Maravillas naturales: la Cueva de los Cristales

Cueva de los Cristales
Exploración de la Cueva de los Cristales. Fuente Flickr / Foto por La Venta - Esplorazioni geografiche www.laventa.it/ Licencia Creative Commons

Origen y hallazgo de los cristales

Al norte de México, en el estado de Chihuahua , se localiza una de las minas más activas del país: la mina de Naica, cuya explotación se ha mantenido de manera constante desde principios del siglo XX debido a sus ricos yacimientos de plomo, zinc y plata.

Actualmente, Naica es operada por la empresa Peñoles, la cual lleva más de medio siglo extrayendo minerales de sus entrañas, no obstante, un suceso fortuito cambió la percepción que se tenía de Naica como una mina más.

En el año 2000, mientras se realizaban trabajos de drenado como parte de la exploración para encontrar nuevas vetas, se descubrieron tres impresionantes cámaras de cristales bautizadas como Cueva de las Velas, Ojo de la Reina y la imponente Cueva de los Cristales; esta última, marcó un hito en la historia de los descubrimientos geológicos del mundo, debido a que los cristales de selenita hallados en su interior alcanzan proporciones descomunales, creando un escenario digno de una película de ciencia ficción.

La creación de estos cristales de más de 11 metros de longitud obedece a la presencia  de  aguas termales procedentes del subsuelo y aguas filtradas de la superficie ricas en oxígeno, las cuales, llenaron las cámaras  durante cientos de años ocasionando una reacción química que favoreció el crecimiento de los cristales bajo el agua. El primer indicio que se tuvo sobre la formación de estas estructuras ocurrió en 1910, al localizarse  la llamada Cueva de las Espadas, de donde se extrajeron cristales de 2 metros de largo.

El interior de las cuevas

Las cuevas de Naica son objeto de estudio constante por parte de investigadores especializados, quienes han hecho hallazgos sorprendentes, como el registro de restos orgánicos encapsulados en algunos cristales de la Cueva de las Espadas.  

En el caso de la Cueva de las Velas, la más grande de Naica, es la única en el mundo donde se han localizado estructuras de las que se desprenden frágiles filamentos de cristal que guardan cierto parecido con la llama de una vela.

Detrás del nombre de la cueva Ojo de la Reina existe una anécdota que hace referencia a sus descubridores, los hermanos Delgado, quienes al estar realizando trabajos de exploración, se encontraron con una espectacular cámara repleta de cristales dentro de la que divisaron una estructura esférica parecida a un ojo, la cual brillaba intensamente al ser iluminada con  sus lámparas; aquella experiencia los motivo a bautizar esta cueva como Ojo de la Reina.

Respecto a la Cueva de los Cristales es, sin duda, la más impresionante de Naica. La belleza de esta cámara, repleta de enormes bloques y columnas de cristal, contrasta con su temperatura extrema, las cual se mantienen entre los 45 y 50ºc, aunado a un nivel de humedad del 100%.

Para entrar en las cuevas, especialmente a la Cueva de los Cristales, los investigadores requieren utilizar un traje especial equipado con un sistema de enfriamiento y oxígeno que les permite permanecer dentro de la cueva el tiempo necesario para realizar sus estudios, de lo contrario, sólo podrían ingresar unos cuantos minutos, ya que la temperatura no es adecuada para el cuerpo humano.  Se cree que la Cueva de los Cristales es el preámbulo de cámaras de mayor tamaño que aún permanecen inaccesibles.

Actualmente, el acceso a las minas de Naica está restringido debido a la constante actividad minera que se realiza, sumado a la fragilidad que presentan los cristales de sus cuevas. Se prevé iniciar con un proyecto que permita instalar infraestructura adecuada para que estas maravillas naturales puedan ser abiertas al turismo, siempre y cuando no represente un riesgo para su conservación.

 

Fuente: Proyecto Naica