Los mejores chistes para Pascua y Semana Santa

Imagen © Alberto Montt/www.dosisdiarias.com

Encuentra a continuación los chistes de Pascua y Semana Santa para compartir en familia junto a los niños. Desde chistes sobre los huevos, los conejitos hasta el mismísimo Jesús y mucho más es lo que vas poder leer en nuestra lista de chistes para la ocasión.

  • Un niño le pregunta a su mamá:
    - Mamá, mamá, ¿los chocolates caminan?
    - No hijo, los chocolates no caminan.
    - Y luego de unos segundos, el niño le confiesa:
    - Entonces me parece que me he comido una cucaracha.

  • - ¿Cuántos huevos de pascua se pueden poner en una canasta vacía?
    - Sólo uno, porque después de poner uno ya no estará vacía.

  • [En la escuela] La maestra le pregunta a sus estudiantes si celebrarán la Pascua y finaliza con la siguiente pregunta:
    - ¿Saben cómo termina la Semana Santa?
    - Si, termina con la letra "A" señorita.

  • Los apóstoles viajan de noche en un barco, y se les aparece Jesús caminando sobre el agua, y un apostol decide caminar sobre el agua también, después de un tiempo se va hundiendo y le dice al Señor:
    - Señor, me hundo.
    Y Jesús le dice:
    - Por las piedritas.

  • El conejo indignado entra al gallinero con una cesta llena de huevos blancos y les pregunta a las gallinas con un tono de reclamo:
    - ¿Cuántas veces se los tengo que decir? ¡Los quiero de colores!

  • Jesús está pasando un rato junto a Pedro y le dice:
    - Es cierto eso de que tu me negarás tres veces antes de que cante un gallo.
    Y sorprendido y seguro Pedro le dice:
    - No, no y no Señor.

  • - ¿Es cierto que los conejos tienen buena vista?
    - No se ve un conejo con gafas, ¿verdad?

  • En la mitad de la noche un hombre decide entrar a una casa para robar. Entra por una ventana, y cuando está adentro a oscuras oye una voz que dice:
    "¡Jesús te está mirando!"
    El hombre se asusta y se detiene.
    Luego como ve que no ocurre nada comienza a agarrar los objetos de valor que están en su camino, pero de nuevo la voz le dice:
    ¡Jesús te está mirando!
    El ladrón asustado prende la luz y ve que la voz venía de un loro que estaba en una jaula, y el ladrón le dice:
    - El susto que me diste, ¿cómo te llamas lorito?
    Y el loro le responde:
    - Me llamo Pedro.
    - Pedro es un nombre extraño para un loro.
    Y el loro le contesta:
    - Si, pero más extraño es el nombre "Jesús" para un doberman.

  • - ¿Cómo se le debe enviar una carta al Conejo de Pascua?
    - Por correo.

  • Estaban dos curas explicando la Biblia a sus alumnos y uno de ellos les dice:
    - ...y Jesús le dijo a Lázaro: ¡Lázaro levántate y anda! Entonces Lázaro se levantó y andó.
    El otro cura interrumpe:
    - ¡Anduvo infeliz!
    - Bueno, anduvo un poco infeliz al principio... pero luego ya andó normal.

  • Un hombre está en su coche manejando rápido y toma la autopista a toda velocidad. Al instante, ve las luces de la guardia civil de tráfico siguiéndolo. "No hay forma de que me alcancen con este coche", piensa el hombre, y aceleró más. Sin embargo inmediatamente, se dio cuenta que estaba haciendo algo incorrecto y paró a un lado de la carretera.
    El guardia civil se acerca, le pide el permiso de conducir, lo mira muy despacio, da una vuelta alrededor del coche y finalmente le dice:
    - Señor, ha sido un día muy pesado, es sábado, es Semana Santa, llevo seis días sin descansar, y estoy a punto de terminar mi turno de guardia. Si me da una excusa por su exceso de velocidad que no haya oído nunca, lo dejo ir de aquí ahora mismo.
    El hombre lo piensa unos segundos y le responde:
    - Bueno, lo mío es una historia de mal de amores. La semana pasada mi esposa se fugó de casa con un guardia civil. Tenía miedo de que fuera usted carcomido por la culpa de lo que generó entre nosotros y estuviera intentando recomponer la situación para que ella regrese conmigo.