Los gustos a la hora de comer pueden unir o separar a las parejas

¿Es un problema qué se come en casa a la hora de discutir con tu pareja?

pareja cocinando feliz
Getty Images - Cultura

Todo está bien en tu relación, tienen gustos parecidos, planes a futuro, se divierten juntos y hasta disfrutan del mismo tipo de cine pero, cuando llega la hora de comer, las cosas se ponen tensas. Es que esas cosas que te parecen deliciosas, al otro le dan náuseas, y lo que devora con placer a ti te revuelve el estómago.

¿Qué hacemos?

Más de la mitad de los encuestados por un estudio efectuado conjuntamente con e-Darling y la Nevera Roja considera que "compartir gustos gastronómicos es clave para triunfar en el amor".

 

No solo se refieren al hecho de elegir un plato, sino al placer de cocinar juntos, que dicho de paso, es una de las cosas más sensuales que puedes probar. La cosa es que comer es una necesidad básica y satisfacer el paladar está dentro de las delicias de todos los días. Si no hay compatibilidad culinaria, este placer privado, tan esencial como el sexo, se frustra y la relación se daña.

¿Tanto así? Pues mira, Para el 65% de las mujeres y el 66,15% de los hombres en este estudio… LO ES.

La primera cita

En una primera cita, ellos prefieren cenar en casa y eligen platos tradicionales, sin embargo, ellas eligen cenar en un restaurante. 

Carnívoros Vs Vegetarianos

El 70% de los encuestados nunca renunciaría a comer carne por amor, pero 6 de cada 10 no tendría problema en hacerlo a solas mientras su pareja se decanta por el estilo vegetariano.  Claro que, para los otros 4, el no compartir el gusto por el mismo plato supone un obstáculo a la hora de alcanzar el éxito en la pareja.

Sensualidad en la cocina

En la cocina, como en el amor, los sentidos del olfato y el gusto juegan un papel esencial. La cocina puede ser tan erotizante como una buena caricia en el juego sexual previo. Las tonalidades de algunos platos, el gusto, el picante, las texturas, son un universo de juegos y provocaciones, además de placeres maravillosos (está probado que aumentan las hormonas del placer).

Por eso, una buena sesión gastronómica puede hacer que una relación suba un escalón en la pasión. 

¿Qué elegimos para seducir al otro en la cocina?

El 53,6% prefiere un restaurante para disfrutar de una cena romántica, y el 52,4%de los varones prefiere su casa como escenario perfecto para una noche de romanticismo y pasión. Pero en algo están casi todos de acuerdo: la alta cocina. "Los platos gourmet, donde se fusionan arte, pasión y fuerza de sabores se convierten en el fiel reflejo de lo que aspiran encontrar en sus futuros compañeros de vida", dice el estudio.

Las parejas se fijan en los hábitos alimenticios del otro a la hora de formar pareja. Se valoran mucho los hábitos saludables, por lo menos, así lo afirma el 90% de los encuestados. "El 80% admite que sería un problema que su pareja sólo consumiera comida basura, que normalmente se asocia a experiencias negativas de la vida". Todos, hombres y mujeres, asocian la comida saludable con la felicidad y la salud (cosa deseable en alguien con quien esperas compartir más que la primera cena). Un dato muy curioso es que "el 51,7% de los hombres y el 40,4% de las mujeres relacionan la comida basura con las rupturas y desengaños amorosos, con las situaciones de estrés y, curiosamente, con el aburrimiento, lo que confirma la teoría de que ser creativos y salir de la rutina es fundamental para el éxito y la salud de una pareja"

 Comer no se trata únicamente de alimentarse y saciarse, entran en juego aspectos de la vida que reflejan el estatus, la psicología, el buen o mal gusto y el nivel de hedonismo (capacidad de disfrutar) del otro. Qué comemos, cuándo comemos y cómo comemos dice mucho más de lo que piensas de ti.