Los mejores libros de hágalo usted mismo: las guías de Black and Decker

Todo sobre bricolaje: fontanería, electricidad, carpintería y albañilería

Realizar por cuenta propia las reparaciones y mejoras en el hogar se ha convertido en más que un pasatiempo para muchos, llegando incluso a representar un proyecto de vida durante varios meses (y hasta años). No sólo la crisis sino también la conciencia ecológica han popularizado el bricolaje, también conocido como “hágalo usted mismo” (DIY, por sus siglas en inglés). Por ello, es común encontrar, además de sitios en Internet sobre reparaciones en el hogar, toda una sección en las librerías con textos que explican cómo cambiar una lámpara, desatascar una cañería o reparar un mueble defectuoso, por ejemplo.

No todos estos recursos, sin embargo, son de igual calidad. Algunos están obsoletos, carecen de una explicación sencilla (dan por sentado que todos somos expertos) o no poseen suficientes ilustraciones (recordemos que, sobre todo en este caso, una imagen vale más que mil palabras). Luego de revisar y cotejar varios de estos libros, hemos llegado a la conclusión que unos de los más completos son las guías de la colección de Black and Decker, que te reseñamos a continuación.

Si existiese alguna especie de enciclopedia de bricolaje, sería precisamente esta guía. Por un lado, está escrita con bastante sencillez y, por otra, tiene una enorme cantidad de ilustraciones: más de 2.000, que cubren 300 proyectos, desde reparaciones sencillas hasta las más complejas, incluyendo tanto plomería como electricidad y carpintería, entre otros.

Cada proyecto tiene incluidos datos particulares, como el grado de dificultad y el tiempo estimado que toma hacer el trabajo, la lista de las herramientas y utensilios necesarios, tablas con posibles problemas que encontraríamos mientras realizamos la tarea, consejos para ahorrar y una especie de cronograma de mantenimiento.

El precio de esta guía completa de Black and Decker está alrededor de los $39. No es un libro barato comparado con otros del mercado, pero pareciera que su calidad justifica el gasto.

Existe además una guía orientada a las mejoras o proyectos de renovación (en inglés), con similares características. Desafortunadamente, no hemos encontrado una versión en español de este excelente manual. Esperemos que en un futuro cercano se decidan a editarlo.

Guías completas individuales

Si deseas ir un paso más allá y adentrarte en el mundo del “home improvement”, esto es, de las mejoras, las guías particulares de Black and Decker parecen también las más adecuadas. Su elenco es llamativo:

Desde arreglos sencillos hasta proyectos mucho más ambiciosos, como automatizar el hogar, por ejemplo. Todo esto esta cubierto por la guía, que además, según los editores, cumple con los más recientes códigos establecidos por el National Electric Code 2008–2011. Por $16,49 podemos convertirnos en verdaderos electricistas, siguiendo, por supuesto, las recomendaciones de seguridad que el propio libro nos ofrece.

Entre leyenda urbana y cruda realidad, lo cierto es nunca la visita de un fontanero nos ha salido económica. Si se trata además de una reparación de las tuberías en general, ya hablamos de solicitar un crédito bancario. Por eso esta guía puede resultarnos tan útil. El estilo es el mismo: desde reparaciones sencillas hasta proyectos ambiciosos.

Colocar piedras, ladrillos y cemento parece una tarea sencilla, hasta que tenemos que llevarla a cabo. Esta guía nos explica con detalle cómo hacerlo de forma profesional y sin riesgos de que nuestro trabajo se desmorone en un futuro cercano.

Esta guía se enfoca en el sector de la carpintería que más influye en una vivienda: sus puertas y ventanas. Cómo repararlas, renovarlas o sustituirlas, para mejorar no sólo su función principal (separar los ambientes) sino para optimizar su aislamiento y evitar pérdidas innecesarias -y costosas- de frío o calor.

Otro trabajo costoso es la sustitución de pisos y paredes de cerámica. La mano de obra usualmente supera el precio de los materiales, por lo que aprender a hacerlo uno mismo resulta muy beneficioso. Se trata de un trabajo de bricolaje menos complicado de lo que parece, como nos demuestra esta guía.