Los riesgos de tomar hierbas medicinales

Aristolochia grandiflora es una planta medicinal popular, pero su uso está asociado con cáncer. Getty, Louise Heusinkveld

Millones de personas alrededor del mundo usan hierbas medicinales, lo cual es una tradición que existe desde hace miles de años. Muchos creen que las hierbas medicinales son seguras de tomar, que no causan daño a la salud simplemente porque son productos naturales que se han usado desde hace mucho tiempo. Pero esto no es cierto.  El que se estén usando desde hace miles de años no garantiza que sean ni efectivas, ni seguras.

La historia de la hierba medicinal Aristoloquia

Considera por ejemplo el caso de la planta Aristoloquia. La raíz de esta planta se usa para prevenir convulsiones, aumentar el deseo sexual y estimular el sistema inmunitario, entre otras cosas. Su uso es muy común en China y Taiwán desde hace casi 2500 años, pero en los últimos 20 años se ha descubierto, gracias a rigurosos estudios científicos, que tomar Aristoloquia puede causar nefropatía de ácido aristolóquico (NAA). Personas con esta enfermedad padecen de nefritis, fallo renal y cánceres del tracto urinario. En Asia millones de personas toman Aristoloquia  y tienen, por lo tanto, el riesgo de padecer NAA. 

En Estados Unidos, la agencia encargada de la administración de alimentos y drogas, FDA por las siglas en inglés, ha prevenido al público de los riesgos de usar esta hierba medicinal y avisa que descontinúen su uso.

A pesar de que se ha estado usando desde hace miles de años, tanto legos como médicos no habían notado la conexión entre Aristoloquia y daños al riñón, incluyendo cáncer.

Una de las razones es que muchos carcinógenos y toxinas requieren que pase mucho tiempo para que aparezcan los síntomas. Esto hace que sea muy difícil identificar un compuesto particular como la causa de una enfermedad cuando se ha tomado meses o años antes de la aparición de los síntomas.

La investigación científica rigurosa es la mejor manera de determinar la seguridad y eficacia de las hierbas medicinales.

Se sabe muy poco de la composición de las hierbas medicinales

Desafortunadamente, los estudios científicos rigurosos, tanto de los perjuicios como de los beneficios de las hierbas medicinales, apenas se han llevado a cabo en unas pocas plantas.

En África y en las Américas, al igual que en Asia, también hay mucha tradición de tomar plantas medicinales. Pero en la mayoría de los países no hay esfuerzos para estudiar si las hierbas medicinales son realmente seguras y eficaces.

Las hierbas medicinales contienen una parafernalia de compuestos químicos, a veces cientos de ellos, los cuales les son útiles a la planta tanto para llevar a cabo sus funciones normales como para defenderse de infecciones, parásitos o animales herbívoros que quieran comérselas. Pero se desconocen los efectos que estos compuestos tienen en las personas. Pueden ser tanto beneficiosos como simplemente tóxicos, o causar cáncer.

La composición de la mayoría de las plantas medicinales no se ha estudiado; muy poco se sabe sobre la composición de las hierbas medicinales.

Por otro lado, las hierbas medicinales también han sido fuentes de compuestos químicos beneficiosos, por ejemplo la quinina, la cual se usa para tratar malaria.

Sin embargo, la lista de compuestos botánicos beneficiosos es mucho más corta que la de los perjudiciales. Además, es posible que una planta contenga un compuesto beneficioso, pero que está junto con otros que causan perjuicios a la salud.

Todas estas razones, tanto la posibilidad de encontrar nuevas drogas beneficiosas como la necesidad imperiosa de conocer los compuestos tóxicos, es necesario emprender estudios científicos rigurosos de las hierbas medicinales a nivel mundial.

Lecciones de la Aristoloquia

Le ha tomado a los científicos años de estudios epidemiológicos y moleculares para demostrar que Arisotloquia causa cáncer y fallo del riñón y que hay millones de personas expuestas al riesgo de padecer estas enfermedades.

Es prudente asumir que muchas hierbas pueden contener sustancias tóxicas y/o carcinógenas para las personas, aunque haga muchos años que se estén usando.

Los estudios de Aristoloquia son una fuente de inspiración para que a nivel global se investiguen apropiadamente la seguridad y la eficacia de las hierbas medicinales.

Más información:

A. Grollman y D. Marcus, "Peligros globales de los remedios herbales: lecciones de Aristoloquia," (en inglés), EMBO reports, 25 de abril, 2016.

Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, siglas en inglés); Acido aristolóquico: FDA avisa a los consumidores que descontinúen el uso de productos botánicos que contiene ácido aristolóquico.  (actualizado 4 de junio, 2014; visitado 29 de abril 2016)