Mamás que trabajan desde casa

Esta puede ser la mejor solución para las mamás profesionales

© Photodisk / Getty

Ningún trabajo te dará mayor flexibilidad que el que hagas desde casa. Sobre todo, si vives en Estados Unidos, donde depende de la empresa el darte o no permiso de maternidad (a menudo sin cobrar sueldo).

Cuando tienes un bebé, o hijos de corta edad, trabajar desde casa puede ser la mejor solución. Si necesitas ingresar dinero pero no puedes permitirte llevar a tus hijos a la guardería (en Estados Unidos son carísimas, dependiendo del estado en que vivas), considera esta posibilidad.

Ventajas y desventajas de trabajar en casa:

La mayor ventaja es la flexibilidad de tu horario, el poder estar con tus hijos y ahorrar dinero en la guardería.

Una desventaja es que puede resultarte difícil organizarte y atender a tus hijos y el trabajo por igual. Si no tienes costumbre, puede costarte adquirir la disciplina necesaria, más aún cuando los niños reclaman tu atención.

Otra desventaja es que posiblemente termines por sentir que trabajas a todas horas, ya que tendrás que alternar las labores domésticas con las profesionales. Y a veces, incluso terminar tu trabajo por la noche, mientras los niños duermen y tú estás cansada.

Algunas soluciones par facilitarte el trabajar en casa:

Márcate un horario y, dependiendo de las edades de tus hijos, sé flexible contigo misma. No te exijas demasiado y prepárate para tener que interrumpir tu trabajo si tu bebé llora o tienes que cambiarle el pañal.

Contrata alguien que venga a ayudarte dos o tres horas al día. Como tú también estarás en la casa, puede ser una adolescente o una canguro. Sólo necesitas que vigile a los niños en otra habitación de la casa. Saber que tienes tres horas para trabajar a toda máquina, hará que aproveches ese tiempo al máximo, y no te arruinará el presupuesto.

Alterna el cuidado de los niños con otras mamás, ya sea que ellas trabajen o no. Esto os ahorrará a todas dinero y os dará la oportunidad de usar el tiempo para aquello que más necesitéis. En tu caso, trabajar.

Trabajos que se pueden hacer desde casa:

Traducciones y transcripciones: Si dominas dos o más idiomas, la traducción es un trabajo lucrativo si eres rápida y ofrece un servicio de calidad. Puedes empezar trabajando con agencias de traducciones y más adelante encontrar tus propios clientes. La mayor desventaja es que a menudo estos trabajos requieren fechas de entrega muy apretadas.

Cuidar niños: Si te gustan los niños, puedes ofrecer servicio de guardería en tu propia casa. Para establecerte como negocio deberás tener determinadas certificaciones y licencias, dependiendo de donde vivas. La ventaja es que tus hijos están contigo todo el día y la desventaja es que estás con niños ¡también todo el día!

Venta directa: Si se te dan bien las relaciones públicas y te gusta mucho un producto, la venta directa puede ser una buena opción. No es para todo el mundo: muchas personas se apuntan a una empresa de venta multi-nivel o de venta directa y terminan gastando dinero en productos en vez de ganar un sueldo mediante su venta.

Hazlo sólo si eres una vendedora nata.

Diseñar sitios web: Si te gusta el diseño gráfico, puedes diseñar y optimizar sitios web para todo tipo de clientes. Lo más difícil es darse a conocer, pero es como cualquier otro negocio. La ventaja es que hoy en día, mediante los medios sociales en Internet, ¡puedes publicitar tus servicios gratis!

Monetizar tu blog: Un estudio reciente dice que las nuevas mamás que tienen un blog tienen menos estrés que las que no escriben en un blog. Hay muchas maneras de iniciar un blog y convertirlo en una fuente de ingresos. Pero sobre todo, escribirlo te puede dar mucha satisfacción personal.