Los primeros tatuajes y su simbología

Foto ©Flickr [Galería de El Bibliomata]

La historia de los tatuajes es apasionante. Desde que el hombre es hombre, éste empezó a decorar su cuerpo con símbolos que representaban creencias, tradiciones o amuletos contra el mal. La simbología de los tatuajes es de lo más extensa. Te contaré lo más destacable y representativo de los antiguos pueblos e indígenas.

Prehistoria

En 1991 se encontró una momia de la era neolítica. El cuerpo pertenecía a un cazador.

Llevaba partes de su cuerpo tatuadas: exactamente la espalda y rodillas. En la cueva prehistórica de Aurignac, también se hallaron pequeños huesos puntiagudos que posiblemente pudieran utilizarlos para tatuar.

La antigua Polinesia

Los antiguos pobladores de la Polinesia fueron de los primeros en grabarse motivos en la piel. Sus diseños son los más artísticos de aquella época, pues utilizaban figuras geométricas.

En las Islas Marquesas de la Polinesia, los tatuajes entre los nativos poseían un significado sexual y erótico. Las mujeres se tatuaban los dedos de las manos y las orejas. También en sus partes íntimas elegían símbolos obscenos. Los hombres, por el contrario, se tatuaban todo el cuerpo; pero ya decantaba hacia un significado más religioso y mágico. Sus tatuajes eran como un caparazón de protección física y espiritual.

Lo peor de todo era cuando un hombre moría, pues las mujeres debían arrancarle la piel.

El guardián del paraíso no era amigo de los tatuajes. Lo que conseguían con esto era devolver un estado de pureza al difunto y poder enterrarlo en tierra sagrada para que alcanzara el paraíso.

Como dato curioso, el término "tatuaje" (tattoo en inglés, pronunciado tatú) tiene un origen polinesio.

Nueva Zelanda

El estilo Moko Maorí de Nueva Zelanda era un tatuaje tribal que identificaba a cada individuo y su estatus dentro de un grupo. Cuanto más enrevesado y complicado era el diseño del tatuaje, convertía a esa persona en algo especial y además elevaba su rango social. Se tatuaban casi todo el cuerpo, y la tradición era empezar a hacerlo desde que eran niños de apenas ocho años. Imagina qué proceso más doloroso y lento para una criatura de esa edad. Luego, a lo largo de sus vidas se dedicaban a mejorarlos y renovarlos.

Uno de los motivos que más resaltan en el tatuaje maorí es la espiral, que suponía poder atrapar la energía del cosmos para el que la llevaba en su piel. Cuando un nativo no poseía tatuajes protectores, se tenía la creencia de que el alma del desdichado no conseguiría la inmortalidad tras esta vida mortal. Los nativos se solidarizaban con el difunto, y si no poseía tatuajes ellos mismos se encargaban de tatuar al cadáver.

Myanmar (Antigua Birmania)

Existe una leyenda la leyenda donde un cruel Rey birmano se encontró con una bella joven que pertenecía a la etnia Chin. El rey la cortejó y poco tiempo después la abandonó a su suerte. La pobre joven padeció un terrible final. El resto de mujeres se enteró de lo que hizo el tirano.

Todas las mujeres temían correr la misma suerte. Pintaron sus caras de negro utilizando carbón para esconder su belleza. Lo malo del carbón es que duraba muy poco, y optaron por hacerlo de forma permanente con tinturas mezcladas con carbón e inyectando la sustancia con una espina de pescado. El dolor era insoportable, sobre todo en los labios. El procedimiento podía alargarse durante días.

Takoro (Taiwán)

El pueblo indígena de Takoro se tatuaba el rostro cuando el individuo se hacía adulto. Este momento llegaba cuando las mujeres aprendían a tejer y los hombres a cazar. Los indígenas tenían la creencia de que solo aquellos que llevaban tatuajes podían cruzar El Puente del Arco Iris hacia el cielo, después de la muerte. Cuando las colonias japonesas y chinas ocuparon Taiwán, se prohibió la costumbre.

De los antiguos Takoro que fueron sobreviviendo ya no queda población que lleve tatuajes faciales.

Es sorprendente la cantidad de significado y evolución que han ido adquiriendo los tatuajes. Todos estos pioneros sufrieron lo suyo por razones de creencia y tradiciones casi impuestas. Afortunadamente, hoy puedes elegir qué, dónde y cómo tatuarte, y qué cosas debes tener en cuenta antes de hacerte un tatuaje. No te expones a las calamidades a las que sufrían estos hombres y mujeres.