Los tres estados emocionales de la persona desempleada

Cuáles son esos estados y cómo actuar ante ellos

¿Cómo se encuentra un adulto que no trabaja fuera de casa?

  • Esta situación varía mucho cuando ha sido elegida (e incluso siendo así, a veces es muy dura). Estar en casa todo el día y atender exclusivamente a la limpieza, los niños y la intendencia de la casa puede con la moral del adulto más concienciado.
  • Si la situación viene dado por el desempleo, en general va a dificultar el estado de la persona pues ella no ha elegido esa desconexión que suele significar el no salir a trabajar.

Veamos cómo son los estados del síndrome del guardián de la casa:

01
de 03

Estado leve

Mujer entre flores
Mujer desempleada en su hogar. © Hero Images
  • Tanto si ha sido elegido, como si es impuesto, esta situación parece gustarle.
  • No existe el stress de las empresas, no hay un jefe con el que enfadarse.
  • Se madruga sólo por que hay que llevar a los niños al colegio. Si son bebés o están todavía en casa ni siquiera hay que madrugar
  • Duerme bien por que tiene un gran cansancio físico ya que niños, limpieza e intendencia agotan.
  • Se mueve bien entre sus quehaceres y hasta puede descansar algún rato.
  • Se conecta con el mundo a través del Internet y le basta por un tiempo.
  • Organiza su propio horario

¿Qué hacer?

Disfruta de esta situación en la que te encuentras pues seguramente acabará en pocos años. Intenta no aislarte y siempre que puedas sal de casa y aunque sea con los niños busca actividades en las que puedas relacionarte con otros adultos. ya que tú organizas tu horario...¡no lo desaproveches!

02
de 03

Estado medio

Mujer melancólica
Mujer tumbada en un sofá. © JGI/Tom Grill
  • Empieza a pesarle la casa.
  • Productos de limpieza y comida que comprar no son elementos muy interesantes en los que ocupar su mente.
  • Estar con los niños mucho tiempo sigue siendo maravilloso y ese es en realidad el motivo por el que ha decidido estar en casa o si perdió su trabajo había encontrado en este acercamiento la contrapartida al desempleo.
  • Sigue apreciando no tener jefes, pero empieza a echar de menos tener compañeros .
  • Tiene más tiempo para dedicarse ocasionalmente a cosas que le gustan
  • Empieza a sentirse aletargado
  • Organiza su propio horario

¿Qué hacer?

Esta situación va a tener un fin, bien por que los niños crecen, bien por que encuentras trabajo. Intenta ver las ventajas a nivel personal que tiene no madrugar, no vivir las tensiones de las empresas, ver crecer a tus hijos. Sal y haz ejercicio, no es un capricho. Tu cuerpo necesita estar en forma para que tu cabeza lo esté.

03
de 03

Estado grave

Hombre desesperado
Hombre desempleado en su hogar. © Digni
  • Al despertarse ve por delante un día agotador y rutinario
  • Mira con envidia a la gente que cada mañana se levanta, se ducha, se pone ropa limpia y planchada y tiene una obligación que cumplir.
  • Se siente incapaz de atender a los niños con energía y con imaginación.
  • Sólo quiere salir de allí.
  • Tema que su vida jamás vuelva a ser emocionante, sólo ve un techo que le pesa mucho.
  • Empieza a tener problemas de sueño.
  • Ya no tiene fuerzas para la organización y la limpieza y la casa empieza a estar como él por dentro.

¿Qué hacer?

¡Hay que salir de casa! Busca trabajo con más decisión y aunque no sea el trabajo de tu vida, ¡acéptalo! Hoy en día casi todos estamos cambiando de empleo, no es una verguenza, al contrario ¡significa que sabemos adaptarnos!. Adoras a tus hijos, pero no puedes seguir atendiéndoles 14 horas al días así es que busca ayuda aunque sea intercambiando tiempo con otras personas. No te quedes en la cama o en el sofá. Toma las riendas del cambio que necesitas hacer, tú y tu familia lo agradeceréis.

 

Estar en casa puede significar una de las mejores épocas de tu vida o algo por lo que no querrías volver a pasar. Crea una rutina, vive el ahora y si quieres salir al mundo, ¡lucha por ello!