Los mordiscos apasionados del Ananga Ranga

Cómo morder durante el sexo con intensidad y arrebatadora pasión

Mordiscos apasionados Ananga Ranga
Muerde a tu pareja con pasión arrebatadora. ©Bilderlounge/Getty Images

Según el Ananga Ranga son 7 las formas eróticas de morder y distintas sus intensidades: desde un mordisco amoroso y juguetón, hasta uno más salvaje y cargado de intensa pasión. Recuerda que la boca - incluidos los dientes - es una poderosa zona erógena con la que puedes expresar cuán intensamente deseas a tu pareja. Tanto, que devorarla con tus dientes y boca es el único gesto capaz de expresar tanto deseo.

El atractivo y vigencia del Ananga Ranga – obra de la antigua India sobre cómo hacer perdurar el amor y la pasión a través de los años – hace posible que los amantes de hoy puedan integrar a su vida íntima una diversidad de placeres, como los abrazos, besos, y caricias con las uñas y mordiscos, antes de llegar a la unión sexual.

A continuación conocerás cómo realizar estos mordiscos eróticos, uno de los dulces “placeres externos” que preceden a los “placeres internos” o relación íntima. Aprenderás un modo totalmente distinto de amar a tu pareja, despertando su pasión a través la intensidad que le trasmitirás con estos mordiscos deliciosos y sensuales:

1. El mordisco secreto (Gudhaka-dashana)

Se muerden los labios de la persona amada sólo en la parte interna o roja, de manera que no quede una marca externa visible para otros. De esta manera, se crea una especie de complicidad entre la pareja, momentos que ambos recordarán para avivar la pasión y esperar con ansias el reencuentro para el amor erótico.

2. Mordiscos en el rostro (Uchun-dashana)

Los que saben sobre el arte de morder, recomiendan hacerlo en cualquier parte de los labios y las mejillas, áreas muy sensibles al contacto amoroso y apasionado. Puedes probar con mordiscos más o menos intensos, y estar atento a la respuesta de tu pareja, sin perder por ello, la conexión con tu propio placer al dar placer al otro.

3. Mordisco de coral (Pravalamani-dashana)

El Ananga Ranga lo describe poéticamente, como la maravillosa unión entre los dientes del hombre y los labios de la mujer, que transforma el deseo en una llama que arde. No puede ser descrito, y sucede sólo después de una larga experiencia, no tras practicarlo sólo unos pocos días. Una caricia apasionada que puede ser experimentada año tras año, sólo para volverse mejor y traer más pasión a la relación de pareja.

4. Mordisco por puntos o gotas (Bindu-dashana)

Es la marca que se deja en la pareja, al morderla con los dientes delanteros en el labio inferior o en la zona donde las cejas finalizan.

5. Un rosario de mordiscos (Bindu-mala)

Un rosario de mordiscos que forman una hilera de puntos, al morder de manera similar a la anterior, pero esta vez formando una línea pareja de marcas.

6. Mordiscos en abundancia (Khandabhrak)

En este caso se deja una multitud de impresiones grabadas por los dientes en las cejas, mejillas, cuello y senos/pecho de la pareja.

7. Mordisco de huellas duraderas (Kolacharcha)

El Ananga Ranga explica que este mordisco – según los sabios – lo realiza el hombre cuando tiene que alejarse de su mujer, por diversos motivos, por ejemplo un viaje.

Durante el calor de la pasión y sintiendo un gran dolor por la despedida, deja profundas marcas con sus dientes en el cuerpo de su amada. Después de su partida, ella mirará esas huellas y recordará frecuentemente a su amante, anhelando su regreso.

¡Qué manera tan maravillosa y arrebatadora de demostrar tu amor y pasión con estos mordiscos!

Fuentes:

Malla, Kalyana. The Ananga Ranga. Editado por Richard Francis Burton (1885).