Los mejores ciclistas latinos de la historia

Seis corredores que inspiran a la nueva generación de pedalistas

El ciclismo latino vuelve a estar de moda. La gran actuación de los colombianos Rigoberto Urán, Sergio Henao, Carlos Betancur o Darwin Atapuma y la de su compatriota Nairo Quintana en el Tour de Francia recuerdan las gestas de los 'escarabajos', los escaladores latinoamericanos que asombraron al mundo en los años sesenta, setenta y ochenta del pasado siglo.

Con esta lista de cinco corredores queremos homenajear a una estirpe de pioneros del ciclismo de carretera y del mountain bike que, con su ejemplo, han inspirado esta segunda oleada de pedalistas latinos de éxito internacional.
01
de 06

'Cochise' Rodríguez

'Cochise' Rodríguez. Promocional Bianchi-Campagnolo

Martín Emilio Rodríguez, apodado Cochise en honor de su gran ídolo, el famoso jefe apache rebelde del siglo XIX, fue el más destacado de los ciclistas de su generación, la primera con la que Colombia deslumbró al mundo. Había nacido en Medellín en 1942 y su dominio en las competiciones locales se extendió durante todo el decenio de los sesenta. Cochise ganó la principal carrera por etapas de Latinoamérica, la Vuelta a Colombia, en cuatro ocasiones casi consecutivas (1963, 1965, 1966 y 1967), y la Vuelta al Táchira venezolana en otras tres.

Al contrario de lo que parece sugerir el tópico, el primer gran ciclista colombiano de la historia no destacaba sólo por sus cualidades como escalador: en 1970 batió el Récord de la Hora para aficionados y poco después se hizo con el Campeonato del Mundo de persecución en pista también en la misma categoría. Las cosas no eran tan fáciles como ahora para los deportistas latinos: Cochise sólo pudo hacerse profesional en 1971, a los 29, y aún así logró aprovechar la circunstancia para vencer en dos etapas del Giro de Italia, en 1973 y 1975, antes de retirarse e implicarse en la educación de nuevos campeones, como el campeón mundial contra el crono Santiago Botero.

02
de 06

Fabio Parra

Fabio Parra. José-Manuel Benito Álvarez [CC-BY-SA-2.5] via Wikimedia Commons

Pocos aficionados al ciclismo en ruta han podido olvidar la actuación de Fabio Parra en la Vuelta a España de 1989. El colombiano, nacido en Sogamoso en 1959, lanzó en la penúltima y montañosa etapa un durísimo ataque al que el líder de la carrera, el español Pedro Delgado, no pudo responder; aunque Parra llegó a ser líder virtual de la prueba, en los últimos kilómetros perdió tiempo y Delgado acabó llevándose el triunfo final por sólo 35 segundos de ventaja.

Parra no era un recién llegado a las Grandes Vueltas. Como aficionado había brillado en su país ganando la Vuelta a Colombia en 1981; ya como profesional, en 1985 logró su primer triunfo de etapa en el Tour de Francia, donde se hizo, además, con el premio al mejor ciclista joven de la ronda. En sus años mágicos Parra logró ser tercero en el Tour (1988) y segundo en la Vuelta (1988). Su carrera la acabó tal y como la empezó: imponiéndose, ya en 1992, en la Vuelta a Colombia, donde ya era todo un ídolo.

03
de 06

Lucho Herrera

Lucho Herrera. Eduardozer [CC-BY-SA-3.0] via Wikimedia Commons

Quizá el mejor ciclista latino de la historia y uno de los mejores escaladores de la historia de este deporte, el jardinerito, nacido en Fusagasugá (Colombia) en 1961 fue el primer sudamericano capaz de imponerse en una Gran Vuelta. Fue en la Vuelta a España de 1987, ante una nómina de contrincantes que aún hoy asusta: Pedro Delgado, Laurent Fignon o Sean Kelly tuvieron que rendirse ante el implacable ataque de Herrera en la etapa reina de la ronda, con final en el durísimo puerto de los Lagos de Covadonga, vistiendo la camiseta del histórico equipo Café de Colmbia.

La Vuelta de 1987 no fue, sin embargo, el único gran triunfo de Herrera, que se impuso en 3 etapas del Tour de Francia, donde ganó en dos ocasiones el maillot de Rey de la Montaña. En el Giro de Italia logró otras tres etapas, imponiéndose en una ocasión en la clasificación de escaladores, un ranking que dominó en dos ocasiones en la Vuelta a España.

04
de 06

'Tinker' Juárez

'Tinker' Juárez. Mike Powell - Getty Images Sport

Parece mentira que un deporte tan extendido hoy como el mountain bike naciera hace apenas treinta años. Uno de aquellos pioneros del ciclismo de montaña fue el latino David Tinker Juárez, nacido en Downey, California (Estados Unidos) en 1961.

Juárez había debutado muy joven en el BMX, donde aprendió los trucos que después de le valdrían en su carrera como ciclista de montaña. Campeón norteamericano en diversas disciplinas e integrante del equipo olímpico estadounidense en varias ocasiones, su imagen sufriente, con los dientes apretados y el pelo largo agitándose al viento, ha servido de inspiración en la popularización que ha vivido este deporte en los últimos tiempos.

05
de 06

Raúl Alcalá

Raúl Alcalá. Eric Houdas [CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0] via Wikimedia Commons

El primer mexicano en competir en el Tour de Francia había nacido en Monterrey en 1964. Debutó en la ronda francesa en 1986, haciéndose con la clasificación del mejor ciclista joven al año siguiente. Durante su larga carrera, Alcalá se anotó dos etapas de la Vuelta a Francia y descubrió un nuevo tipo de corredor latino, capaz de ganar rondas largas (la Vuelta a México), carreras de un día (la Clásica de San Sebastián) y etapas contra el reloj.

06
de 06

Santiago Botero

Santiago Botero. Doug Pensinger - Getty Images Sport
Otro ciclista que rompió con el tópico del latino escalador. Santi Botero, nacido en Medellín en 1972 fue un corredor completo capaz tanto de erigirse en Rey de la Montaña del Tour en 2000 como de proclamarse campeón del mundo en la especialidad de contrarreloj, en 2002. Su carrera declinó a partir de 2006 en medio de acusaciones de dopaje, en una de las épocas más turbias de la historia del ciclismo. Cuando se retiró definitivamente, en 2009, su palmarés contaba además con un cuarto puesto en el Tour de 2002, tres etapas de la Vuelta a Francia y triunfos en carreras prestigiosas como el Tour de Romandía o la Vuelta a Colombia.