Los siete errores más comunes al decorar la sala

No cometas estos errores al decorar uno de los espacios más usados de tu casa

100490cece14e2ebebfd5b93eb5024fc.jpg
Foto © Flickr

Cuando se comienza a decorar, la sala es siempre el primer espacio en ganar su personalidad. Como es un espacio tanto para relajarse viendo una película, como para recibir visitas, leer y jugar con los niños, es importante que sea un lugar cómodo y funcional. Pero muchos piensan que con solo escoger el sofá adecuado ya están listos. Y así, muchas salas terminan cometiendo los mismos errores. Si quieres que tú sala no solo sea cómoda, pero también tenga estilo, aprende a evitarlos:

Cuadros muy pequeños

Los cuadros diminutos son tan comunes en la sala como los sofás. Siempre busca cuadros que ocupen la mayoría de la pared y cuélgalos a la altura del ojo. Si no tienes cuadros grandes, instala repisas, un espejo o pinta una pared de acento. Los cuadros pequeños pueden funcionar, siempre y cuando estén arreglados en un collage. Para lograr esto cuelga varios cuadros, medianos y pequeños en una sola pared. Usa marcos del mismo color, o arte y fotos que estén relacionadas.

Más consejos en: Trucos para colgar cuadros

Demasiadas sillas

¿Recibes muchas visitas? No necesitas una cantidad infinita de sillas. Invierte en lugar en un sofá sin brazos, donde más personas se pueden sentar. Si te gustan las sillas de acento, usa un sofá de dos o tres plazas y pon dos sillas, que sean iguales, en frente. Si ya tienes un juego de sofás, entonces no uses más que una silla de acento en una esquina.

Para visitas, puedes tener sillas plegables guardadas en un closet.

No poner una alfombra

Una alfombra, aunque es una inversión, agrega mucho carácter a un espacio. Si quieres agregar color, usa estampados vibrantes, si prefieres un look neutro, escoge una con un material inesperado, para que aporte textura.

No compres una alfombra demasiado chica tampoco, esta debe ocupar casi todo el espacio entre los sofás.

Más consejos en: Como escoger la alfombra perfecta para tu espacio

No tener opciones de iluminación

No te contentes con la iluminación del techo. Las mesas auxiliares deben tener lámparas, que usaras para leer o crear diferentes atmosferas. En las esquinas usa lámparas de piso. En cuanto a la del techo, considera un candelabro o cambiar la lámpara por una que combine con el estilo de tu sala.

Mesas auxiliares del tamaño equivocado

Las mesas auxiliares son otra historia. Una regla dice que debes tener una mesa por cada sofá o silla, pero esto no siempre es posible en espacios pequeños. Por esto es muy importante escoger las mesas correctas. No te preocupes en comprar un juego, en lugar combina varias mesas auxiliares del mismo estilo o material, pero que tengan algunos detalles que las diferencien. En cuanto a los tamaños, asegúrate que tengan una buena proporción con el sofá, y que sean fáciles de alcanzar.

Muchas fotos

Si eres sentimental, seguramente tus repisas y mesas auxiliares están llenas de fotos pequeñas en porta retratos, pero esto no ayuda a tu decoración. Primero que nada, ocupan espacio que necesitas para libros, revistas o vasos de agua.

Segundo, hacen que el espacio se vea demasiado lleno. En lugar crea álbumes, que puedes poner en la mesa central. Crea un collage de fotos en una pared si te gusta verlas cuando estas en la sala.

Más consejos en: Como decorar tu hogar con fotos

Sofás demasiado grandes

Los sofás grandes se pueden ver muy bonitos, en salas grandes. Si la tuya es pequeña, compra un solo sofá de dos plazas y usa dos sillas de acento para completar el juego. O busca sofás minimalistas que no ocupen mucho espacio. Los muebles deben ser proporcionales al espacio, si no el ambiente se ve demasiado pesado y apretado.