Los muebles básicos para la habitación del bebé

Muebles básicos imprescindibles para decorar la habitación infantil

bebe-espacios-casa-decor
Espacio infantil en Casa Decor. Foto © Estudio Babyroom

Elegir los muebles para el bebé y decorar la habitación infantil es importante para que tu hijo descanse en un entorno seguro y adecuado.

Al igual que para el resto de habitaciones, las firmas han evolucionado tanto en diseño como en versatilidad apostando por muebles que crecen con tus hijos y se transforman de manera que servirán para varios años.

A la venta encontarás, igualmente, ofertas de todos los precios y distintas calidades.

Amueblar la habitación del bebé

Modernas, clásicas, de cuento o vintage, las habitaciones infantiles necesitan una serie de muebles básicos que se adapten a los primeros meses de tu hijo.

• El punto de partida, como siempre, es saber cómo es de grande la que será habitación infantil. Toma medidas y haz un plano en el que figuren los elementos fijos, como puertas, ventanas y radiadores. Anota la altura y fíjate en los espacios libres que te quedan en la habitación.

• Una buena distribución que dividirás en zona de descanso y zona de almacenaje. Esto es válido para los bebés. Más adelante, cuando crezcan, tendrás que sumar un espacio de juegos.

Bebés ¿hasta cuándo servirá la cuna?

Todo comenzará con el nacimiento de tu bebé. Y tendrá, eso seguro lo mejor que puedas darle. Pero, a veces, los padres tendemos a pensar que nuestros hijos no van a crecer tan rápido como lo hacen y nos centramos en los detalles de la época en que cuentan pocos meses en lugar de fijarnos en un dormitorio a medio plazo.

Si tu casa o apartamento es pequeño la planificación es aún más necesaria.

La cuna, por ejemplo, tiene fecha de caducidad. No importa lo grande que sea, llega un momento en que saltan de ella, aprenden a bajar los laterales o, simplemente, la “maltratan”. Cada bebé tiene su edad para ello pero lo que es seguro es que, antes de que te des cuenta, tendrás que trasladarlos.

Lo mejor es comprar una cuna transformable. Existen muebles que, quitando los laterales primero y alargando el somier después, se transforman en una cama que, dependiendo de la talla de cada niño, pueden usar hasta los cuatro o cinco años.

Cuando la compres, valora el espacio de la habitación en la que se ubicará cuando deje de ser cuna.

Si tienes poco espacio, más adelante puedes optar por camas altas o literas.

Cambiador y cómoda, todo en uno

Una cómoda para guardar parte de su ropa será muy útil. Como también necesitarás un cambiador (el mueble habilitado con los accesorios que te permiten el aseo y cambio de pañales del bebé con facilidad) combina ambas piezas.

Cuando ya no uses los accesorios del cambiador (o vestidor) te quedará, simplemente, el mueble, práctico y completo.

No olvides un sillón o una mecedora, para cuando te sientes a alimentarle o, simplemente, arrullarle. Debe favorecer una postura cómoda, con la espalda bien apoyada.

Armario, toda su ropa a mano y ordenada

Si el dormitorio infantil cuenta con un armario empotrado, no tendrás que pensar en ello, auque sí en su distribución. Pero, de lo contrario, comprar un ropero es casi obligado.

Si lo tienes que adquirir específicamente, hazlo de acuerdo con el estilo de la habitación o compra uno sencillo y decóralo hasta que encaje en su entorno.

Piensa, siempre, que debe acompañarle unos cuantos años, así es que obvía los que son demasiado infantiles, a no ser que tu presupuesto sea holgado para cambiar, de nuevo el dormitorio.

Zona de almacenaje para sus juguetes

Y, aunque el bebé no necesita en realidad muchos juguetes, verás que ya cuenta con los suficientes para valorar una zona de almacenaje.

Así la tendrás preparada para cuando esos juegos se multipliquen. Planea estanterías voladas para los peluches y otras a pie de cuna, para sus primeros juegos y a las que ellos puedan llegar fácilmente.

Medidas de seguridad: muy importantes

No olvides repasar las medidas de seguridad para cuando el bebé dé sus primeros pasos: estanterías y muebles bien anclados, topes en las esquinas y protectores para los enchufes.

Opta por apliques en vez de lámparas de sobremesa que pueda volcar y estores o cortinas a la altura de la ventana para que no se agarren a ellas.

 

La pared: el fondo que completa la decoración

Combina los muebles con la pintura de la pared en colores, textiles y auxiliares que favorezcan la serenidad y el relax en lo que va a ser su espacio personal.

Como más tarde ellos querrán opinar sobre la decoración (es probable que tu hija quiera poner sus toques de princesa, por ejemplo, ahora se trata de facilitar la sensación de paz y tranquilidad que favorezca su descanso.