Los mejores 8 consejos si tiene un bebé de Alta Demanda

Si hasta hoy no entendía qué le pasaba a su hijo...

Bebé alta demanda llorando
bebé de alta demanda llorando mientras su madre lo abraza. © Blend Images-Kid stock

Quiero presentarles a Mónica San Martín, experta en bebés de Alta Demanda y mamá de un niña de seis años y de un bebé de 19 meses, además de fundadora de Crianza de Alta Demanda.

Cuando nació su primera hija esperaba un bebé como todos los que veía a su alrededor, o sea que de vez en cuando tuviese hambre, que durmiese bastante en su cuna, que a veces llorase de esa manera que lloran los bebés que parecen gatitos, que pudiésemos dar largos paseos en su cochecito…..Pero llegó ella con unos planes muy diferentes.

Lean su historia, cómo se desarrolló y que fue lo que hizo para resolverlo. además nos da 8 Consejos de mamá para acompañar a su bebé y “no morir en el intento”:

La vuelta a casa desde el hospital ya nos sorprendió con la intensidad de su llanto que prosiguió en cuanto intentaba dejarla en alguna superficie: cuna, cama, hamaca, cochecito… Sólo estaba tranquila si estaba en mis brazos y en mi pecho, día y noche.

Yo no entendía nada ¿por qué no se comportaba como los demás? ¿Por qué apenas dormía, y desde el primer día miraba todo con esa atención?

Agotada, desbordada, colapsada, así pasé los primeros meses intentando encontrar una explicación.

¿Tan mal lo estaba haciendo? ¿Realmente ella se comportaba así por mi culpa? En esos momentos de agotamiento extremo,durmiendo poco y mal, y atendiendo 24 horas al día a mi hija, yo no podía pensar con mucha claridad, pero sabía que ella había sido así desde el primer día, entonces ¿cómo iba a ser yo la culpable?

Haciendo un esfuerzo por comprenderla, siguiendo mi instinto que me decía que si ella me reclamaba tanto era porque lo necesitaba, fuimos entendiéndonos.

Un día me topé con una definición: Bebés de Alta Demanda, de un pediatra americano, el Dr. Sears y que coincidía a la perfección con mi hija y con lo que yo sentía.

Las características para definir a un Bebé de Alta Demanda eran estas:

  • Intensidad
  • Hiperactividad
  • Necesidad de contacto
  • Maman frecuentemente
  • Demandantes
  • Despiertan frecuentemente
  • Insatisfechos
  • Impredecibles
  • Hipersensibles
  • Absorbentes
  • No pueden calmarse solos
  • Sensibles a la separación

Así descubrí que había más niños como mi hija, y confirmé que yo no tenía la culpa, que simplemente mi hija tenía unas necesidades vitales que necesitaba cubrir. Y esas necesidades venían dadas por su extremada sensibilidad sensorial, por su elevada intensidad emocional, por su capacidad de captar tantos estímulos que luego le era imposible relajarse por sí misma para dormir.

Los bebés de Alta Demanda son niños muy activos, que buscan constantemente estímulos para satisfacer su curiosidad, su necesidad de aprender, que viven la vida con intensidad y pasión y por lo tanto no quieren perderse ni un segundo de lo que pasa a su alrededor.

Cuando estos bebés crecen sus características van cambiando, pero esa manera de ser intensa siempre les acompaña.

Si tienes un bebé o un niño de Alta Demanda, estos consejos te pueden ayudar:

  1. No te culpes porque tu hijo no sea como se supone que debería ser. Él es único, especial y puedes aprender mucho a su lado.
  1. Simplifica tu vida. Estos niños nos consumen mucha energía, así que no la malgastes en cosas innecesarias.
  2. Relájate y disfruta de tu hijo. Si tú estás tranquila todo irá mejor.
  3. Atiende sus necesidades, sin descuidar las tuyas.
  4. Acompáñale en el manejo de sus intensas emociones, necesita una guía para hacerlo, y tú eres la persona más importante para él.
  5. Rodéate de gente que te comprenda, solo quien está en tu misma situación sabe de qué le estás hablando.
  6. Protégete de las críticas de la gente. Lo más importante es tu hijo y su bienestar.
  7. No hagas cambios bruscos en su vida, los cambios poco a poco, y siempre contándole lo que va a pasar, con antelación.