devotos le llevan flores y le prenden velas para pedir los milagros que con su inmensa bondad ella ve a bien concederles. Los marialionceros llegan de toda Venezuela y también de varios lugares del Caribe y Estados Unidos.

¿Quién es María Lionza?

Hay varias versiones del mito de María Lionza. En la versión más antigua, María Lionza es una princesa indígena que nace con los ojos verdes, el color del agua de río. El nacimiento de esta niña de ojos claros, según se predice, traerá consigo grandes cambios, que en algunas versiones son malos y en otras buenos.

Su padre es un gran cacique que la sacrifica a la serpiente anaconda que vive en el lago. En otra versión, su padre la manda a la montaña con celadores que están encargados de cuidarla de su destino. Pero la niña escapa, encuentra el lago, y la serpiente se la lleva cuando María Lionza se mira en las aguas y ve su propio reflejo.

Al ser tragada por las aguas, María Lionza se transforma y reemerge resucitada, trayendo consigo los atributos que le ha otorgado la madre naturaleza.

Los animales y plantas que llegan con ella son símbolos de su poder y su transformación.

María Lionza se convierte en la Diosa Virgen y Madre al mismo tiempo, la naturaleza misma. Su espíritu vive en la montaña para cuidar de todos los que componen la sociedad venezolana.

La Reina María Lionza tiene "cortes" que reflejan las influencias variadas que nutren el culto. Las cortes de María Lionza incluyen dos espíritus que forman con ella una trinidad, Guaicaipuro (indígena) y Tamanaco (africano), los santos y ángeles católicos, médicos como José Gregorio Hernández y José María Vargas, campesinos como Lino Valle, el panteón yoruba de la santería, y personajes históricos como Simón Bolívar, entre muchos otros.

Influencias religiosas del culto de María Lionza

El documental María Lionza, detrás del rito creado por la Universidad Rafael Belloso Chacín de Venezuela, muestra a un banco, o sacerdote, que comienza el rito del tabaco con la mención de los cuatro elementos y direcciones, seguido de varias oraciones católicas, como el Padre nuestro y el Ave María.

El banco no trabaja solo. Es el primero que "encajona" o recibe a los espíritus, pero tiene a su cargo la protección de la "materia", o el médium que presta su cuerpo para que descienda un espíritu en él y se manifieste a los presentes que lo consultan.

El uso del tabaco para el ritual es de origen indígena, mientras que el método, los conceptos y el vocabulario usado por los creyentes muestra claras influencias del espiritismo francés de Alan Kardec. Los creyentes se identifican como espiritistas.

La diosa María Lionza también se ha sincretizado con la Virgen María y se le describe como una de las caras de la Virgen. Desde 1958, se integraron también influencias de la santería cubana y el vudú haitiano, aunque el concepto de los sacrificios de animales va en contra de los principios originales del culto de María Lionza.

Cómo se realizan los milagros de María Lionza

Los milagros de María Lionza se realizan en su mayoría a través de su corte, pues hay muy pocas personas preparadas para recibir el gran poder y energía de la Reina María Lionza.

Los espíritus de su corte bajan a la tierra y se incorporan en el cuerpo de las materias, con el poder de la Reina para la curación de los males del cuerpo y del espíritu.

Los ritos se llevan a cabo en ceremonias que comienzan con música de tambores, ofrendas en altares y la caravana. Los ritos tienen tres propósitos mayores: la curación, la adivinación y la posesión.

Los bancos usan el tabaco para diagnosticar a las personas. Por medio de las cenizas y del fuego del tabaco, adivinan los males y sus soluciones. Luego someten a las personas a rituales de limpieza y velaciones.

Los bancos y materias realizan estos rituales en un estado de trance que los ayuda a comunicarse con el mundo espiritual. A veces ocurre la transportación.

Un culto antiguo con tendencias actuales

En el culto de María Lionza se espera que los bancos y materias cultiven la dedicación, la nobleza, la humildad y el amor por el prójimo.

Deben creer primero en Dios y después en la Reina. Deben respetar, cuidar y limpiar la naturaleza.

La fe en María Lionza se describe como una religión “horizontal” donde la corte de la reina no está debajo de ella sino a su lado. No tiene escrituras ni mandamientos. Sirve a los pobres tanto como a los ricos.

Es un culto antiguo con tendencias actuales que dirige a sus miembros hacia altos ideales ecologistas con técnicas que hacen uso de su amplia y rica herencia cultural y religiosa.