Los mejores aceites para masaje se hacen en casa

6 recetas para distintas necesidades

mezcla de aceites esenciales para hacer aceites corporales
aceite para masajes. Foto © [Hitomi Soeda / Getty Images]

Difícilmente un aceite comercial puede alcanzar la pureza y calidad de un aceite casero. Por supuesto, no se trata de extraer aceite de plantas, sino de saber combinar ingredientes a la medida de tus gustos y necesidades.

Aceites 101

Un aceite para masajes de alta calidad debe ser, en la mayoría de los casos, comestible. Esto quiere decir que si no es lo suficientemente puro para comerlo, entonces no lo es para estar en contacto con mi piel.

Utiliza ingredientes que tengan grado alimenticio y no los que están diseñados exclusivamente para usarse como cosméticos.

La excepción a esta regla son los ingredientes que, por sus potentes propiedades terapéuticas, no deben ser ingeridos. Un buen ejemplo es el aceite del árbol del té. Este aceite tiene grandes cualidades antisépticas y antibióticas, ideal para tratar y evitar infecciones, picaduras y otros problemas cutáneos. Sin embargo, es dañino si se ingiere.

Lo mismo pasa con los aceites esenciales, incluso cuando se derivan de plantas comestibles, son potentes concentrados que pueden irritar el estómago, e incluso la piel si se aplican directamente.

 

Aceite de coco

El primer ingrediente a considerar al elaborar un aceite es la base. En ocasiones, una buena base es suficiente para tener un buen aceite para masaje. Para elaborarla, procuraremos usar un aceite rico en grasas saturadas y de un olor neutro o agradable.

El aceite de coco es uno de los mejores para utilizar. Sus cualidades terapéuticas ayudan a regenerar tejidos, a nutrir la piel y proteger del sol. Una de sus ventajas características es que su textura es sólida a temperatura media, pero se derrite con el calor de la piel. Así, resulta fácil usar la cantidad adecuada y su textura semisólida es agradable.

En clima cálido, puedes usarlo en su estado líquido, o enfriarlo un poco para solidificarlo y darle un efecto refrescante.

El aceite de coco, gracias a su contenido de grasas saturadas, se puede conservar por más tiempo, y absorbe muy bien las propiedades de otros ingredientes, aunque para enriquecer el aceite de coco con otros ingredientes es más elaborado que con otros aceites, donde basta simplemente revolver: es necesario calentar el aceite mezclado con agua, y llevarlo entre los 90 y los 110 grados, mezclarlo con otro aceite o planta, según el caso, luego filtrarlo y dejarlo enfriar. Al solidificar, el agua volverá a separarse.

 

Aceites esenciales

Si te interesa elaborar aceites de masajes con propiedades medicinales, la alternativa más práctica es usar aceites esenciales. Los aceites esenciales contienen los ingredientes activos de las plantas con que se elaboran, y pueden enriquecer un aceite neutro en cuestión de segundos.

También puedes elaborar aceites con macerados o plantas, pero tendrás que esperar algunos días a que las propiedades de la planta se transfieran al aceite, y poner especial atención de que el aceite se encuentre lejos de la luz (o en un frasco de color), en un lugar seco y cerrado herméticamente.

Agítalo una vez al día para acelerar el proceso.

Otra ventaja de los aceites esenciales es que puedes encontrar productos de gran calidad y variedad en el mercado. Podrás hacer mezclas personales, de aromas únicos y grandiosas propiedades.

Aquí algunas ideas, de las miles de combinaciones que puedes armar. Usa gotas de aceites esenciales para mezclar en un recipiente de 15 mililitros de aceite base. Además de aceite de coco, son buenas opciones los aceites de oliva extra virgen y el aceite de almendras. Otros aceites, que no sean neutros, también funcionan, algunos pueden aportar sus propiedades, otros su aroma, pero ten en cuenta que hay casos en los que el aceite base alterará las propiedades de la fórmula empleada.

  • Aceite de masaje para dolores musculares
    • 4 gotas de aceite de canela
    • 3 gotas de aceite de eucalipto
    • 2 gotas de aceite de ajo
  • Aceite relajante
    • 3 gotas de aceite de lavanda
    • 3 gotas de aceite de manzanilla
    • 2 gotas de aceite de naranja
  • Aceite energizante
    • 4 gotas de aceite de toronja
    • 3 gotas de aceite de palmarosa
    • 3 gotas de aceite de tomillo
    • 1 gota de aceite del árbol del té
  • Aceite para picaduras de insectos
    • 2 gotas de aceite del árbol del té
    • 2 gotas de aceite de geranio de rosa (Pelargonium graveolens)
    • 2 gotas de aceite de romero
  • Aceite para antes de dormir
    • 3 gotas de aceite de bergamota
    • 3 gotas de aceite de manzanilla
    • 2 gotas de aceite de mejorana
    • 2 gotas de aceite de nardo
  • Aceite afrodisíaco (el aroma es lo más importante, prefiere los ingredientes que te agraden)
    • 5 gotas de aceite de cacao
    • 1 gota de aceite de pimienta negra
    • 1 gota de aceite de sándalo
    • 1 gota de aceite de Ylang-ylang