Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, lejos de su cumplimiento

Balance de los objetivos propuestos para reducir la desigualdad de la mujer

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio no han logrado grandes avances en el reparto equitativo de los bienes.
Los Objetivos de Desarrollo del Milenio no han logrado grandes avances en el reparto equitativo de los bienes. Autor: L.Marcio_Ramalho

2015 fue la fecha límite para el cumplimiento de los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), dos de ellos directamente relacionados con la situación de la mujer en el mundo. En concreto, para el ODM 3 ("promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer") se estableció como meta "eliminar las desigualdades entre los géneros en todos los niveles de la enseñanza antes del 2015". Pero, 15 años después de que entidades humanitarias, sociedad civil y gobiernos de los 147 países miembros de la ONU votaran su aprobación, estos compromisos sobre mujer no han logrado cumplirse, especialmente los relacionados con la educación de las niñas y la mortalidad materna.

Desde la ONU afirman que se han hecho enormes progresos y, entre ellos, que el número de niñas que va a la escuela iguala por primera vez al de niños. Sin embargo, entidades y oenegés alertan de que faltan recursos y voluntad política para su consecución. Así, Educación sin Fronteras señala que "las mujeres siguen representando una minoría en los trabajos asalariados y ocupan tan solo el 18% de los escaños parlamentarios de todo el mundo". Y, más urgente todavía, "el 64% del total de personas analfabetas en el mundo son mujeres".

Reducir la mortalidad materna

Otro de los ODM, el número 5, tenía como meta reducir la mortalidad materna y lograr el acceso universal a la salud reproductiva. De nuevo, urge invertir más tiempo y recursos ya que, en 2006 (datos de Educación sin Fronteras), medio millón de mujeres murieron durante el embarazo o el parto y solo el 61% de los partos en países en vías de desarrollo fueron asistidos por un profesional especializado.

Respecto a la contracepción, se calcula que 200 milllones de mujeres no tienen acceso a anticonceptivos y servicios que necesitan.

Los otros 6 ODM están directamente asociados con el día a día de la mujer, como lideresa de la vida familiar o comunitaria en muchos países en desarrollo (son el 51% de la población).

Las mujeres producen el 80% de los alimentos pero solo son propietarias del 1% de las tierras, ya que en muchos casos se limita su acceso a crédito o a ser titulares.

Los ODM planteaban también ambiciosas metas sobre sostenibilidad medioambiental, reducción de la mortalidad infantil, acceso universal a la enseñanza y erradicación del hambre y enfermedades como el paludismo, el VIH-SIDA o la malaria.

Las cifras indican que fueron más utopía que realidad aunque ha sido positivo tener un objetivo común para lograr el 100% de las metas propuestas, y los ODM se han convertido en una hoja de ruta con la que seguir trabajando. La violencia sexual, el matrimonio forzoso, la desigualdad salarial (la mujer cobra entre un 30 y un 50% menos que el hombre) y las estructuras patriarcales son algunos de los obstáculos a batir para desarrollar una sociedad justa y equitativa.

Tras 2015, se ha abierto una nueva propuesta: la agenda post-2015, en la que se redefinirán las nuevas prioridades de trabajo.