Los satélites de Saturno

Las más importantes lunas saturnianas

Tita-n.jpg
Imagen en infrarrojos de Titán, satélite de Saturno con atmósfera. NASA/JPL/Space Science Institute

Se conocen más de 200 lunas a Saturno. Con esta enorme variedad, el sistema de satélites del planeta se ha convertido en un escenario de dinámica orbital extraordinario, ya que nos ofrece combinaciones sorprendentes: satélites pastores (que arrastran material de los anillos a su alrededor), troyanos (ocupan los puntos de Lagrange L4 y L5), coorbitales (que comparten la misma órbita), irregulares (muy alejados de Saturno) y muchos en los anillos que crean extrañas asociaciones.

Nombres de las lunas de Saturno

Su denominación, por regla general, sigue la lista de los titanes de la mitología griega.

Los mayores conocidos serían, listando desde Saturno hacia el espacio exterior:

  • Mimas. 397 km de diámetro. Ofrece una superficie modelada por cráteres de impacto, pero su forma recuerda la Estrella de la Muerte de la Guerra de las Galaxias (Star Wars) y así se la denomina en los medios de comunicación.
  • Encelado. 499 km. Ha sorprendido a los científicos con su actividad geológica. Los géiseres que expulsan partículas de hielo y rocas detectados en el polo sur así parecen demostrarlo. También se considera que el anillo E, apenas visible pero muy extendido, se nutre de las partículas de Encelado.
  • Tetis. 1 046 km. Un mundo de cráteres de impacto. Presenta unas extrañas formas de arcos de color rojizo que ha desatado especulaciones entre los astrónomos pero que no dejan de ser un misterio.
  • Dione. 1 118 km. Un mundo de hielo.
  • Titán. 5 160 km. La mayor de las lunas es Titán, uno de los objetivos humanos más codiciados en la exploración espacial (el segundo mayor satélite del sistema solar, detrás de Ganímedes, una de las lunas de Júpiter). Fue descubierta en 1655 por Christian Huygens que 300 años más tarde daría nombre a la sonda que se posaría sobre su superficie.
  • Rea. 1 528 km. Una gran bola de hielo.
  • Hiperión. 300 km. Ofrece un aspecto extraño, parecido a una esponja y su rotación es caótica. Además produce descargas eléctricas de hasta 200 voltios como comprobó la sonda Cassini.
  • Jápeto. 1 436 km. Un inane mundo de roca y hielo que presenta grandes cráteres que alcanzan los 300 km de diámetro.
  • Febe. 220 km. De forma irregular, está formado por hielo y roca.

Nuevos satélites de Saturno descubiertos entre los anillos

Existen muchos otros satélites, la mayor parte de pocos kilómetros de diámetro, que se descubrieron por las imágenes dispuestas por las Voyager y la Cassini, aunque esta última sigue buscando agujas en el pajar de los anillos y sorprendiendo con nuevos descubrimientos. Los más llamativos son los "satélites pastores", es decir que arrastran material de los anillos a su alrededor, creando vacíos entre los anillos. Mediante el sistema de estudiar las divisiones, se han ido descubriendo numerosos satélites pastores que son los que atraen las partículas y materiales que no se ven en los anillos.

Un listado de los más importantes satélites de Saturno puedes obtener en este enlace.

El extraordinario caso de Titán

Titán Interesa sobre todo por su atmósfera y las características de su superficie conocida ahora gracias a la sonda Huygens cuyos datos sorprendieron a los científicos porque todo indicaba que la atmósfera se comporta de modo similar a la Tierra, pero en lugar de ciclos de agua, lo son de metano.

Así, las tormentas, las nubes, las lluvias, los ríos, los océanos, etc. son similares a esos fenómenos en la Tierra, pero formados por hidrocarburos.

Una atmósfera compuesta en su mayor parte de nitrógeno (excepto la Tierra, ningún otro cuerpo solar presenta concentraciones tan altas de nitrógeno) y muy densa, más que la terrestre, hasta el punto que los astrónomos han soñado con humanos que volarían sobre la superficie de Titán simplemente desplegando unas alas adosadas.

Ríos de metano en Titán

Presenta una superficie plana con cadenas montañosas de escasa altura, lagos de hidrocarburos líquido y ríos con deltas, lagos y posiblemente océanos, en estado líquido por las bajísimas temperaturas de su superficie (–179ºC) que parecen imposibilitar el desarrollo de vida.

Imagen: Titán, el satélite mayor de Saturno, dotado de una atmósfera con una dinámica atmosférica similar a la terrestre, pero basada en el metano.

Créditos: NASA/JPL/Space Science Institute