Los Reyes Magos en el arte

01
de 07

Los Reyes Magos en el arte

Reyes Magos de Giotto
La Adoración de los Reyes Magos (h.1305-1306), Giotto di Bondone. Capilla de los Scrovegni, Padua, Italia.

La Adoración de los Reyes Magos es uno de los episodios más populares del Ciclo de Navidad dentro del Año Litúrgico Cristiano. Otros episodios de este Ciclo de Navidad ricamente ilustrados en el arte son por orden cronológico: la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento de Jesús y la Adoración de los pastores.

Los dibujos e imágenes de los tres Reyes Magos se han desarrollado a partir de modelos antiguos que se han repetido a través de siglos y en diferentes zonas geográficas. Estos modelos tienen en común ciertos elementos iconográficos basados en los textos canónicos y apócrifos que narran los pasajes de los Reyes Magos.

Nuevos textos influyentes, doctrinas religiosas, las tendencias de cada movimiento artístico e incluso la perspectiva individual de cada artista han contribuido a la evolución de la apariencia de los Reyes Magos que predomina en la actualidad.

A continuación: La historia de los Reyes Magos.

02
de 07

La historia de los Reyes Magos

Reyes Magos de Rembrandt
La Adoración de los Magos (s.XVII), Rembrandt. Óleo sobre lienzo, 71 x 65,8 cm (28 x 25.9 in). Museo del Hermitage, San Petersburgo, Rusia.

El único texto canónico que relata el pasaje de los Reyes Magos es el Evangelio de San Mateo. Presta atención a la poca información que se da sobre los Reyes Magos o su visita:

" Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: "¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle". Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: "En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta [...]". Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, [...] y enviándolos a Belén dijo: "Id allá y averiguas con diligencia acerca del niño; y cuando lo halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore". Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra."

¿Te has fijado en que no se menciona que los Magos sean tres, ni sus nombres, ni se especifica cuando visitaron a Jesús, ni quién traía cada regalo para el Niño? ¡Ni siquiera que eran reyes! Estos son detalles que los niños que celebran el día de Reyes conocen, ¿pero de dónde ha salido esa información que no aparece en la Biblia?

Los textos apócrifos que hablan de los Reyes Magos no solo añadieron más detalles a la narración completando el relato para los fieles, sino que proveyeron a los artistas descripciones de las escenas en las que inspirarse: El viaje de los Reyes Magos a Belén, su entrevista con el rey Herodes, el Sueño de los Reyes y el viaje de vuelta a Oriente. La Adoración de los Reyes Magos ha sido la escena más representada de todas ellas.

A continuación: Tres Reyes Magos.

03
de 07

Tres Reyes Magos

Reyes Magos de Velazquez
La Adoración de los Magos (1619), Diego Velázquez. Óleo sobre lienzo, 204 x 126,6 cm (80 x 49.8 in). Museo del Prado, Madrid, España.

Se cree que a partir de la mención que hace San Mateo de tres regalos se sacó como conclusión en los textos apócrifos que Magos debían ser también tres, uno por cada regalo.

A continuación: Nombres de los Reyes Magos.

04
de 07

Nombres de los Reyes Magos

Reyes Magos de Murillo
La Adoración de los Magos. Bartolomé Esteban Murillo

El Evangelio Armenio de la Infancia da más pistas:

El primero era Melchor, rey de los persas; el segundo Gaspar, rey de los indios; y el tercero Baltasar, rey de los árabes”.

A continuación: Regalos de los Reyes Magos.

05
de 07

Regalos de los Reyes Magos

Reyes Magos de Rubens
La Adoración de los Magos (1609 y 1628-1629), Peter Paul Rubens. Óleo sobre lienzo, 355,5 x 493 cm. Museo del Prado, Madrid, España.

En el texto medieval Excerptiones, se profundiza en la descripción de los tres Reyes Magos:

Melchor es un anciano con barba blanca que le trae al Niño oro, símbolo de realeza. Gaspar es joven y le ofrece al niño incienso, símbolo de divinidad. Baltasar tiene tez morena y le brinda mirra, símbolo de que el Hijo de Dios ha de morir.

A continuación: El día de los Reyes Magos.

06
de 07

El día de los Reyes Magos

Reyes Magos de El Bosco
La Adoración de los Magos (h.1495), Hieronymus Bosch (El Bosco). Óleo sobre tabla, 138 x 72 cm (54.3 x 28.3 in). Museo del Prado, Madrid, España.

Según el Evangelio de San Mateo la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús tiene lugar en una casa en Belén y no en el establo donde nació, pero no se concreta una fecha. En los textos apócrifos las fechas de referencia que se dan son muy dispares: desde tres días a dos años desde que tuvo lugar el Nacimiento.

Tras una etapa inicial del Cristianismo en la que circulan distintas fechas para el Nacimiento de Jesús, la Iglesia fija la fecha del Nacimiento y la Epifanía ante los Reyes Magos en el 6 de enero. A partir del siglo IV se dividen ambos acontecimientos al trasladar la celebración del Nacimiento de Jesús al 25 de diciembre solapando así la celebración pagana por el solsticio de invierno. La Epifanía ante los Reyes Magos se mantiene en el 6 de enero, fecha también conocida como el día de los Reyes Magos.

A continuación: Imágenes de los Reyes Magos y Jesús.

07
de 07

Imágenes de los Reyes Magos y Jesús

Reyes Magos de Botticelli
La Adoración de los Magos (h.1475), Sandro Botticelli. Temple sobre tabla, 111 x 134 cm (44 x 53 in). Galería de los Uffizi, Florencia, Italia.

Pese a la diferencia cronológica entre ambos pasajes, en el arte se ha tendido a situar la Adoración de los Reyes dentro del contexto del Nacimiento en el pesebre. Otra peculiaridad es que en ningún texto se cita que la visita de los Reyes Magos fuese de noche y, sin embargo, es el momento del día por el que más han optado los artistas.

Puede que esta decisión se deba al interés de los artistas por los efectos de claroscuro, por incluir la escena la estrella que guía a los Reyes Magos o por ambientarla de manera similar a la escena nocturna de la Adoración de los pastores.

Los tres Reyes Magos se suelen representar con edades distintas tal y como se cita en algunos de los textos apócrifos. A finales del Gótico en el norte de Europa, en la segunda mitad del siglo XV, coincidiendo con la afición por el exotismo, se pinta a Baltasar como al rey negro y todos los Reyes Magos cambian sus coronas por tocados en alusión a su origen oriental. Como indicio de su condición de reyes se suele añadir en la escena parte de su séquito.

Tradicionalmente es el rey más anciano, Melchor, quien aparece primero arrodillado frente al Niño, aunque puede intercambiar la posición con Gaspar. Baltasar suele ser el tercero.

El Niño Jesús por lo general reacciona de dos maneras ante la visita de los Reyes Magos: con la curiosidad característica de un bebe ante los regalos o bendiciendo. En todo caso siempre desde el regazo de su madre la Virgen María.

Fuente: http://www.museodelprado.es/pradomedia/multimedia/la-navidad-en-el-museo-del-prado/