¡Los hongos invaden mis plantas!

Detéctalos a tiempo y elimina ese polvo blancuzco

Hongo blanco o gris. Andrés Fortuño

Nada peor que comprar plantas saludables, y que en menos de dos semanas estén cubiertas con un extraño polvo blancuzco. Este polvo puede ser tan agresivo, que da la impresión de que las plantas han sido atacadas por algún ser intergaláctico. Hasta me hace recordar esa famosa película de ciencia ficción llamada La invasión de los ladrones de cuerpos (Invasion of the body snatchers, en inglés).

Pero tranquilos, que no hay por qué alarmarse.

Este raro polvo es solo una de las enfermedades más comunes que afecta a casi todas las plantas. Son simplemente hongos y son muy tratables. Además por si te sirve de consuelo, estos no tienden a aniquilar nuestras plantas.

Otra buena noticia es que hay muchas formas de evitarlos, inclusive de atacarlos y hasta eliminarlos. Estos hongos no tienen por qué ser una amenaza si se les previene o se les contra ataca a tiempo. Así que para aquellos amigos de las plantas que necesiten una nueva aventura, hablemos de algunas estrategias para contrarrestar La invasión del polvo asesino.

¿Qué es ese hongo blancuzco?

A este tipo de hongo se le conoce comúnmente como oídio, moho, lama, mildiú polvoriento, ceniza o añublo. Algunos son blancuzcos, otros algo grisáceos. Dependiendo del tipo específico, este atacará diferentes tipos de planta. Pero como la mayoría son de la misma familia Erysiphales, se pueden evitar y controlar de la misma manera.

Muchas personas se enteran de que sus plantas tienen hongos cuando aparece el polvo blanco sobre sus hojas y ramas, o quizás sobre los nuevos crecimientos. Pero este usualmente comienza a salir por debajo de las hojas o escondido en la tierra. Así que es bueno inspeccionar las plantas de arriba a bajo para poder detectarlo a tiempo.

¿Por qué salen estos hongos y cómo evitarlos?

Hay varios factores que pueden incrementar la aparición de estos hongos. Por ejemplo; el tipo específico de planta, su edad y cuán saludable esté. También la época del año y la zona de clima en que vivas.

Como la mayoría de los hongos, si no todos, estos adoran los lugares húmedos y sombríos. Así que nuestra primera estrategia para evitarlos, debe ser colocar nuestras plantas en lugares donde entre buena luz y no se empoce o encharque el agua.

Estos hongos también aparecen en lugares donde no hay buena ventilación o circulación de aire. Entonces es buena práctica mantener un espacio prudente entre planta y planta. Si están sembradas directamente en el terreno, puedes lograr el mismo efecto podándolas de vez en cuando. La idea es que circule aire fresco entre las hojas y ramas.

Otra buena práctica es comenzar a regar la tierra y no tus plantas. Muchas personas echan el agua desde arriba y a veces queda atrapada entre las hojas. Creando así bolsillos de humedad donde pueden salir hongos. Procura regar en las mañanas para que los excesos de agua se evaporen con el calor del día.

¿Qué hacer para eliminarlos?

Una vez la planta está contaminada, hay que tomar acción inmediata.

Mientras más esperes, más oportunidad le darás al hongo para regarse. Quizás llegando a otras plantas saludables dentro de la casa o el jardín.

Lo primero que hay que hacer es podar y eliminar todo crecimiento que esté demasiado infectado. Procura desechar estos cortes en el latón de basura o donde no puedan tener contacto con otras plantas. No utilices estas podas para hacer composta, pues el hongo permanecerá vivo y luego lo estarás regando por el jardín.

Luego de la poda, puedes rociar la planta con algún pesticida para eliminar los residuos del hongo. Estos se consiguen fácilmente en muchos centros para jardín. También puedes crear las siguientes fórmulas caseras.

Fórmulas caseras

Diluye en un galón de agua una cucharada de jabón de fregar platos, una cucharada de bicarbonato de sodio, y si quieres una cucharada de aceite vegetal.

La cucharada de aceite es opcional, ya que muchas personas no lo utilizan y obtienen los mismos resultados.

Luego bate el frasco para mezclar bien todos los ingredientes. Vierte el líquido en un frasco con rociador (atomizador). Ahora rocía la planta en las áreas afectadas, tanto por arriba como por debajo de las hojas y ramas. Procura hacer este paso cuando no le esté dando el sol para que no se quemen. Repite cada dos semanas hasta que elimines el hongo totalmente.

Otra buena fórmula, sobre todo para las plantas que reciben sol en el exterior. Es mezclar leche de vaca con agua y rociarla sobre las plantas(con atomizador o "spray"). La proporción debe ser 60% agua y 40% leche. Puedes ajustar la fórmula según veas resultados.

Como todo en la vida, lo mejor es la prevención. Así que procura observar tus plantas de vez en cuando, controla como mejor puedas la humedad, y búscales un lugar bien ventilado. Si con todo y esto llegan los hongos, tampoco es para desesperarse. Como ves, hay formas de eliminarlo y mantenerlo a raya.